Una ley a flor de tierra

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 15/05/2019

Este 17 de mayo, desde el firme de La Plata, en plena Sierra Maestra, escenario histórico de nuestra lucha guerrillera, será convocada el próximo Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, ANAP, en cuya agenda se insertan los nuevos desafíos que nos impone la actual situación económica del país, que nos obliga a producir  mas productos, sin tener que adquirirlos fuera de nuestras fronteras, contribuyendo así a la sustitución de importaciones y buscando una mayor soberanía alimentaria.      

El sitio es recordatorio de una ley revolucionaria que levantó grandes ronchas: la Reforma Agraria. Promulgada el 17 de mayo de 1959, amen de transfigurar la estructura agraria del país, su puesta en práctica trajo aparejadas raigales transformaciones, pues devino una genuina revolución agraria.

Encaminada a la transformación del agro cubano, la radical ley, que afectó fundamentalmente a los monopolios yanquis y a la oligarquía terrateniente, se completó cuatro años más tarde, con la segunda y ultima Ley de Reforma Agraria, que restringió nuevamente la posesión privada de la tierra. El paso de éstas al estado revolucionario garantizaba el control directo del 75 por ciento de las áreas de cultivo. Con esta segunda reforma se completaba la primera y se iniciaba en el país el proceso de reestructuración de la producción agropecuaria.

Tiempo atrás se tomó una decisión sabia y que devino una vía más para ensanchar los caminos de la agricultura. Entregar en  usufructo  tierras ociosas, establecido por Decreto Ley, lo cual  no solo responde a la necesidad de los productores de incrementar sus áreas, sino a que muchos jóvenes y mujeres que por primera vez se dedican a la agricultura, apuesten por esta como una forma de vida y trabajo.

La mujer campesina, que desde siempre participó en las luchas agrarias del país, devino puntal en cuanta tarea transformadora fue plasmando la Revolución.  Ella fue de las primeras en alistarse con sus familias en cooperativas, fincas y en las Brigadas de Ayuda Mutua, organizadas por la Federación de Mujeres Cubanas y la ANAP  Igualmente, engrosó los contingentes y batallones de apoyo a las zafras azucareras, cafetaleras, citrícolas y en otras tantas faenas en las que su trabajo y entrega han sido y son  pivotes y ejemplos, como lo demuestra el hecho de que muchas de ellas dirijan hoy con éxito y resultados satisfactorios en su quehacer, importantes  cooperativas agropecuarias del país.

La crisis global y los cambios climáticos no nos son ajenos e  intensifican sus azotes con el aderezo de un bloqueo que se intensifica y recrudece. De ahí que el hombre y la mujer del campo trabajen mancomunada e intensamente para satisfacer la creciente demanda de alimentos de la población y llevar a las mesas familiares, incrementados y abaratados el fruto de la tierra. Con estos objetivos a ojos vista, los campesinos y las campesinas  cubanos celebrarán su día, el  17 de mayo.

Accesos: 66 Comentarios: 0

Actualidad

(20/05/2019)
Llegó a Cuba Canciller de Vietnam
(20/05/2019)
Inicia hoy segunda edición de Bienal de Diseño de La Habana
(20/05/2019)
Consejo Político del ALBA-TCP en La Habana
(20/05/2019)
Resalta Díaz-Canel apoyo de estudiantes latinoamericanos a Venezuela

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.