Marlene y el placer de dedicarse al mejor oficio del mundo

Publicado: 15/05/2019

La Agencia de Información Nacional (AIN) hoy Agencia Cubana de Noticias (ACN), con el objetivo de redimensionar su alcance en el ámbito periodístico nacional e internacional, llega este 21 de mayo a su aniversario 45 como un órgano de prensa de gran prestigio, ganado sobre la base de su eficacia informativa y la consagración de profesionales de alta competencia.

Una de ellos es Marlene Montoya Maza, quien se desempeña en la corresponsalía de la ACN en Santiago de Cuba, su escuela, su segunda casa, porque allí hizo la inserción laboral desde el segundo año de la carrera y cuando se graduó en 1982, en la Universidad de Oriente, ese fue el centro donde la ubicaron para ejercer el periodismo.

Su sentido de pertenencia es reconocido, se ha mantenido incólume, mientras otros colegas llegan y se van, ella atesora el mérito de haber dedicado 37 años de su vida a la profesión en ese centro de la Agencia, a la cual agradece su formación,  enseñanzas y las habilidades adquiridas para realizar un mejor trabajo cada día.

“Tengo gratos recuerdos de mi vida profesional como aquel día de 1992, cuando Fidel se reunió, en el Teatro Heredia, con secretarios generales de los núcleos del Partido en Santiago de Cuba, y yo era uno de ellos; pero al finalizar quiso intercambiar con los periodistas que cubrían la activad y a mí, especialmente, me preguntó  dónde trabajaba.

“Me satisfizo decirle ´yo soy de la Agencia de Información Nacional´ (así se llamaba entonces), medio de prensa que se había ganado el respeto del pueblo y de los colegas y que él conocía bien, pues había sido creado el 21 de mayo de 1974 por su interés y el de la dirección de la Revolución para cumplir una importante misión informativa.

“Asumí otras coberturas de envergadura en aniversarios cerrados del 26 de Julio, en el antiguo cuartel Moncada, del Primero de Enero, en el Parque Céspedes,  inauguraciones de obras, recorridos, pero aquella la guardo en mi corazón y para mayor orgullo conservo una foto de ese momento”, confiesa Marlene con emoción.

“En estos años, añade, me he dedicado con pasión al trabajo, he atendido sectores diversos desde la construcción, el turismo, la industria, recursos hidráulicos, la historia, patrimonio  hasta cultura y deporte, hay que ingeniárselas para escribir de todo un poco y bien, ya que como decía el Maestro,  José Martí: “El periodista ha de saber, desde la nube hasta el microbio.”

Ella se ha ocupado de otras tareas, además de haber sido secretaria general del núcleo del Partido por varios años, preside  la delegación de base de la UPEC desde hace 30 años, con el aliciente de haber tenido en la membresía a Gloria Cuadras de la Cruz, destacada combatiente revolucionaria y periodista de pluma comprometida en los tiempos en que tomar partido representaba un peligro para la vida.

 

“Tuve el privilegio de beber de su sabiduría y de su ejemplo y tengo la satisfacción de tener el Premio Gloria Cuadras que, en su honor, otorga la Unión de Periodistas en Santiago de Cuba para reconocer la obra del año de los colegas que sobresalen por su integralidad profesional y aportes a la organización”.

 

Marlene resultó Vanguardia Nacional del sindicato de la Cultura en 1998 y delegada al VIII Congreso de la Upec; ha participado en concursos periodísticos, con premios incluidos, de la Upec-Anec y últimamente en los festivales integrales de la prensa, por ejemplo, en 2017 fue laureada por una crónica sobre Fidel y en 2018 por una entrevista a una profesora de Matemática que se dedica a la agroecología.

“Una experiencia que me marcó, recuerda,  fue cuando apenas graduada tuve que subir en mulo a Mar Verde del Turquino, en plena Sierra Maestra, a la declaración de modelo de un consultorio del médico de la familia, fue una sensación tremenda, pues nunca había montado ni en bicicleta.

“Pero el hecho que me conmovió hasta las lágrimas fue la muerte de Fidel y el paso de la urna de cedro con sus cenizas por la Plaza de Marte; lloré, lloré, y apenas podía escribir… después me motivé e hice varios trabajos de sitios con su huella y su presencia como la granjita Siboney, el cuartel Moncada, el Vivac, el Palacio de Justicia, en fin de Santiago de Cuba, la tierra que tanto lo inspiró en tiempos de lucha y de consolidación de la Revolución”.

Con todo ese aval no ha dejado de superarse, ha asistido a cursos en la Escuela Superior del Partido Ñico López y a diplomados en el Instituto Internacional de Periodismo, entre otros, “porque el periodismo es una carrera de aprendizaje y actualización permanentes, y si se ama y respeta exige esfuerzo por cumplir bien esa misión ante el pueblo al que nos debemos”.

No obstante, ella se las arregla también para atender a sus padres ya ancianos y con problemas de salud, además busca el tiempo para compartir con su hija Sailín y su nieto Magdiel, quienes le ofrecen nuevas motivaciones en la vida.

Marlene ha vivido instantes de felicidad, de alegrías, preocupaciones, zozobras y hasta estrés tras una noticia, una cobertura o un reportaje, pero nada le ha quitado ese deseo de entregarse a fondo al mejor oficio del mundo, según el célebre escritor y periodista colombiano Gabriel García Márquez, laureado en 1982 con el Premio Nobel de Literatura.

Tomado de ACN

Accesos: 146 Comentarios: 0

Actualidad

(20/05/2019)
Llegó a Cuba Canciller de Vietnam
(20/05/2019)
Inicia hoy segunda edición de Bienal de Diseño de La Habana
(20/05/2019)
Consejo Político del ALBA-TCP en La Habana
(20/05/2019)
Resalta Díaz-Canel apoyo de estudiantes latinoamericanos a Venezuela

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.