19 de mayo de 1895. Caída en combate de José Martí .Tal como lo quiso:

De cara al sol

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 15/05/2019

El nombre de José Martí  está presente en cada combate, en cada triunfo revolucionario: sus ideas guiaron a los hombres del Moncada, del Granma y la Sierra Maestra y en el Enero de la Victoria.

Fue el hombre que supo conmover a Cuba y levantarla del letargo colonial hasta sacrificarlo todo en aras de una guerra necesaria y justa. Entonces, firme, se le vio cruzar las abruptas montañas de Baracoa con un rifle al hombro y una mochila a la espalda, sin quejarse ni doblarse, al igual de un viejo soldado batallador acostumbrado a marcha tan dura a través de aquella naturaleza salvaje, según palabras del viejo general Gómez.

Ansioso, escribió una y otra vez en su diario, De Cabo Haitiano a Dos Ríos. Días después caería en su primer combate, cuando en su condición de dirigente marchaba a organizar el gobierno de los patriotas en armas.

Antes había escrito una última carta a su madre, Doña Leonor Pérez, anticipándole su partida a la lucha y ratificándole todo su inmenso amor de hijo. Aquel prócer valiente y decidido no era un soñador ni un visionario animado solo por sentimientos románticos. Era un individuo cuya personalidad lo caracterizaba su plena conciencia de lo real y de lo histórico.

Poeta, escritor, orador, periodista. Interminable parecía ser el diapasón en el que se movió este hombre universal. Pensador y profundo antimperialista y revolucionario convencido, creía que la amistad y el agradecimiento eran deberes y gozos.

Para María Zambrano, una personalidad de las letras españolas que vivió varios años en Cuba, el Diario de Campaña de Martí no revela huella alguna de presentimiento, ni la más leve preocupación ante la muerte. Acaso, escribió ella, no imaginaba que iba hacia su fin, o quizá no quiso transcribirlo, más la existencia misma del Diario, su tono  y una específica calidad como de misterioso temblor del alma ante las cosas que parecen herirle.

Quien supo andar por la vida haciendo historias a cada paso, advirtió tempranamente el peligro que el entonces naciente imperialismo norteamericano representaba para los pueblos de América Latina. Quien tanto conoció el monstruo por haber vivido en sus entrañas, dejaba su impronta definitiva., no solo para su país, sino para toda nuestra América.

Ligero de equipaje, casi desnudo, como los hijos del mar, aplicándole los versos del poeta Antonio Machado, se fue a la eternidad, cumpliendo con su deber.

En la tarde de ese día aciago para la patria, cayó derribado de su montura, como había querido, peleando. Sin desearlo, quizás, anticipó su epitafio cuando al hablar de un personaje grande de la humanidad, escribió: "¡En él fue enteramente digno el ser humano!”

Accesos: 282 Comentarios: 0

Actualidad

(19/07/2019)
Consejo de Estado concede indulto a 2604 sancionados
(19/07/2019)
Felicita canciller cubano a Nicaragua en aniversario de revolución
(18/07/2019)
Presidente cubano inicia recorrido por instituciones de salud de la capital (+ Fotos)
(18/07/2019)
Bloqueo de EEUU, principal obstáculo para el avance de Cuba en la Agenda 2030

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.