África: Un continente reflejado en la realidad de sus mujeres

Publicado: 20/03/2019

La realidad de la mujer varía de un extremo a otro de la geografía africana: desde países liderados por mujeres, otros con altos índices de feminicidio y hasta algunos donde son consideradas objetos.

Las africanas representan el 51 por ciento de la población en el continente y componen un grupo básicamente joven, según datos de las Naciones Unidas.

En África Subsahariana predomina la población femenina y en el norte, la masculina, salvo en Marruecos, Mauritania y Chad.

El Foro Económico Mundial señala, por su parte, que cuatro países africanos forman parte del top ten de los peores en cuanto a la situación de la mujer: Marruecos, Costa de Marfil, Mali y Chad.

Muchas enfrentan prácticas consideradas 'tradicionales' como la ablación, o son obligadas a engordar para volverse 'hermosas' desde edades bien tempranas, tal y como sucede en Mauritania.

Aunque casi todos los países africanos ratificaron la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, la mayoría de las mujeres trabaja en empleos precarios y con sueldos bajos, según datos de la ONU.

En Marruecos, por ejemplo, seis de cada 10 mujeres de las zonas rurales son analfabetas, mientras más del 40 por ciento ocupa puestos de trabajo por el cual no reciben pago alguno.

En Egipto, la Agencia Central para la Movilización Pública y las Estadísticas divulgó que las mujeres representan apenas el 20,9 por ciento de la fuerza laboral y los hombres el 79,1 por ciento.

El récord en cuanto a participación política varía en países como Marruecos donde solo 81 mujeres forman parte del Parlamento, de un total 395 diputados.

Sin embargo, hay naciones que registran una mayor participación parlamentaria como es el caso de Uganda (30 por ciento), Sudáfrica (50) y Ruanda (56).

No obstante, muchas veces el estar no significa necesariamente una victoria, tal y como sucede en El Líbano donde el Parlamento desestimó un proyecto de ley presentado por una diputada para cambiar la entrega de la custodia de los hijos a las madres.

En ese país la patria potestad de los menores la emiten 15 tribunales religiosos los cuales toman como base preceptos islámicos.

Por ello, las libanesas pierden la custodia de los hijos a los siete años de edad en el caso de las hembras y de nueve en el de los varones.

Los informes de organismos de Naciones Unidas reflejan también que las africanas apenas acaban sus estudios primarios para dedicarse a los oficios domésticos y al cuidado de sus familiares.

En muchos casos, se ven obligadas a contraer matrimonios forzados que limitan sus posibilidades de desarrollo laboral y profesional, ello, si no son reclutadas como esclavas sexuales por grupos armados.

El asesinato por cuestión de género también marca el panorama. En Kenya, por ejemplo, una de cada cinco mujeres (21 por ciento) sufrió violencia sexual, y casi la mitad de la población femenina (45 puntos porcentuales) de entre 15 y 49 años, violencia física y/o sexual, según datos oficiales.

Mientras tanto, la organización Counting Dead Woman Kenya (Contando a las mujeres muertas en Kenya) registró 25 feminicidios confirmados solo en enero y febrero de este año.

EMPODERAMIENTO FEMENINO

En esta realidad tan diversa, como el continente en sí, hay casos más positivos de empoderamiento femenino como el de Etiopía, la única nación africana con una mujer al frente del Estado desde el 25 de octubre del 2018: la diplomática y estadista Sahle-Work Zewde.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed Ali, quien designó uno de los pocos gabinetes con equidad de género el año pasado, dijo que 'las mujeres son los pilares de la nación y las menos reconocidas por sus sacrificios'.

Acotó que aunque son pilares de todos los procesos sociales, políticos y económicos a lo largo de la historia, todavía no tienen el reconocimiento que merecen.

Zewde se suma a otras mujeres consideradas símbolo de resistencia en una lucha por eliminar la desigualdad de género, como la keniana Wangari Maathai que en 1977 fundó el Movimiento Cinturón Verde para frenar la deforestación en su país.

La lucha de otras tres africanas también es reconocida en el mundo como las ganadoras del Premio Nobel: la escritora sudafricana Nadine Gordimer (Literatura, 1991), la ecologista keniana Wangari Muta Maathai (Paz, 2004) y la política liberiana Ellen Johnson Sirleaf (Paz, 2011).

En el caso de esta última, fue la primera mujer en llegar a la Presidencia de Liberia y una de las pocas del continente.

La sudafricana Phumzile Mlambo-Ngcuka corrió con una suerte parecida y elevó la lucha de la mujer al más alto nivel. Fue vicepresidenta de su país de 2005 a 2008.

Creó la Fundación Umlambo para apoyar las escuelas más pobres de Sudáfrica y en 2013 fue nombrada Directora Ejecutiva de ONU Mujeres. (PL)

*Periodista de la redacción África y Medio Oriente de Prensa Latina.

Accesos: 194 Comentarios: 0

Actualidad

(19/06/2019)
Denuncia Díaz Canel planes subversivos del gobierno estadounidense
(19/06/2019)
Analizan diputados cubanos Ley electoral
(19/06/2019)
Denuncia Cuba en Ginebra medidas coercitivas de Estados Unidos

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.