Crecer en la autonomía

Sin magia ni recetas

Por: Sara Más
Publicado: 20/03/2019

“No puedo con él”, “me tiene loca”, “esto no es fácil”, “se lo repito y no me hace caso”, “niño chiquito, problema chiquito; niño grande, problema grande”, “¿en qué me habré equivocado?”…

Detrás de estas frases cotidianas en boca de madres y padres, se esconden muchas veces situaciones que se viven a diario con angustia y también los síntomas de una relación poco saludable con los hijos.

Así lo explica la profesora Mirtha Cucco García, directora del Centro de Desarrollo de Salud Comunitaria Mary Langer, en Madris, España, y asesora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) en el desarrollo de la metodología de los procesos correctores comunitarios, de la cual es autora. La experta impartió varios talleres en la capital cubana, a apropósito de la Sexta Jornada Maternidad y Paternidad. Iguales en derechos y responsabilidades, que desarrolla Cenesex del 14 de febrero al 17 de junio.

La experta ubica las molestias referidas por madres y padres en el concepto de “normalidad supuesta salud”, que ella explica como “un montón de malestares que se sufren, pero no se analizan ni cuestionan y engordan la cultura de la queja”.

Desde el niño que quiere quedarse a dormir todo el tiempo en la cama con los padres, hasta padres y madres que se sienten tiranizados con el llanto del bebé y no saben qué hacer, la profesora describe un sinnúmero de escenas cuya salida se relaciona con los límites y el sentido de la autoridad, que para nada se emparenta con el autoritarismo, la violencia, la irrespetuosidad o la humillación.

“La gente asume la tarea de ser mamá y papá con mucho entusiasmo y al poco tiempo las ves desbordadas, con dudas, sin saber qué hacer y les echan la culpa al hecho de tener un hijo, cuando en verdad lo que pasa es que hay una pauta de crianza distorsionada”, reflexiona la experta.

La Doctora en Psicología y especialista en Psicología social y clínica aboga por establecer límites saludables que ayuden a entender en cada momento el lugar de cada cual, cómo dialogar, sin distorsiones y promoviendo el desarrollo de habilidades autonómicas

Niñas y niños deben comer, bañarse y vestirse solos, cuando ya pueden hacerlo, explica en referencia a actos que madres y padres asumen y realizan con agobio, creyendo que ganan tiempo. “Entonces la mañana termina siendo irritante y, al final, lo que debiera ser un proceso de convivencia y aprendizaje se convierte en un momento desagradable para las dos partes, que se recuerda mal”, sostiene.

Las pautas no saludables se viven entonces como culpa personal, agrega la experta, cuando en verdad tienen que ver con mandatos sociales y culturales que provienen  de lógicas explotadoras, mediante mecanismos que, en lugar de autonomía, generan lo contrario: la dependencia. “Te dicen que lo mejor del mundo es criar un hijo que sea feliz, independiente, con autoestima, pero en el libreto te enseñan a hacer lo contrario”, acota.

Pone como ejemplo la valoración de que ser buena madre es desvivirse por los hijos y amar sin medida. “Llegas a sentirte orgullosa de eso, que te lleva a todo lo contario: estás desquiciada, te tiras de los pelos y empiezan sacrificios que no tienen nada que ver con tener un hijo”.

De la indefensión a la autonomía

Todo lo que el niño o niña pueda hacer, porque ya tiene la habilidad, tiene que hacerlo, insiste. ”Lo que puede, puede”, reafirma, frente a lo que suele ser cada vez más común: “lo que quiere, lo consigue”.

Acude a otros ejemplos: a veces se pide a un niño de cuatro años que haga la tarea y, por otro lado, le damos el biberón dormido para que tener la certeza de que se tome la leche y rápido. O lo vestimos medio dormido para “adelantar” y luego se le pide a ese mismo niño que sea responsable en su tarea, que sea autonómico. “El niño vive entonces un desconcierto absoluto”, apunta.

“El límite es para que crezca y no es una imposición para que no obedezca. El límite se vive más como castigo y no se trata de que el niño haga algo porque yo lo digo, sino porque es necesario. Eso da una autoridad tremenda”, concluye.

Crecer es un proceso que implica sucesivas separaciones, pérdidas y ganancias, e implica sentimientos contradictorios que conllevan ambivalencia y necesitan de duelos, explica.

“El duelo abre la posibilidad de elaborar, es el gran aliado del cambio. Si haces bien el duelo, reparas, avanzas y creas; de lo contrario, quedas en pasividad, esperando”, reflexiona.

Cucco García se pronuncia por el desarrollo de las personas en autonomía para generar así la capacidad de ser cooperativo, de aceptar las diferencias con los demás, de pensar más allá en busca de soluciones, “pensando lo que nunca fue ni es”, apunta.

Crecer en la autonomía tiene un efecto también en la equidad de género, agrega. “Cuando hay situaciones de dependencia en los hombres --que necesitan una mujer cuidadora-- y hay una mujer a su vez dependiente de ciertos suministros del hombre, esta se vuelve entonces cuidadora y dependiente. Ambos son dependientes, los dos anulan sus proyectos personales y eso pasa factura en una situación que aumenta cada vez más la falta de equidad, de convivencia, creatividad”.

Insiste en que no se trata de recetas ni magia, tampoco de orientaciones desde el deber ser, sino de aportar elementos de análisis para entender cada situación y poder identificar lo que haya de distorsionante, “lo instituido hegemónico no saludable que trata de mantenerse por consenso social”.

Entre las pautas de crianza más dañinas para la autonomía señala los roles hegemónicos de padres y madres que, como adultos referentes, distorsionan una mirada hacia la crianza y el lugar que debe ocupar un hijo, sin fracturar los proyectos adultos. Otras: la sobreprotección, hacer o dar al niño, niña o púber mucho más de lo que necesita; los límites arbitrarios, el ejercicio distorsionado de la autoridad, ponerse en paridad en vez de ocupar cada cual su lugar.

“Si una mamá o un papá atienden las necesidades de los hijos, pero desatienden sus proyectos; si declinan su vida y su proyecto en función de los hijos, ahí estamos ejerciendo el autoritarismo, por más bondadosa o amorosa que parezca. La autoridad implica tener en cuenta las necesidades de las dos partes”, asegura.

Familia, espacio clave

“En la complejidad del proceso de crecer no solo crecen hijos e hijas. Cuando las pautas de crianzas son saludables y apuntan a la autonomía, crecen también madres y padres, los adultos primordiales, que son los máximos responsables del proceso”, reafirma Mariela Castro, directora del Cenesex.

A juicio de esta especialista, “se trata de crear un nuevo mundo de relaciones sociales, basado más en la justicia y el sentido emancipador, autónomo, de libertad y responsabilidad.

“En nuestra responsabilidad de crear un sistema económico diferente, basado en la cooperación, la solidaridad y la justicia, tenemos que crear ese sujeto nuevo, con capacidades autonómicas en distintas facetas de su vida y, sobre todo, en su proceso de crecer”, argumenta.

“Eso nos hace más revolucionarios en todos los aspectos de la vida, nos permite romper con paradigmas basados en relaciones de dominación, dependencia, de eso que llaman la ‘ideotización’ de la humanidad, que lleva a las personas a donde quieren los grupos de poder: a consumir las lecturas, las ropas, los alimentos, el ocio, la cultura y la información que nos quieren dar, entre otros ejemplos que están marcando la modernidad”, ejemplifica.

“Las personas muchas veces quedan atrapadas en lo establecido, en lo aprendido desde tiempos inmemoriales y que se mantiene, aunque ha ido cambiando sus formas en los distintos sistemas socioeconómicos”, señala sobre este tema que, “más que cultural, es ideológico”, asegura.

La directora del Cenesex reitera que el espacio familiar es fundamental en la apropiación y contribución de los aprendizajes que conducen a la autonomía, de ahí el valor de estas jornadas, que incluyen el intercambio y los talleres entre expertos, madres, padres, adolescentes y otros integrantes de la familia.

Accesos: 2266 Comentarios: 0

Actualidad

(25/06/2019)
Presidente cubano se reunirá con integrantes de la Caravana Pastores por la Paz
(25/06/2019)
En busca de un espacio, claves del documental
(25/06/2019)
Convocan a Tercer Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional
(25/06/2019)
Comienza hoy en La Habana el VI Festival Internacional de la Comunicación Social
(25/06/2019)
Festival de Cine de verano: el cine que usted quiere ver

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.