Mitos naturalizan la agresión sexual

Por: Sara Más
Publicado: 07/03/2019

Bajo el manto de mitos y falsas creencias populares se suele naturalizar a agresión sexual, en diversas variantes, asegura la psicóloga María Teresa Díaz, especialista del Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR).

Esos preceptos legitiman el derecho de los hombres  a conquistar el cuerpo femenino  como espacio de dominación y control, e irrumpir en su sexualidad, precisaba recientemente la experta durante un panel sobre violencia de género en Cuba.

Díaz destacó que en el trabajo en diversos escenarios del país se han detectado diferentes episodios de violencia sexual  con mujeres, adolescentes y jóvenes, tanto en espacio familiar, comunitario, como en la pareja. Dos de las expresiones identificadas por mujeres y hombres  son la violación en la relación y el hostigamiento o acoso sexual.

“La violencia sexual en la pareja se ha definido como una forma frecuente de maltrato, que está muy extendida, naturalizada y generalizada”, acotó la experta.

Supone obligar a la esposa, pareja o novia a tener relaciones sexuales  en contra de su voluntad y puede ir acompañada de violencia física, empujones, zarandeo , chantajes, amenazas, humillaciones y otras variantes de maltrato.

“Es una expresión muy invisibilizada y respaldada por algunos mitos, uno de ellos es que, aunque se someta a la mujer y se le obligue, no es violación por ocurrir en el contexto de la pareja”, explica la especialista de OAR.

Si bien se trata de un hecho que ocurre en el espacio privado de las relaciones, Díaz dice que debe tenerse claridad de que la condición de novio, cónyuge o compañero no otorga el permiso de pasar por encima de la voluntad o el deseo de las personas.

“Este mito se sostiene en la creencia de que siempre la mujer debe satisfacer los deseos sexuales de su pareja, independientemente de sus de sus propios deseos. Ello anula el derecho de decir en qué momento y circunstancia ella desea acceder a un vínculo erótico afectivo”, explica Díaz.

Otros de los mitos que perpetúan este tipo de actos es la idea generalizada de que la violación en la pareja solo ocurre en familias de bajo nivel cultural, reducidos ingresos, condiciones sociales precarias o entre personas en situaciones delictivas, lo que obvia que no es el tipo de familias lo que favorece una determinada forma de relación, sino el desbalance de poder en que se sustenta ese vínculo.

Igualmente, suele creerse y pensarse que se trata de un asunto privado, pues “entre marido y mujer, nadie se debe meter”.

“Al suceder en espacios privados, se ignora cuán público se convierte un asunto cuando tiene repercusiones sociales, de salud, bienestar y de derechos de la mujer”, sostuvo.

En tanto, el hostigamiento es un comportamiento no deseado y ofensivo, que puede expresarse en el contacto físico no deseado, al encimarse, pellizcar, hacer comentarios, burlas o proferir palabras y hasta gestos obscenos. También se incluyen las llamadas telefónicas con contenido caliente, proposiciones sexuales indeseadas y otras variantes.

Se trata de actos que “se suelen silenciar bajo el argumento de que, desde que el mundo es mundo, los hombres se les insinúan a las mujeres y que esto no tiene consecuencias negativas para ellas”, comenta Díaz.

La experta insiste en la necesidad de desmontar estos mitos y visibilizar estos actos como expresiones de la violencia sexual basada en el género. “Esta tiene su base, al igual que todas las relaciones de abuso, en desigualdades de poder”, reitera.

“La violencia sexual haca la mujer de cualquier edad afecta  su integridad física y moral”, resume.

Accesos: 823 Comentarios: 0

Actualidad

(19/06/2019)
Denuncia Díaz Canel planes subversivos del gobierno estadounidense
(19/06/2019)
Analizan diputados cubanos Ley electoral
(19/06/2019)
Denuncia Cuba en Ginebra medidas coercitivas de Estados Unidos

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.