La Habana: un recorrido por cuenta propia

Publicado: 07/02/2019

Texto y fotos: Gladys J. Gómez Regüeiferos

Próximos estamos a cumplir el 16 de noviembre los 500 años de la fundación de La Habana. En cada recorrido cotidiano, rememoro a uno de los escritores y periodistas que más reverenció los valores arquitectónicos de la capital: Alejo Carpentier. En su libro La ciudad de las columnas hizo un retrato de la otrora Villa San Cristóbal de la Habana. Se refirió a las innumerables columnas que sostienen los soportales, a su eclecticismo estilísticos, contempló la variedad sorprendente de vitrales, portones labradas en madera preciosa, guardavecinos, guardacantones, rejas, cariátides, balaustradas, balcones etc, que hacen de la capital un retrato singular y que todo turista atrapa con sus cámaras fotográficas. 

Lo real maravilloso, acuñó mi recorrido por esta ciudad que me acogió como hija, después de otra villa, bella y única: Santiago de Cuba, fundada por Diego Velázquez y de ambas soy deudora. Apenas niña, recorrí estas enrevesadas calles y amplias avenidas y por cuenta propia me contenta mostrar estas fotografías tomadas en mí deambular recorrido cotidiano. Valorar las razones por las cuales mereció ser declarada Ciudad Maravilla. Estar incluida entre las Siete ciudades maravilla del mundo moderno en el año 2016, por Bernard Weber, presidente y creador de la Fundación Suiza Open World Corporation (NOWC), legitimarla entre las portentosas: Viga en Filipinas, a Doha en Qatar, Kuala Lampur en Malasia, La Paz en Bolivia, Durban en Sudáfrica y Beirut en el Líbano, debe enorgullecernos.    

Podemos comprender y admirar entonces la obra de restauración llevada a cabo por la Oficina del Historiador de la ciudad, Eusebio Leal Spengler, su entrega, afán y amor por restaurar bienes patrimoniales. A la que de niño despertó y rememoró en su libro Fiñe al  declarar: El espíritu de reunir lo curioso y lo bello, antes de llegar la profesión por las nobles antigüedades, nació de aquellas postalitas que tentadoramente incluían los vendedores de confituras y caramelos[1].

En estas imágenes intento despertar los corazones de infantes y adolescentes por la ciudad que los abriga y debe quedar prendada las palabras y la vida de un Historiador con el cual es imposible competir en sapiencia y verbo apasionado, quien proclamó con honda emoción que si volviera a nacer sería cubano. Y como cubanos y cubanas y habaneros y habaneras entregar lo mejor de sí para recuperar los daños ocasionados, junto a los que perdieron una parte de esa maravilla, sus casas, cualquiera que haya sido su estilo arquitectónico.   

José Martí, nuestro Héroe Nacional, un capitalino ineludible en esta celebración y en sus 166 aniversario de nacimiento en el libro La Edad de Oro en el texto La Historia del hombre contada por sus casas, mostraba a los infantes el valor de las ciudades y de las gentes que la habitan y como la sala de una gran casa recibimos todo foráneo: “Ahora todos los pueblos del mundo se conocen mejor y se visitan: en cada pueblo hay su modo  de fabricar, según haya frío o calor, o sean de una raza o de otra; pero lo que parece nuevo en las ciudades no es su manera de hacer casas, sino que en cada ciudad casas moras y griegas, góticas, y bizantinas, y japonesas, como si empezara el tiempo feliz en que los hombres se tratan como amigos y se van juntando[2] “.

 

[1] Leal, Spengler, Eusebio. Fiñes. 2ª. Edición Santafé de Bogotá, Colombia, 1994, p.21.

[2] Martí, José: La Edad de Oro. Editorial Gente Nueva, çe

Accesos: 163 Comentarios: 0

Actualidad

(15/02/2019)
Encabeza Díaz-Canel visita de gobierno a oriental provincia cubana
(15/02/2019)
Eusebio Leal, un portador de la verdad de Cuba
(15/02/2019)
Prueba dinámica: un ejercicio para perfilar cada detalle del Referendo
(15/02/2019)
Comienza en Cuba el llenado de boletas para ingreso a la Educación Superior

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.