Bienestar psicológico y salud #Fuerzahabana

Las instituciones escolares en la recuperación luego del tornado: Orientaciones para maestros y familias

Publicado: 08/02/2019

Hemos estado reiterando la importancia del restablecimiento de las rutinas de vida, en especial la reincorporación a los círculos infantiles y escuelas, como elemento favorable en la recuperación de la salud mental de nuestros niños y adolescentes. Esto está ocurriendo paulatinamente.

Sin embargo, las circunstancias siguen siendo complejas. Hay escuelas funcionando con una parte de su infraestructura afectada, en pleno proceso de reconstrucción. Hay otras escuelas que están recibiendo niños que han sido reubicados en ellas, porque las de ellos no pueden funcionar en estos momentos a causa de derrumbes parciales o totales. Y de los niños que están regresando a la actividad escolar, hoy tenemos una parte cuyas vidas familiares ya han vuelto a la normalidad, pero tenemos otros que están albergados o en casas de amigos o familiares. Existe entonces una heterogeneidad de situaciones que el personal docente debe tener en cuenta, aún cuando una parte de ellos mismos (educadoras, maestras(os) también han sido impactados por las consecuencias del paso del tornado. En este momento el esfuerzo de ese gremio es más valioso que nunca y merece mucho reconocimiento.

Todos los niños que están volviendo a círculos o escuelas que son nuevas para ellos, están transitando por una adaptación compleja dada la vulnerabilidad psicológica adicional que ellos tienen en la actualidad. Esas adaptaciones deben ser vigiladas de cerca y tenerles mucha paciencia y amor. Un factor de protección es reubicarlos con niños que ya ellos conocían de antes. El ambiente de juego y socialización- esa necesidad tan importante para la infancia- es un imperativo ahora y debe asegurarse en las escuelas primarias y secundarias. En esta última, los profesores guías pueden aprovechar los espacios con sus grupos docentes para debatir, compartir experiencias y realizar saneamiento emocional, siempre trasmitiendo mensajes de aliento y confianza en la recuperación gradual.

Hay que recordar que los niños y adolescentes impactados, pueden estar más irritables en estos momentos. No se trata de perder el rigor en la disciplina, que también tiende a debilitarse en estas situaciones y no es para nada conveniente. Pero sin dudas, hay que entenderlos y desde esa comprensión ayudarlos a manejar la realidad. Se debe estar atentos a los cambios de conducta, variaciones en el rendimiento docente, comportamientos llamativos en general, cualquier cosa que indique afectación para brindarle la atención requerida, incluso recomendar a las familias la necesidad de apoyo psicológico para el menor del que se trate. La alerta de un maestro hoy puede ser crucial, dado que hay padres y madres abocados a tareas de primer orden como puede ser la vivienda y todo el sustento material de la vida, que por tanto , pueden no haber reparado en la afectación del niño.

No se debe reprimir de ningún modo la expresión emocional de los menores, permitirles “sacar afuera” todo lo que necesiten en relación con la experiencia del tornado. Un acto de maestría pedagógica ahora, es alterar el contenido formal de una clase si se hizo evidente la necesidad de desahogo emocional de los niños. El aprendizaje y la conducta de ellos será mejor, mientras más recuperados psicológicamente se encuentren.

Al igual que los padres las educadoras y maestras(as) deben velar por su propia recuperación mental. No se puede cuidar bien de otros si no nos preocupamos antes de nuestro auto-cuidado. En este momento las instituciones escolares son un pilar esencial en la recuperación de niños y adolescentes.

Tomado de facebook Centro de Orientación y Atención Psicológica "Alfonso Bernal del Riesgo"

 

Accesos: 228 Comentarios: 0

Actualidad

(22/04/2019)
Díaz-Canel preside comisión de temas económicos
(22/04/2019)
Primero de Mayo contra el bloqueo
(22/04/2019)
Comenzó este lunes segunda etapa de la Campaña Nacional de Vacunación Antipoliomielítica Oral

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.