Sensaciones y sentidos

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 31/01/2019

Dicen los entendidos que un niño o niña que no se le prodiga amor y ternura puede llegar a enfermar. Desde el mismo momento del nacimiento, el bebé disfruta cuando se siente cuidado y atendido: le resulta sumamente gozosos que le hablen, le canten y arrullen. Se alegra cuando juegan con él y le hacen caricias y mimos.

No es que estemos el día entero con el  bebe cargado o de “brazo en brazo”; es necesario respetar el descanso y la necesidad de silencio del pequeño. Lo mejor es aprovechar los momentos del baño y las mamadas para darle mucho cariño y hablarle suave. Siempre lo va a agradecer infinitamente.

Los sentidos del bebé los ponen en contacto con la vida que para ellos comienza y, por lo tanto, tienen que aprender a descubrirla. Son como sus antenas para captar los colores, los ruidos, las sombras y luces: el sabor de los primeros alimentos, el olor materno, especialmente. También el frío y el calor.. En fin dolores y placeres.

No olvidemos que mediante los sentidos, aprende a sentir el frío, el calor, las sensaciones de placer y también de dolor. Ya antes de abandonar el vientre materno el niño o niña vive en un mundo de sensaciones y percepciones. Escucha el corazón, la rítmica respiración de su madre y hasta es capaz de percibir sus estados de ánimo. Después que nace, el desarrollo de los sentidos se relaciona con la evolución neuromotriz,

Aunque parezca increíble, acabado de nacer el bebé puede percibir sabores. Esa es la causa de que a algunos guste la leche tibia de la madre y rechacen el agua. En realidad, el sentido del gusto no tiene fecha fija para su evolución; se va formando a partir de que se incorporen a su alimentación comestibles variados. De ahí que se aconseja no hacerle siempre la papilla con el mismo sabor, pues además de aburrirle no le amplía el paladar. Este sentido se  desarrolla sin fecha, fija a medida que se incorporan alimentos más variados durante el segundo trimestre de vida.

El olfato y el gusto, por ejemplo, están relacionados entre sí. Es natural que el bebé huela antes de probar un alimento y, en ocasiones hasta olfatea los objetos que lo rodean. Una criatura de pocos meses puede reconocer a su madre por el olor.

Todos los sentidos del bebe hay que estimularlos desde el mismo momento de su nacimiento, A medida que va creciendo, sus habilidades mentales y física, entre ellas la capacidad de hablar y caminar, se van desarrollando.

Accesos: 768 Comentarios: 0

Actualidad

(18/04/2019)
Díaz-Canel evalúa programa de abastecimiento al sector del turismo
(18/04/2019)
La Revolución Cubana prevalecerá firme ante la escalada agresiva de los Estados Unidos
(18/04/2019)
Díaz-Canel sostiene conversaciones con presidentes de Kenya y Somalia
(17/04/2019)
Sobre la Helms-Burton, vamos a hablar a lo cubano
(17/04/2019)
Director general de la OMS lamenta secuestro de médicos cubanos

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.