Papeles con historia

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 10/01/2019

                                                                                  

A pocos días de haberse confirmado la supervivencia de Fidel en el desemboco del Granma, Celia Sánchez despidió en Manzanillo al primer grupo que había organizado como refuerzo del destacamento guerrillero. Parte de las gestiones logísticas de Celia durante esas semanas, pudieron reconstruirse a partir de los estados de cuentas que llevaba con los gastos de los fondos del Movimiento, según lo iba solicitando Fidel o se le ocurría a ella que pudieran necesitarlo en la montaña.

De hecho, la heroína del llano se convirtió en la principal vía de comunicación y apoyo del naciente Ejercito Rebelde. Su incorporación al Movimiento, según ella, databa de julio de  1955. Antes de que Celia Sánchez Manduley entrara en contacto con Fidel, ya era uno de los cuadros mas destacados de la clandestinidad en Oriente. La lectura de la primera edición de La Historia me Absolverá, en cuya distribución en Manzanillo participó le reveló el alcance programático de la gesta del Moncada.

A partir de entonces, Celia le confirió una importancia extraordinaria a la memoria histórica del país. Así fue guardando cuánto papel  hacia o pasaba por sus manos, siempre basada en la verdad histórica, en los detalles y la fidelidad de cada documento. Infinidad de papeles que salvaguardaba con celo y que captaban los momentos más importantes que trascendieron a enero de 1959.

Para salvar esa documentación se valió de un reducido grupo de colaboradores, entre ellos el fotógrafo Raúl Corrales, la periodista Nidya Sarabia y el capitán del Ejército Rebelde René Pacheco Silva, iniciadores de lo que muy pronto seria la Oficina de Asuntos Históricos.

Fueron montañas de papeles, a veces de muy pequeño tamaño los que guardaba Celia y que el reducido grupo escogido por ella debía de fotocopiar  y clasificar. Notas de Camilo, del Che, de Fidel y hasta del más humilde campesino serrano. También los escritos de ella, que resumen su concepto sobre la conservación de la memoria histórica.

Hoy son cientos de miles los documentos de la lucha insurreccional cubana que allí se guardan y que incluyen decenas de miles de materiales fotográficos, así como otros documentos de gran interés, como artículos en la prensa clandestina de la época, entrevistas, folletos, diarios, etc.

Celia, la infatigable e intrépida guerrillera consagró horas y horas de su precioso tiempo a la salvaguarda de aquella papelería que sabia invaluable. La sala de su casa, la cocina eran, al principio, el lugar de trabajo. Pero La casa se les fue haciendo chica y se trasladaron, por breve tiempo a una casa  desocupada colindante con la de Celia. Finalmente y a medida que el trabajo y la documentación se incrementaban, se hizo impostergable trasladarse para un lugar mayor,  la  actual Oficina de Asuntos Históricos.

Atenta y meticulosa, andaba siempre a la búsqueda de cuanto material importante engrosara n los archivos de la oficina. Celosa, y exigente en extremo de loas detalles, cada uno de aquellos pequeños papelitos que alguna vez cargó en su mochila, constituían su mas preciado tesoro, pues insistía en que no podía ocurrir como con las Guerras del 68 y el 95, muchos de cuyos hechos y detalles son desconocidos hoy por no haberse guardado ciertas cosas imprescindibles para la memoria histórica de la nación.

El 11 de enero de 1980 nos consternamos con su muerte. Ese día comprendimos que aquella mujer de nombre breve y sonrisa hecha flor que impulsó legislaciones de Seguridad Social para las mujeres trabajadoras y campañas por la incorporación femenina al estudio y al trabajo, que atendía directamente a cuánta persona o familia requería de ella, se había hecho leyenda para dejarnos, como valiosa herencia, su ejemplo y un título que la privilegia como “la flor más autóctona de la Revolución”.

Accesos: 563 Comentarios: 0

Actualidad

(22/05/2019)
Asiste Díaz-Canel a clausura del Consejo Político del ALBA-TCP
(22/05/2019)
Condecora Japón a Omara Portuondo y Teresita Hernández
(22/05/2019)
Cuba mostrará logros de atención a personas con diabetes
(22/05/2019)
Otorgan Premio Academia de Ciencias a investigadora guantanamera

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.