Silencio, está durmiendo

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 17/01/2019

                                                     

La mamá de Dany, un niño de cinco años, se impacienta  cuando ve que son las 10 y las 11 de la noche y su pequeño no muestra signos de sueño. Quizás desconozca que el sueño depende en gran medida del tiempo que el pequeño/a permanezca en vigilia y de la actividad de su sistema nervioso durante ese tiempo. Si una vez despierto/a lo dejamos que siga en la cama, puede volver a dormirse por falta de estimulación. Eso es muy perjudicial, porque se altera todo su horario de vida y además, al extender las horas de sueño, se impide que disfrute de una vigilia activa, lo cual es de gran importancia para su desarrollo.

Sucede también que mientras algunos se quedan fácilmente dormidos, otros tienen muchas dificultades para conciliar el sueño. Aproximadamente uno de cada cuatro menores de seis años presenta trastornos del sueño. Bien porque les cuesta iniciarlo, sufren numerosos despertares nocturnos o simplemente porque duermen inquietos.

 En el primer caso, el problema radica, generalmente, en un hábito de sueño mal adquirido, aunque no está de más recordar que cada infante tiene su personalidad para dormir. Sí está claro que el sueño es el elemento más importante de la salud infantil. Ni siquiera la alimentación más completa resulta tan beneficiosa para el organismo como el reparador descanso. Sólo una cantidad suficiente de horas de sueño es capaz de restaurar la energía que el niño o niña va gastando a medida que crece.

No se conocen fórmulas mágicas para que un o una infante se duerma y es necesario cargarse de mucha paciencia, si bien existen algunos métodos de resultados seguros, que consiguen cambiar los malos hábitos entronizados a la hora de irse a la cama. El tiempo del sueño es sagrado y tratándose de infantes, intocable.

Lo primero es establecer una rutina y nunca romperla, salvo fuerza mayor. Forma parte de esa rutina mantener un horario fijo; acostarlo a la misma hora, tanto de día como de noche y respetar las horas de alimentación, baño, vigilia y sueño. Ellos/as nacen sabiendo dormir, pero el organismo debe prepararse para ello. Por tanto, hay que propiciarles un ambiente relajado y establecer condiciones favorables para el sueño.

Algunos padres y madres cometen errores que dificultan el sueño de sus hijos/as. En ocasiones, durante las horas anteriores al sueño, el niño o niña practica juegos de agitación y corre-corre, escucha relatos que le asustan o, sencillamente, recibe visitas de familiares que extreman sus demostraciones de cariño. Sin contar que la mayor parte del tiempo se la pasa con el tablet o una computadora viendo juegos no apropiados a su edad. Todo eso perjudica el estado de somnolencia que debe preceder al sueño.

Las horas del día, si no están próximas al descanso, son la de los juegos vivos y de mucha actividad; la tarde y la noche resultan ideales para conversar con nuestros hijos, para que ellos realicen juegos de construcción y de mesa, para mirar libros y escuchar cuentos agradables.

El sueño nocturno es precedido por un lapso, de aproximadamente dos horas, denominado el crepúsculo de dormir. En ese tiempo, el organismo se prepara para el sueño. El cerebro necesita al menos una hora sin luz para segregar serotonina, hormona que reduce la frecuencia cardiaca De hecho, hay que recrear en casa el ambiente del atardecer, reduciendo la intensidad lumínica y sonora, evitando visitas a partir de cierta hora y generando un ambiente relajado.

Algunos niños interpretan el quedarse dormidos como una separación de los padres y ofrecen resistencia para no quedarse solos. Dedíquele todo el tiempo de que disponga, tranquilícelo, háblele en voz baja, de manera que, cubierto el cupo de afecto necesario, no se resista a irse a la cama. Si es “insomne” y se niega a hacer sueños continuados, lo mas probable es que haya algún factor que lo tensione, por lo que debe prestársele atención al asunto.

Accesos: 1820 Comentarios: 0

Actualidad

(15/07/2019)
Felicita presidente cubano al pueblo de Villa Clara por 330 años de fundación de la ciudad
(15/07/2019)
OMS: Veinte millones de niños no reciben las vacunas esenciales
(15/07/2019)
Primera dama angoleña habla en reunión sobre igualdad de género en ONU
(14/07/2019)
Califican de históricas sesiones del parlamento cubano
(14/07/2019)
De fiesta la Unión de Periodistas de Cuba por su cumpleaños 56

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.