Raven Wilkinson luchó contra el racismo

Por: Pedro de la Hoz
Publicado: 27/12/2018

 Raven Wilkinson en sus días con el Ballet Ruso de Montecarlo. Foto: Tomada de Internet

El destacado crítico de danza cubano radicado en España,  Roger Salas,  nos puso sobre la pista: el pasado 17 de diciembre fallecía a los 83 años de edad en Manhattan, Raven Wilkinson, a quien con  toda justicia calificó como un símbolo en la historia del ballet, por haber sido la primera negra en firmar contrato fijo en una gran compañía, el Ballet Ruso de Montecarlo, activo en Estados Unidos entre 1938 y 1962. Tras ser rechazada en dos oportunidades, Wilkinson repitió una tercera audición en 1955 y al fin resultó aceptada. Entonces contaba con 20 años de edad.

Aunque procedía de una familia acomodada, residente en el barrio de Harlem, los prejuicios raciales pesaban en una  sociedad signada por la discriminación por el color de la piel. Impensable que una negra obtuviera cupo en una compañía danzaria de corte clásico. No obstante, la niña quedó tan impresionada cuando a los cinco años de edad asistió a una función de Coppelia, a cargo del propio Ballet  Ruso de Montecarlo, que decidió dedicar su vida a ese arte.

Tomó lecciones en la escuela del American Ballet y más tarde, a los nueve años de edad, mediante fondos proporcionados por un tío suyo, logró matricularse en la academia Swoboda, caracterizada por el rigor docente. Sus maestros, María y Vecheslav Swoboda, traían la experiencia del ballet del Bolshoi de Moscú.

Las mayores dificultades para Wilkinson se presentaron durante las giras que la compañía  realizó por los estados sureños, donde el racismo se padecía con  mayor crudeza. En realidad ella era mestiza –mulata diríamos– y en la escena pasaba por «blanca» a fuerza de maquillaje, orientada por la dirección del colectivo que no quería azuzar los ánimos de auditorios  fundamentalistas en su rechazo a los afronorteamericanos. También se le dijo que nunca hiciera en público comentarios alusivos a su identidad étnica.

En 1957 el propietario de un hotel en Atlanta, Georgia, la vio y preguntó si la bailarina que debía hospedar era negra. Ella se negó a responder y fue conminada a alojarse en otro hotel, aislada del resto de la compañía.

Durante esa misma gira, en Montgomery, dos miembros del Ku Klux Klan irrumpieron en el ensayo previo a la función. De manera descompuesta y amenazante indagaron: «¿Dónde está la negra?». Los miembros de la compañía protegieron a Wilkinson y los racistas tuvieron que marcharse con el rabo entre las piernas.

Ante tantos problemas, la bailarina  optó por dejar el Ballet Ruso de Montecarlo en 1961. Incluso abandonó temporalmente la danza clásica, decepcionada por las infructuosas pruebas de admisión que realizó para ingresar a otros colectivos, como el American Ballet Theater, el New York City Ballet y el Ballet de la Metropolitan Opera House.

En 1966 consiguió un contrato con el Dutch National Ballet, de Holanda, donde permaneció siete años.  Solo volvió a bailar en Estados Unidos en 1974, invitada para la ocasión por el colectivo danzario de la New York City Opera.

A pesar de todo, su  ejemplo sirvió de inspiración  para muchachos y muchachas afronorteamericanos apasionados por el ballet. De una de ellas, Misty Copeland, actualmente en la cima de su carrera, fue mentora. Esta vino a Cuba no hace tanto tiempo para entrevistarse con nuestra Alicia.

Entrevistada por la revista Time a  principios de este año, la Copeland, primera negra en ascender a la posición de bailarina principal del American Ballet Theater, declaró que «muchas cosas siguen siendo lo mismo  que  en la época de Raven».

En tal sentido abundó: «La única diferencia es que el mundo exterior al ballet ha cambiado. No se nos pedirá que dejemos la compañía porque nuestra seguridad está en riesgo, pero tuve la misma experiencia de que se me dijera que  blanqueara para encajar con el resto de la compañía. He hablado con tantos bailarines que lo han pasado mal por el tono de la piel. Raven y yo tenemos una tez clara, pero los bailarines más oscuros han experimentado mucho peor».

(Granma)

Accesos: 228 Comentarios: 0

Actualidad

(15/02/2019)
Encabeza Díaz-Canel visita de gobierno a oriental provincia cubana
(15/02/2019)
Eusebio Leal, un portador de la verdad de Cuba
(15/02/2019)
Prueba dinámica: un ejercicio para perfilar cada detalle del Referendo
(15/02/2019)
Comienza en Cuba el llenado de boletas para ingreso a la Educación Superior

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.