Primeros pasos

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 27/12/2018

Tomada de internet

El bebé ya camina y esto llena de alegría a la familia, que ha seguido con atención sus movimientos desde el nacimiento hasta que cumplió el año, cuando con frecuencia ya puede permanecer de pie por largo tiempo, levantarse y agacharse sin tener apoyo en las barandas y realizar otras muchas acciones.

Para ello el  niño o niña ha debido ser estimulado en sus movimientos desde los primeros días de vida. Los padres estarán muy conscientes de que el perfeccionamiento de los principales órganos vitales, tales como los del sistema circulatorio y respiratorio, también dependen en gran medida de la actividad motriz.

Los movimientos siempre proporcionan un estado emocional positivo, por ende, si el menor no se mueve lo suficiente en esta etapa inicial de la vida, no se fortalecerán sus músculos ni su aparato de apoyo motor.

Un bebé que a su debido tiempo comienza a gatear, sin duda aprenderá rápido y fácilmente a sentarse y acostarse, así como a levantarse y pararse con las manos sobre algún apoyo. Pero no te apresures ni te inquietes si el niño o niña no comienza a caminar rápidamente. el desarrollo de la actividad motora no es igual para todos los bebes, y un retraso dentro de lo normal, no es para inquietar a nadie, sobre todo si se sostiene erguida, sí mueve bien la cabeza y los brazos y hace por agarrarse a la cuna.

Después que ha aprendido a pararse, el niño o niña inicia los llamados movimientos de lado a lo largo de la cuna o el corral. Los padres incitaran su atención colocando juguetes llamativos en esos lugares, con el fin de hacerlo dar pasitos en pos del objeto deseado.

Enseñarlo a caminar a su debido tiempo es beneficioso para el infante, tanto desde el punto de vista físico, como del psíquico. A los nueve o diez meses, ya puede caminar apoyándose en cualquier objeto; a los once meses ya se para por sí solo, y camina agarrado de las manos del adulto: al año, generalmente, lo hace de forma independiente.

Es bueno recordar que no debemos ponerlo a caminar antes de la edad establecida, o de que haya gateado lo suficiente, pues ello puede provocarle el pie plano y otras desviaciones del aparato motor de apoyo.

Caminar es un logro difícil y hay que dejar que se produzca lenta y paulatinamente. No debe forzársele antes de que muestre deseos de “dar pasitos”. En ese periodo hay que permanecer atentos para evitar que tenga una caída peligrosa, la cual retrasaría la actividad normal- Cuando se le suelte de la mano no debe dejarse solo, y así evitara que encuentre obstáculos en su camino, porque el niño, en ese momento, no tiene sentido del equilibrio ni de la orientación.

 

Accesos: 993 Comentarios: 0

Actualidad

(15/02/2019)
Encabeza Díaz-Canel visita de gobierno a oriental provincia cubana
(15/02/2019)
Eusebio Leal, un portador de la verdad de Cuba
(15/02/2019)
Prueba dinámica: un ejercicio para perfilar cada detalle del Referendo
(15/02/2019)
Comienza en Cuba el llenado de boletas para ingreso a la Educación Superior

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.