La novela cubana Perro Viejo: construcción del protagonista a partir de sujetos femeninos

Por: Indira Ramírez Elejalde
Publicado: 07/11/2018

Perro Viejo es una de las novelas más significativas dentro del corpus contemporáneo de la literatura infanto-juvenil. Escrita por Teresa Cárdenas Angulo (Matanzas 1970) y galardonada con el Premio Casa de las Américas 2005, esta obra cuenta la historia de un viejo esclavo que, desde su propia perspectiva valora constantemente el mundo circundante.

A lo largo de la narración se discursa sobre una de las más grandes heridas de la humanidad: la esclavitud. Entre los temas abordados se advierten el amor, la vejez, la muerte, la violencia y la libertad del ser humano, intercalados con el tratamiento de la esclavitud, temática central de la que también se desprenden otras problemáticas que les son inherentes como el cimarronaje, la pérdida, búsqueda y reencuentro de la identidad, el miedo al negro, la añoranza por África y el racismo.

Cárdenas para su novela elige un protagonista que ha pasado casi toda su vida en esclavitud, y para complementar el mosaico, construye personajes que van exponiendo las diferentes caras de este fenómeno social. Sin embargo, privilegia la búsqueda interior del individuo, donde se evidencia la aceptación de su destino y la condición impuesta por el blanco, la represión del deseo de libertad, y por último, la conquista de esta y el reencuentro con su identidad.

Aunque se especifica que es una novela para niños y jóvenes, podríamos cuestionarnos el destinatario, pues abre múltiples sentidos, algunos de los cuales podrán ser comprendidos por los más pequeños, otros sólo accesibles a los adultos.

Sobre esta novela la poetisa cubana Georgina Herrera comentó en una ocasión que era una obra muy especial, pues podía ser vista como la culminación de una línea que había sido comenzada a trazar desde Cartas al Cielo y Tatanene Cimarrón, libros emblemáticos de esta destacada escritora. Y esto se explica por las temáticas abordadas en las tres novelas, donde son utilizados los llamados temas difíciles: el racismo, la religión, las enfermedades, la violencia, la muerte, las desavenencias familiares, los matrimonios fallidos y las diferencias económicas y sociales. Y además porque se advierten los problemas de género, donde se prioriza a la mujer humilde en su diversidad.

A pesar de que sólo en Perro Viejo, el protagonista es un sujeto masculino, pues en las demás obras, la focalización narrativa se centra en las niñas protagonistas, la mujer, aquella a la que Teresa ha defendido con fervor en cada una de sus obras, halla presencia activa en las páginas de esta novela.

A través del conjunto de personajes femeninos integrado por la innominada madre del protagonista y las restantes esclavas, Beira, Aroni y Aísa, se complementa la construcción del sujeto. Pues son concebidas como parte de la identidad de Perro Viejo como sucede con su madre y Aroni o visibilizan la búsqueda de la libertad y el reencuentro con las raíces africanas del mismo, como ocurre con Beira y Aísa, las dos mujeres que mostraron al viejo esclavo que el destino de este no siempre se halla trazado.

Dentro de la novela se observa que Teresa, a pesar de estar recreando su relato en el período de la esclavitud, representa a la mujer en el rol habitual que esta desempeña socialmente: ama de casa, madre, mujer trabajadora. Pero la manera en que inserta el grupo femenino dentro de la obra y por lo tanto dentro del sistema social representado, es lo que las hace significativas y distintivas. Son mujeres que presentan una caracterización propia unidas ante todo por el orgullo que sienten por el color de su piel reflejado en una fortaleza interna, inherente a todas y contundentemente expuesta. 

En este sentido la madre de Perro Viejo, a pesar de que su presencia es escasa y expuesta a partir de flechazos rememorativos del protagonista, es vista como madre, trabajadora y por supuesto como esclava, que debe ser considerado  otro de los roles que la mujer, debido a  la sociedad en que se hallaba, debía desempeñar.

Perro Viejo cuando habla de ella expresa con su ausencia sus ansias de conocer todo lo que siempre ha desconocido: la libertad y la esperanza de ser algo más de lo que le ha sido impuesto.

En el caso de Aroni, es representada como la mujer esclava, pero también como la madre que acogía a todos sin distinción de raza para introducirlos a través de sus cuentos, en un mundo de fantasías y refugiarlos, en especial a los esclavos como el protagonista, lejos de la cruda realidad en que se hallaban. Cuando Perro Viejo habla de ella, no sólo es para recordar con cariño a la mujer que le hablaba de su madre, sino también para plantear la negación, que la acompañó durante toda su vida, a ser esclavizada.

Beira, la esclava a la que el protagonista amaba en silencio, desempeña todos los roles que han sido expuestos, pero además es mostrada como de ama de casa. Su lado maternal se evidencia cuando aparece el personaje de Aísa, a la que ella cuida y protege como hija. Decide ayudar a la niña a pesar de las consecuencias a las que se enfrentaría y huye del ingenio.  Nunca la vamos a ver sometida por voluntad propia a las decisiones de los esclavistas, al igual que Aroni, quien murió quemada dentro del barracón como rebelión a lo establecido.

Como personaje representativo de la mujer en la infancia, la escritora nos presenta a Aísa. A pesar de su corta edad, con su caracterización desempeña con gran claridad el rol de esclava. Sufrió las consecuencias de la servidumbre a partir de actos de violencia y la esclavitud a la que fue sometida, desde antes de nacer, la hizo renegar de su condición. El cimarronaje se convierte en el fin único de sus acciones, en la exteriorización de su rebeldía y en el orgullo de su color de piel. Tener conciencia del deber a ser libre, presentado desde un personaje infantil, constituye uno de los ejemplos más representativos de la validación que se realiza dentro de la novela del sujeto negro como ser social.

De manera general se podría decir que a todas las vamos a encontrar desempeñando más de un rol dentro de la novela, lo que las acerca a una línea de representación femenina. Es la mujer como niña, madre y abuela, como objeto de deseo, de respeto y veneración. Pero también es la mujer que trabaja como esclava y la imposición y el rechazo de esta condición es lo que las distingue y las hace diferentes. Contribuyen a la conformación de un discurso reivindicativo del sujeto negro (que se consolida en la caracterización del protagonista), porque a pesar de ser presentadas como mujeres habituales, son caracterizadas con el  fin de validar la raza a la que pertenecen. Son mujeres negras que se saben esclavas de la idea que los demás, -aquellos que las esclavizaron-, tienen de ellas. Su esclavitud no implica que con orgullo hablen de su raza y del derecho que tienen de alcanzar su libertad. Ellas no sólo contribuyen, en su interacción dentro del relato a caracterizar y validar a Perro Viejo, sino que a la vez se validan ellas mismas, como mujeres negras dentro de una sociedad esclavista.

Accesos: 294 Comentarios: 0

Actualidad

(15/11/2018)
Recibió el General de Ejército a Díaz-Canel
(15/11/2018)
Arribaron a Cuba desde Brasil médicos cubanos: «La dignidad viste de blanco»
(15/11/2018)
Comienza rendición de cuentas de delegados o concejales cubanos ante sus electores
(15/11/2018)
Brasil echará en falta a los médicos cubanos

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.