Cesaria Évora: Adiós a una diva

Por: María del Carmen Mestas
Publicado: 16/11/2018

Voz trenzada en la melancolía de las mornas, Cesaria Évora forjó una leyenda y  de los bares portuarios de Mindelo, en el que apenas le pagaban unas monedas o un trago de whisky barato, llegó a triunfar rotundamente en el Olympia de París o el Bottom Line de Nueva York.

Cuando la crítica la equiparaba  con Edith Piaf o Billie Holliday,  ella decía: “No me gustan las comparaciones porque cada cantante es diferente”.

Criada por su abuela y su madre, a los siete años fue enviada a un orfanato regido por monjas, donde estuvo tres años. Al regresar a la casa vagabundeaba por las calles junto a su  hermano.  Cize, como la llamaban, comenzó a cantar con uno de sus novios que tocaba la guitarra.

En el barrio de Lombo tomó más seriamente  la música; recibió clases de Gregorio Goncalvez apodado Ti Goy y fue armándose de un repertorio de mornas de B. Leza y las coladeiras de Frank Cavaquim.

Hizo actuaciones en distintos lugares con cierto éxito como el Café Royal y a partir de 1975 por dificultades económicas  y personales dejó de cantar para ayudar a su familia, en ese periodo que ella denominó Años Oscuros, tuvo que luchar duro.

Se presentó en Portugal gracias a su amigo Bana, cantante y empresario. La vida le sonrió a partir de conocer a José da Silva, quien la embulló a probar suerte en París, donde en 1988 grabó el disco La diva de los pies descalzos, que fue todo un suceso. Luego, seria el álbum Miss Perfumado el que cimentó su fama. Sus conciertos en distintos lugares del mundo fueron realmente maravillosos. En octubre y noviembre de 1996, Cesaria vuelve a  Nueva York donde ofrece 28 conciertos, desde los Grandes  Lagos a Luisiana y California y viaja brevemente a Canadá. El parto de la cantante Madonna impidió que la artista fuera a uno de los recitales neoyokinos de la caboverdiana, cuya música admiraba. Acogen a Cize delirantemente tanto en Brasil como en Japón. El sentimiento de añoranza que trasmite llega al corazón de todos.

Goran Bregovié, autor de la música de los filmes del director Emir Kusturica, la llama para la banda sonora de la película Underground.

La artista  actuó en La Habana  en el 2000, e hizo grabaciones con Compay Segundo y  el pianista Chucho Valdés.

Por su disco Voz de Amor conquistó en el 2003  el Grammy  al mejor álbum de música contemporánea, y vendió alrededor de seis millones de fonogramas.

Fallecida a los 70 años, en Mindelo, luego de una operación a corazón abierto, Cesaria Évora, quien es reconocida como la voz de Cabo Verde, dejó como testamento su indomable rebeldía y un puñado de canciones que al estilo de Mar Azul y Sodade vivirán en el alma de sus admiradores.

Accesos: 1146 Comentarios: 0

Actualidad

(05/12/2019)
Inicia sus actividades en Cuba la directora general de la UNESCO
(05/12/2019)
Una cifra récord de personas necesitará ayuda humanitaria en 2020
(05/12/2019)
Película argentina abre hoy Festival del Nuevo Cine Latinoamericano
(05/12/2019)
Recibe Ana María Mari Machado a embajadora de Croacia en Cuba

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.