Blanca, una titiritera de gran espíritu teatral

Por: José Alemán Mesa
Publicado: 08/11/2018

                                                             

Blanca Rosa Vega es una titiritera argentina que llegó por primera vez a la Jornada Títeres al Centro, en Ciego de Ávila, para como magnífica artista y mujer espectáculo, mostrar a los avileños su enorme capacidad para desdoblarse en una muñeca llamada Amanda o en los personajes de papel de El reino del Rey No.

Con 20 años de experiencia, la graduada de la Escuela de Actores Titiriteros de Avellaneda, en Buenos Aires, capital de esa nación sudamericana, ha trabajado en televisión, conocidas publicidades, en espectáculos propios, y asegura poder vivir del arte, a diferencia de muchos otros homólogos de su país, los que tienen muy difícil mantenerse económicamente con esta hermosa y creativa actividad.

Amante del teatro de papel y de guantes, Blanca logra armar diferentes escenografías y atraer con naturalidad a los seguidores de las historias contadas a través de marionetas, formando parte de un evento que, del 30 de octubre al cuatro de noviembre, reunió a diferentes cultores del país y foráneos.

                                                 

Ella evidencia una formación muy suya, autodidacta, la que le permite mimetizarse con el mundo que representa, mover las piezas que maneja para comunicar un relato fantástico que no siempre se cuenta igual, disponer de varios registros de voz y sentido del ritmo para darle vida a los protagonistas de cada relato.

Sin embargo, antes de dedicarse al maravilloso mundo del teatro para niños, recorrió los caminos de la plástica, el diseño de indumentaria, de escenografía, hasta que empezó a trabajar en un taller para la construcción de títeres, actividad esta que cautivó su curiosidad y la conllevó a los estudios, a las interpretaciones, a la actuación.

Al agua morsa, una excelente obra con títeres de guantes y bocones, le confirió premios provinciales y nacionales de teatro, galardones que permitieron su participación, este año, en el XVI Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, en Colombia.

Curiosa, investigadora, inspiradora, son algunas de las palabras que definen a esta polifacética artista extranjera, que posee un repertorio interesante y admirado, cuyas piezas van desde el entretenimiento hasta la generación de conocimientos, tales como El guardián del agua y Misión Planeta Tierra, basadas en la música y la retroalimentación con los espectadores.

Blanca considera parte de su familia a los muñecos y escenografías que, en gran medida, ella misma ha creado, pues ocupan el diarismo del hogar, donde encuentras títeres por todos lados.

Ella encuentra al interior de la familia los mejores y peores críticos, según sus propias palabras, ya que su esposo es músico y sus cuatro hijos se duermen con las interpretaciones de mamá.

Además de un talento innato y vocación profesional, entrenamiento físico, conocimiento de la actuación, dominio de la manipulación de los muñecos, es Blanca Rosa Vega una maestra fabricante, auténtica artesana del títere, estupenda cultora de esta expresión artística, con sólidas bases estéticas y éticas.

Resulta impresionante cómo ella puede desenvolverse en un área reducida, con excelente visión espacial y posibilidades dramáticas, en tanto trajina el escenario, libre y segura, para colocarse debajo de los títeres, detrás, delante, a un lado, al otro lado.

Tomado de ACN

Accesos: 211 Comentarios: 0

Actualidad

(15/11/2018)
Recibió el General de Ejército a Díaz-Canel
(15/11/2018)
Arribaron a Cuba desde Brasil médicos cubanos: «La dignidad viste de blanco»
(15/11/2018)
Comienza rendición de cuentas de delegados o concejales cubanos ante sus electores
(15/11/2018)
Brasil echará en falta a los médicos cubanos

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.