Rita Suárez del Villar, baluarte de la guerra mambisa del 95

Por: Onelia Chaveco
Publicado: 25/10/2018

                                                    

En Rita Suárez del Villar, conocida como La Cubanita, tiene Cienfuegos y Cuba una muestra tangible del papel protagónico que pueden desempeñar las mujeres,  tanto en tiempo de paz como de conflictos bélicos a favor de la Patria.

Es ella uno de los íconos de las cienfuegueras que a 150 años de las Guerras de Independencia, deviene referente permanente.

Y es que a lo largo de la historia las hijas de esta tierra han dado pruebas de cuanta entereza y valor son capaces de mostrar.

Lo hicieron en el levantamiento armado del Cinco de Septiembre en la persona de Norma Acosta, apresada y torturada por apoyar a los jóvenes del M-26-7; y en Girón cuando un grupo de mujeres integraron el batallón femenino, al frente del cual estuvo Lutgarda Balboa.

Rita nació en Cienfuegos en mayo de 1862, por cuanto su infancia y juventud estuvieron marcadas  por los aires de la contienda de los 10 Años.

Desde temprana edad, vio en su propia casa a su padre y amigos conspirar contra el gobierno español, y uno de sus primos –para obligarlo a dar información- fue  torturado y luego asesinado.

Ello marcó a la muchacha  que desde los 17 años mostró su carácter rebelde, y un vivo ejemplo ocurrió durante la inauguración del Liceo de Cienfuegos, cuando apareció vestida con los colores de la bandera cubana.

La historiadora y escritora Doris Era González, una de las más acuciantes investigadoras de la vida y obra de Suárez del Villar, contó a la Agencia Cubana de Noticias que el aporte de esta mujer a la Guerra de 1895 fue muy amplio porque cooperó con la recolección de dinero, armas y avituallamiento; así como información de interés de los mambises.

Entonces usaba el seudónimo de Guarina, pero al ser casi descubierta,  asumió el sobrenombre de La Cubanita. Tiempo después, el tres de mayo de 1896 fundó el Club Patriótico  que llevaría ese apelativo.

Asegura Era González que junto a su hermano Victoriano, usaron a Cayo Ocampo, uno de los islotes  de la bahía de Cienfuegos, para el trasiego de armas, medicinas, hombres y otros aseguramientos de las tropas mambisas.

Significativas del amor a la Patria y su dedicación fueron las cartas de Rita al Generalísimo Máximo Gómez, quien agradeció la ayuda valiosa de la cienfueguera, al punto que en ocasión de visitar Gómez a esta urbe marinera, llegó hasta casa de la valiente dama para conocerla personalmente, pues estaba por esos días enferma y guardaba reposo.

Sobre esa relación epistolar trata el libro Cartas desconocidas de Máximo Gómez a Rita Suárez del Villar, escrito a cuatro manos entre Doris Era González y el igualmente investigador local, ya fallecido, José Díaz Roque. También de la propia autoría es la obra  Aún crecen las siempre vivas, sobre la existencia de Rita.

Una faceta importante de esta incansable luchadora es la práctica del magisterio durante muchos años,  así como su colaboración en la iniciativa de la construcción del Arco de Triunfo de Cienfuegos en 1902.

Fue por esa época cuando se le reconoció su aporte a las luchas insurrectas y fue nombrada veterana de guerra.

El 24 de octubre de 1961, hace 57 años,  falleció  La Cubanita en suelo natal y sobre su tumba en el cementerio Tomás Acea están escritas las palabras proféticas que le dejó en su álbum Máximo Gómez:

“Encima de tu tumba gloriosa habrá siempre profusión de siemprevivas, colocadas allí por manos cariñosas”.

Tomado de ACN

Accesos: 680 Comentarios: 0

Actualidad

(15/02/2019)
Encabeza Díaz-Canel visita de gobierno a oriental provincia cubana
(15/02/2019)
Eusebio Leal, un portador de la verdad de Cuba
(15/02/2019)
Prueba dinámica: un ejercicio para perfilar cada detalle del Referendo
(15/02/2019)
Comienza en Cuba el llenado de boletas para ingreso a la Educación Superior

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.