La cuestión racial: tema para políticas y debates

Por: Sara Más
Publicado: 14/09/2018

                                                      

Contar con debates y políticas que visibilicen y atiendan la cuestión de la discriminación racial es uno de los retos actuales de la sociedad cubana, señalaron profesionales de la academia, la investigación y activistas en La Habana, el 12 de julio, durante un panel sobre el tema.

“Estamos ante una resignificación del activismo afroamericano y afrocaribeño”, precisó Rosa Campoalegre Septiem, del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS), al abordar el contexto regional  e intervenir en el panel “La cuestión racial en la Cuba actual”, en el espacio Balcón Latinoamericano que mensualmente organiza el Programa dela Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO)-Cuba.

Ese ámbito se caracteriza, entre otros rasgos, por el análisis y revisión del trauma posesclavitud, la articulación entre movimientos y academias, así como el desarrollo de estrategias diversas frente al racismo estructural, agregó.

En el caso particular de Cuba, mencionó la ampliación del activismo afro en el país, de los estudios académicos, los proyectos de liderazgo femenino y que, de un tema tabú, el de la discriminación racial ha pasado a ser asunto de investigación, debate, denuncia y emergencia de propuestas.

“Las políticas públicas no pueden seguir siendo fugitivas en este tema”, sostuvo Campoalegre Septiem, quien ahondó en su importancia más allá del Decenio Internacional de las personas afrodescendientes, fijado por Naciones Unidas de 2015 a 2014.

Para la profesora de Sociología Yulexis Almeida, esa mirada debe tener en cuenta también otras variables, como el género, por su interacción crucial en la sociedad cubana y por tratarse ambas de construcciones sociales de saberes y conocimientos a partir de la biología de hombres y mujeres.

“Lo importante es partir del enfoque de que no somos iguales, pero ninguna diferencia justicia un trato diferenciado de las personas en la sociedad, ni por su género ni por el color de su piel”, argumentó.

Refirió que los prejuicios y los valores simbólicos generados desde visiones discriminatorias se reflejan también en las percepciones sociales que asocian la mala fama de un barrio a la presencia mayoritaria de población negra, la violencia a los hombres negros o la actitud de personas blancas que se declaran no racistas pero no aceptan tener un yerno, una nuera o un jefe negro, entre otros resultados de un estudio de percepción social que realizó en 2009.

Más recientemente, otras investigaciones en curso confirman  las diferencias de oportunidades de jóvenes de piel negra para lograr una mejor preparación con vistas a su acceso a la educación superior, que además de ser una enseñanza feminizada es también, fundamentalmente, de mujeres blancas, detalló.

Se trata de un tema del cual hay que seguir hablando y cuyo análisis debe despojarse de romanticismo, en opinión de Zuleica Romay Guerra, escritora, investigadora y directora del programa de Estudios de Afroamérica de la Casa de las Américas.

Valoró que en la percepción de las manifestaciones del racismo hay que tener en cuenta dos variables: el color de la piel y la edad, pues tiene que ver con la experiencia vital.

Reconoció que la Revolución, su declaración de la erradicación del racismo y sus programas sociales cambiaron completamente la vida de las personas negras en Cuba, pero lo que fueron conquistas para nuestros padres es vivido como un derecho para las generaciones siguientes.

Es un problema histórico de la nación cubana que se mantiene, dijo, no solo por los conflictos no resueltos, sino también por la permanencia de los modelos culturales etnocéntricos en los que hemos sido formados.

“Todo se había quedado guardado en el desván en una sociedad que culturalmente no había resuelto los conflictos implícitos en su conformación, como en todas la sociedades poscoloniales”, comentó.

En estos abordajes siempre estará presente el recordatorio de lo que hemos obtenido, señaló Romay Guerra, en un contexto donde la gente está mucho más entrenada cultural y políticamente para discernir hasta dónde ha pido llegar la justicia social de esta Revolución y lo que aún queremos alcanzar.

Particularizar desde las investigaciones en los diferentes contextos sociales y territoriales del país, crear y aplicar instrumentos que permitan medir la evolución de las brechas sociales y seguir promoviendo la articulación entre el activismo social, cultural y académico en el seguimiento a este tema fueron algunas de las propuestas hechas desde el auditorio.

Accesos: 276 Comentarios: 0

Actualidad

(15/11/2018)
Recibió el General de Ejército a Díaz-Canel
(15/11/2018)
Arribaron a Cuba desde Brasil médicos cubanos: «La dignidad viste de blanco»
(15/11/2018)
Comienza rendición de cuentas de delegados o concejales cubanos ante sus electores
(15/11/2018)
Brasil echará en falta a los médicos cubanos

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.