Olga, una súper abuela en la cría de conejos

Por: Eduardo Luis Martín
Publicado: 14/09/2018

                                                      

El deseo de sentirse útil a los 80 años de edad  hacen a Olga Darias Hernández vivir cada día con intensidad, como si empezara a dar los primeros pasos en su prolongada existencia saludable,  que adorna con un buen carácter y constante actividad.

Allí en su humilde y pintoresca morada, ubicada en la calle Candelaria 204, entre Ciclón y Río, en los predios villaclareños, se las pasa ella acompañada de su guardián el perrito Niño y la gatica Mina, los que complementan la hermosa colección animal que integran la cría de conejos,  a los cuales esta anciana dedica gran parte de su ocupado tiempo.

Esta actividad responde al programa de la Agricultura urbana y suburbana  que se desarrolla en el país en cuanto al aprovechamiento de áreas ociosas y patios de las casas.

                                                

Al referirse a sus conocimientos explica lo relacionado con los 25 años que ha dedicado a la cría de esos animalitos en lo cual acumula una larga experiencia, que transita desde la limpieza e higiene de las jaulas, atención si se enferman, darles los medicamentos, asistir a las conejas en los momentos del parto, el cuidado a los recién nacidos y muchos otros detalles para lograr la total sobrevivencia.

Como medida más eficaz llevo en una libreta el control de las conejas paridoras y sus características con las fechas de embarazo y les creo las condiciones para un parto exitoso y la mayor seguridad de sus descendientes, refiere Olga.

Añade que a ello le favorecen los 14 años que trabajó en la Empresa de Ganado Menor atendiendo a los criadores de conejos y otras especies, a quienes les recibía la mercancía y le permitió intercambiar experiencias.

Esta alegre y dinámica “súper abuela” no le concede mucho tiempo al descanso y desde muy tempranas horas del día y hasta avanzada la tarde se las pasa de un lado para otro, en la preparación de los alimentos para sus animalitos, la limpieza de las conejeras, y la búsqueda de yerba fina en las afueras de la ciudad, tarea que realiza auxiliada de su bicicleta.

                                                

Natural de una zona rural entre Perico y Agramonte, provincia de Matanzas, siendo muy joven quedó huérfana de madre y crió seis hermanos, estudió hasta el quinto grado y después con la Revolución alcanzó el sexto, aprendió corte y costura, bordado y tejido. También cosió para talleres de confecciones desde su casa.

Cuenta que estuvo tres años alejada de las crías para atender a su esposo enfermo, viviendo en Majagua, Ciego de Avila, hasta que falleció y regresó a Santa Clara, donde reinició la actividad, que actualmente tiene a muchos niños que la visitan y ello ha incentivado su deseo de relacionarse con alguna escuela que le permita enseñar a los pequeños su cuidado por ser unos animalitos muy delicados.

En cuanto a su larga data con tanta vitalidad,  confiesa alimentarse bien, pero sin excesos, con comidas naturales, frutas, jugos, hacer algunos ejercicios en el hogar, no fumar y tener buen carácter. Le gustan los chistes, refranes, la música y el baile.

Tomado de ACN

Accesos: 302 Comentarios: 0

Actualidad

(20/09/2018)
Presidente cubano intercambia sobre avance de trasvases en el oriente del país
(20/09/2018)
Sudáfrica y Cuba, por una amistad imperecedera
(20/09/2018)
World Monuments Fund premia a Eusebio Leal por sus esfuerzos por restaurar La Habana
(19/09/2018)
Anuncian actividades previas al aniversario 150 de inicio de la gesta de independencia cubana
(19/09/2018)
Comienza el día 24 en Washington jornada contra bloqueo norteamericano contra Cuba

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.