Artículo 68: Aunque no sea el pollo del arroz con pollo

Por: Vladia Rubio
Publicado: 14/09/2018

                                                                     

El matrimonio entre personas del mismo sexo y no solo entre hombre y mujer, sigue promoviendo debate, junto a otros temas definitorios en el proyecto constitucional que hoy debaten todos los cubanos.

En los últimos días, al menos por los reportes periodísticos principalmente de la TV, el tema del matrimonio entre personas –sin precisar hombre y mujer- parece estar generando menos criterios que al comenzar los debates sobre el proyecto de Constitución en que participan todos los cubanos.

No obstante, a finales de agosto, la doctora Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), se pronunciaba en las redes sociales a propósito de ese artículo 68 del proyecto de Constitución que define al Matrimonio como la unión concertada entre dos personas sin aclarar de qué sexo.

“A Cuba se le criticaba por no avanzar suficientemente en su agenda legislativa para proteger los derechos de las personas LGBT. La voluntad política de avanzar en estos temas se expresa en el nuevo proyecto constitucional. “Ahora, los opositores a nuestra visión de país, tratan de confundir y alimentan los prejuicios y la ignorancia para sabotear este trascendental proceso. El proyecto de constitución supera ampliamente al documento vigente.

“El matrimonio es un derecho que no se le puede negar a las personas LGBT, no solo por ser discriminatorio sino también por sus consecuencias políticas negativas y contrarias al espíritu emancipador de la revolución. Evidentemente, nuestro pueblo necesita más información y argumentos. Debemos ser más activos en los medios. No nos equivoquemos otra vez, que las ingenuidades se pagan con altos precios”.

Así alertaba en Facebook la también diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular. Y rápidamente su mensaje se multiplicó generando criterios a favor y en contra.

Entre quienes suscribían lo dicho por Mariela, Michel Mesa Pulido comentaba: “Sé que es un tema muy fuerte para una sociedad netamente machista pero démosles la oportunidad a todas las personas de que se unan con quienes estimen convenientes, lo importante es ser feliz y contribuir a hacer más grande esta sociedad, no importa si es igual o desigual el matrimonio, lo importantes es el ser humano”.

Por su parte, Rafael Suárez Suárez recordaba que “todo cambia, antes se veía mal que una mujer trabajara, que fuese dirigente, que un hombre colaborará en las tareas del hogar, que la mujer ganase más dinero que el hombre, que un blanco se casase con una negra. Lo que debe existir es el derecho a elegir, que puedan o no casarse, porque habrá gays que no quieran hacerlo, pero por elección, no por impedimento, esa ley en nada lesiona los derechos suyos, usted se casa con quien usted desee, deje que los demás vivan su vida con la misma libertad que usted la suya”.

La directora del Cenesex amplió lo dicho por este Cibernauta: “También se veía mal que las mujeres, los de piel oscura, las personas ancianas o con discapacidades, las enfermas, las del campo o las pobres tuvieran los mismos derechos. Los conceptos de matrimonio y de familia fueron creados en función de intereses dominantes sin respetar realidades humanas mucho más variadas que las impuestas. En tanto la humanidad avanza en la conquista de sus derechos, estos conceptos evolucionan y son más inclusivos y justos. Le guste o no, lo comprenda o no, nacemos con derechos y los estados tienen la responsabilidad de protegerlos. Ese es el papel de la constitución y de su reforma”.

No todos se muestran a favor de este tipo de uniones, entre ellos, José Luis Mosqueda, quien deja claro y conciso su criterio: “...con todo el respeto que se merece este colectivo no comparto el hecho que se puedan casar dos hombres o dos mujeres, eso estuvo mal visto siempre y yo lo sigo viendo igual. Un saludo”

Interesante es el apunte dejado en FB por Rogelio Collado, quien considera que “no se debe contar con estos prejuicios a la hora de decidir sobre los derechos de las personas. No me canso de repetir que si se hubiera esperado a erradicar el racismo y el machismo para que fueran respetados los derechos de negros y mujeres en Cuba, aún existieran escuelas para negros y las mujeres no estarían fuertemente representadas en todas las esferas de la vida nacional. El proceso constituyente es muy bueno, pero sigo creyendo que los asuntos relativos a los derechos humanos de cualquier grupo social no debe depender de la opinión de la mayoría, máxime cuando se trata de derechos de una llamada 'minoría'. Se ha hecho mucho en los últimos años en materia de educación sexual y respeto de la diversidad y eso es loable, pero no debemos confiarnos, los prejuicios están muy fuertemente arraigados en la sociedad”.

Más adelante, el mismo forista José Luis Mosqueda agregó nuevos argumentos: “No estamos hablando de lo mismo, una cosa son los derechos de las personas, mujeres, hombres, negros o blancos, de vivir en unión y compartir esos derechos como se ha hecho en Cuba desde el triunfo de la revolución, y otra es que se puedan casar hombres con hombres y mujeres con mujeres, eso, dígalo quien lo diga, no es natural”.

Luego de agradecer todos los criterios vertidos, a favor y en contra, Mariela Castro apuntó a modo de resumen: “Para seguir haciendo revolución y lograr una sociedad más justa, debemos avanzar en estos temas. No es justo que las parejas heterosexuales podamos optar por el matrimonio y a su vez se le impida este derecho a otras parejas. El matrimonio tiene diferentes fines, la ponderación de su finalidad reproductiva se impuso en la Edad Media. Lean sobre la evolución de la familia y el matrimonio como instituciones sociales”.

El lunes 13 de agosto dio comienzo en Cuba la consulta popular del proyecto de nueva Constitución, que incluye trascendentes novedades, entre ellas, en los órganos de dirección superior, como el retorno a las figuras de Presidente de la República y de Primer Ministro, así como el Consejo de Estado y la Asamblea Nacional del Poder Popular bajo una misma dirección.

Este proceso de masiva consulta llegará a su fin el 15 de noviembre, y todos los criterios serán remitidos a la Asamblea Nacional para la redacción de la carta magna, que se someterá a referendo aprobatorio.

Tomado de Cubasí

Accesos: 494 Comentarios: 0

Actualidad

(15/11/2018)
Recibió el General de Ejército a Díaz-Canel
(15/11/2018)
Arribaron a Cuba desde Brasil médicos cubanos: «La dignidad viste de blanco»
(15/11/2018)
Comienza rendición de cuentas de delegados o concejales cubanos ante sus electores
(15/11/2018)
Brasil echará en falta a los médicos cubanos

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.