Evocar a Iris Dávila en su centenario (1918-2008)

Por: María Eugenia Mesa Olazábal
Publicado: 07/09/2018

                                                                               

Iris Dávila Munné, quien fuera abogada, publicista, dramaturga, redactora, editora, literata, ensayista y conferencista, creó una extensa obra. Desde la infancia dio a conocer pequeñas narraciones en publicaciones locales, labor continuada en la prensa periódica[i]. De adolescente –según dijo- escribió poemas en prosa y narraciones rosa; luego, artículos con pretensiones más serias relacionados con la delincuencia juvenil y los tribunales de menores. En la revista Vanidades se registran artículos donde aparecen sus preocupaciones acerca de la función femenina en la sociedad. En varias oportunidades expresó que “disfrutaba hacer periodismo por su influjo directo, constante, inmediato, en las grandes mayorías”. Además realizó evaluación y divulgación de libros en la Editorial Arte y Literatura.

De la entrevista realizada por Josefa Bracero Torres, recogida en el libro Rostros que se escuchan, se dan detalles de su labor radial. Confiesa haber sido atraída por la radio “como imán”. Tras el cambio de dueño de la emisora CMQ, conoció que podrían surgir oportunidades y aunque carecía de relaciones en el medio acudió en su “ayuda una buena dosis de osadía”, concibió un proyecto de programa: El placer de leer, el cual envió a la estación. La respuesta del director de Programación (Gaspar Pumarejo) fue de rechazo, por considerarlo “demasiado intelectual”; pero mostró interés –tal vez por sus conocimientos- y le ofreció doble trabajo: abogada y redactora de comerciales.

De ese modo ingresa en 1944, a CMQ Radio -la cadena más importante de la época-, y en 1948 estrena su primera novela Teresa Maderal, para el espacio Así es nuestra vida, entonces de baja audiencia que pronto se redimensiona. El argumento lo desarrolla en un pueblo cercano a la capital, tal vez Güines, lugar de nacimiento de la autora. Esta constituyó su primer aporte a la radionovela y, con ella inaugura un prolífero caudal que se esparcirá por la radio y luego por la televisión. Le continuaron: La culpa de la otra; y El precio de un pecado. Tanto ella como Dora Alonso entre 1948 y 1949 se consolidan en este quehacer. Dora en la temática rural e Iris en la extra capitalina. Mientras Dora mantiene durante años el desenvolvimiento de sus novelas en monte adentro, Iris va desarrollando sus argumentos tanto en el campo como en la ciudad. Y, como resultado de la labor realizada por ambas en el manejo de la literatura radial, se generaliza el realismo.

A fines de 1949 ya era una guionista profesional de la dramática radiofónica. En lugar del exotismo y la simple historia de amor imperantes, privilegia los ambientes domésticos citadinos, personajes femeninos y otros de clase baja así como, los roles de médicos o abogados que ayudan a los desvalidos. Así se integra al selecto grupo de escritores que reflejan crudas realidades sociales en los relatos que las cadenas radiales nacionales difundían.

Los espacios Divorciadas y Por los caminos de la vida de la CMQ- Radio, transmitieron de Iris más de cuarenta radionovelas, a estas se suman las radiadas por otras estaciones, aproximadamente sesenta o más; casi todas con gran éxito. Su gestión mediática la realiza como autora exclusiva de Sabatés[ii]. Divorciadas se inaugura en 1949 con: “El caso de Virginia Betancourt”, “El desquite de Estela Fraga”, “El pecado de los hombres”[iii] etc. Cada una era una historia centrada en un personaje femenino que tenía el estatus civil “divorciada” o estaba a punto de serlo, condición generalmente valorada por la sociedad como “mujer fácil”. En términos legales entre las causales de una sentencia de divorcio predominaba “la incompatibilidad de caracteres”, casi siempre la más conveniente para encubrir al hombre. En mayo de 1951, estrena Por los caminos de la vida, se escucharon: “Mi marido me engaña”, “La policía busca a Dina Padrón”, “Historia de tres mujeres”[iv] y otras. Al mes de comenzar a difundirse sus radionovelas, estas desplazaron a las escritas por la famosa Caridad Bravo Adams para el espacio de La novela Camay.

                                                   

La RHC Cadena Azul, también perifoneó varios de sus libretos en el espacio La novela de las ocho; las primeras: “Huérfanos del hogar”[v], Los hijos de la casa cuna”, “Sin amor y sin hogar”, “Tú también eres mi hijo” y, otras cuyos títulos similares denotan historias de los orígenes de criaturas sin amparo filial dejadas o abandonadas en las llamadas Casas cunas por razones disímiles y prejuicios, quizás el más recurrente, ocultar el mal llamado “fruto del pecado” de la mujer-madre. También por esa época Radio Progreso, en el programa Destino de mujer radió: “Ustedes los jóvenes”, “Los que sufren son los hijos”, “Cobardía”, “La grandeza de los pobres”, “Madres solteras” etc.

La revista Caimán Barbudo, en septiembre de 1977, publicó una entrevista realizada por Víctor Martín a Iris Dávila, titulada: <>. En síntesis afirmó: “la radio novela existe, debido a que trajo a la cultura acumulada una innovación de proyecciones prometedoras”; su “carácter popular constituye una condición inseparable” por eso su “importancia es enorme y, aventaja a otros géneros radiales de ficción”. Al finalizar, aseveró: “La radio-novela es una categoría literaria y le atañe idéntica responsabilidad que al resto de las manifestaciones culturales”.

Incorporada a la televisión estrena diversas historias en el Canal 6 (CMQ TV), para un nuevo programa: Una luz en el camino. Sus guiones visualizaron unitarios y relatos episódicos y estrenó la telenovela: Rosa María. A inicios de 1958, comparte guiones con Aleyda Amaya. Deviene asesora de radio-televisión y redactora del Departamento de Comerciales de la Publicitaria Siboney. Escribe y dirige la grabación de un spot televisivo del jabón Rina, que burla la censura de la dictadura agonizante[vi]. Dos años después, ese canal sustituye el dramatizado El arte de ser feliz con la novela “Qué buenas son las mujeres” y, poco antes de 1962, releva a Hilda Morales en La vida siempre empieza, de Radio Progreso, asesora La novela cubana en la CMQ y, la escribe junto a Dora Alonso y Elia Méndez. En 1967 estrena en el Canal 4, la telenovela Rumbos opuestos, sobre trabajadoras citadinas.

El éxito de las historias de Iris Dávila se palpa desde los primeros años en el medio. En las encuestas de opinión organizadas por la Asociación de anunciantes de Cuba – conocidas como survey- emitidas por los radioyentes, le otorgó varios premios. Esos resultados aparecen registrados en Bohemia donde consta que sus radionovelas ocupaban los primeros lugares. Un éxito sin precedentes obtuvo el programa Por los caminos de la vida, en 1954 con la radiación de “Dos contra uno”, obra profundamente humana, narra la historia de dos vidas humildes que por su afán de superación, guiados por nobles ideales llegaron a las más altas esferas sociales; los personajes se arraigaron de tal modo en la audiencia que Iris recibía por miles las cartas de todo el país pidiendo que no terminara la novela, la solicitud popular fue complacida con: “Sergio Velásquez acusa” dando continuidad a los personajes. De ella apunta la redacción-, “Iris Dávila levanta un índice acusador a la sociedad corrompida que con sus vicios y lacras, pervierte a la juventud[vii].

Por esa época la competencia entre las empresas patrocinadoras era muy fuerte[viii] y se imponía la más oída -en correspondencia con la inversión- que, en “el caso de los dramatizados, podía ser una de esas novelas, llenas de lágrimas y acontecimientos de un melodramatismo que a veces llegaba a la cursilería”.– básicamente de CMQ y RHC Cadena Azul-, con el afán de ganar dinero a través de los anuncios comerciales, en función de aumentar el numero de oyentes “hacían que las posibilidades estético-educativas quedasen subordinadas al gusto y al nivel de grandes sectores de amas de casa o de familias enteras de baja instrucción o pobre sensibilidad artística”.[ix] (Sainz y Hernández: 2003. T. II 262- 268).

La dinámica de la Revolución y la vitalidad de Iris, armonizaron ante las urgencias del momento. En 1959 escribió programas radiales y comunicados como ejecutiva de una asociación femenina[x], A mediados del año -junto a Vilma Espín- crea en Radio Rebelde el primer programa destinado a movilizar a las mujeres. En 1960 al constituirse la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), es una de sus fundadoras; crea para la Secretaría de Educación y Cultura piezas teatrales[xi] que abordan la evolución social femenina. Entre tanto desempeña diversas tareas como miembro del Consejo de la –Radio Nacional, asesora la dirección de CMQ e imparte Teoría y Composición Literaria en los cursos organizados por el ICRT a fin de preparar escritores para los medios. De esa etapa resulta un trabajo sobre la novela radial como género literario, no publicado hasta el 2007 por Ediciones Unión, texto reconocido por el intelectual Raymundo Lazo, quien estimó -en 1967- que era “el primer trabajo teórico sobre la literatura radial, relegada en términos generales como género literario”[xii].

                                                                   

 

Su experiencia práctica y teórica le posibilitó, participar en el primer encuentro sobre telenovelas, organizado -en 1989-, por la Cátedra de Comunicación (Universidad de Sao Paulo, Brasil) con una conferencia sobre el autor de El derecho de nacer y su trascendida novela.

Iris Dávila no solo fue una exitosa guionista dramática y activa académica. Su desempeño periodístico marcado por su inteligencia y estilo de redacción están presentes en el libro Delirio de periodista; donde aparecen sus análisis sobre la evolución de la cultura masiva universal y las precedencias teóricas y singularidades del melodrama, el folletín, los seriales y radio-telenovelas. Dicho volumen tiene además, una sección dedicada a resaltar siete figuras femeninas agrupadas bajo el acápite <> (Capitulo que –salvando las distancias y la intención- recuerda la Galería de mujeres célebres de la Avellaneda, en el Álbum cubano de lo bueno y lo bello), en el libro de Iris están reseñadas: Sara Isalgué. Maestra normalista. Intelectual eminentísima; Pepilla la de Juan. María Villar Buceta (maestra y poetisa); Beatriz. Beatriz Allende. Médica. Eligió la profesión de su padre; La capitana. Isabel Rielo. Capitana del pelotón Mariana Grajales del Ejército Rebelde; Raquel. Raquel Revuelta. Primerísima actriz, Directora de Teatro Estudio; Por esas altitudes. Mirta Aguirre. Escritora, ensayista, poetisa; Noventa y cuatro años de juventud. América Palenque. Federada destacada ganadora del premio testimonio organizado por el XII Aniversario de la FMC.

Por último, en el sitio digital Latinas Destacadas, se advierte: “Iris Dávila fue la única creadora de ficción radial-televisiva que poseía el oficio de escribir con éxito probado en los medios de comunicación durante décadas y a la par; podía diseccionarla teóricamente para identificar sus precedencias y singularidades dentro de la cultura masiva universal y nuestra propia historia”.

Principales reconocimientos:

Orden Ana Betancourt; Medalla Alejo Carpentier.

 Premio Nacional de Radio por la obra de la vida.

 Artista de Mérito de la radio y la televisión

Distinción por la Cultura Nacional.

Distinción Raúl Gómez García.

Distinción 23 de agosto.

Distinción 28 de septiembre.

Micrófono por el setenta aniversario de la radio cubana.

Medalla conmemorativa por el veinticinco aniversario del Instituto Cubano de Radio y Televisión.

 

Notas

[1] Iris Dávila colaboró en publicaciones periódicas tales como: El país gráfico, El Mundo, Cúspide, de Melena del Sur, Bohemia, Carteles, Vanidades, Mujeres. Noticias de Hoy, Revolución, La Gaceta de Cuba, Moncada, Granma, Juventud Rebelde, Romances, Vanidades, Verde Olivo, Opina, Trabajadores. Trabajos suyos han sido antologados en Lecturas Literarias. 6º grado y en Las mujeres y el sentido del humor (1986).

[1] La jabonera Sabatés era la filial cubana de la estadounidense Procter and Gamble, decisivo patrocinador en Cuba

[1] El pecado de los hombres, se volvió a radiar en este espacio de la CMQ en 1951 y durante la década del cincuenta por otras emisoras. Durante algún tiempo dicha novela fue escrita por José Sánchez Arcilla, patrocinada por la jabonera Gravi, pero desde 1955, fue continuada por Iris Dávila y en menos de un año, asciende de 7 a 27 puntos de rating.

[1] Historia de tres mujeres fue televisada en México en la década del ochenta, en Cuba fue un éxito de la radio cubana.

[1] Según nota insertada en Recuadro radial, de la página Radiolanadia de la revista Bohemia, a los Directores de Programas de la CMQ no les gustó mucho que Irís Dávila, la autora de Divorciadas, firmara con la Gravi, para radiar por la RHC Cadena Azul, su radionovela “Huérfanos del hogar”. [Porque] dicen que Irís Dávila es hechura de la CMQ. Bohemia. Año 42, No. 11. La Habana, marzo 12, 1950, p. 60.

[1] Se trata de la grabación de un comercial del jabón Rina que se haría famoso. Interpretado por la famosa actriz y locutora Consuelo Vidal, devino pieza comunicativa paradigmática de propaganda política sutil pero eficaz, de tal claridad conceptual que armonizaba su función comercial con la idiosincrasia cubana y con el momento más cruento de la dictadura. Los lemas: “La fe mueve montañas “y “Hay que tener fe, que todo llega”.

[1] En la página dedicada al citado reportaje se insertan fotos ilustrativas de Iris, en una de ellas, ante su mesa de trabajo colmada de cartas (“más de 15,000”), también aparece la escritora de visita en una casa de familia muy humilde.

[1] La revista Bohemia, en la página Tele-Radiolandia., registra (edición del 7 de febrero de 1955, p. 44), da a conocer en un pequeño recuadro que el conocido poeta José Ángel Buesa y, también escritor de radionovelas patrocinadas por la empresa Philling, polemizaba con dicha empresa por la salida al aire de su novela El vendedor de mujeres, porque los patrocinadores se oponían alarmados por semejante título, el caso es que Buesa ganó la polémica cuando argumentó que Crusellas estaba radiando una denominada Yo compro esta mujer.

[1] Según se aborda este asunto, en la Historia de la Literatura Cubana, la competitividad entre los patronos – básicamente de CMQ y RHC Cadena Azul-, con el afán de ganar dinero a través de los anuncios comerciales, en función de aumentar el número de oyentes. Ese interés económico por tantas dramatizaciones basadas en hechos reales: decepciones amorosas, crímenes pasionales, adulterios, conflictos íntimos, en los que la imagen de la mujer es poco educativa, iba creando y “sustentando un esquema típico de una sociedad machista y subdesarrollada”. A juicio de los especialistas del Instituto de Literatura y Lingüística esas radionovelas - era “subliteratura”, sustentadas en un método que se correspondía con “la necesidad del gusto” impuesto por la radio la cual determinaba cambios que convertían una obra célebre en baratos folletines; esa “subversión de valores repercutía incluso, en la ética: la conducta y conflictos de la mujer, personajes sufridos y humillados por hombres sin escrúpulos, invitaban a permanecer dentro de las normas de pureza aprobadas por la sociedad y que a la postre redimían al personaje infame”. En este sentido estiman que: “las radionovelas tuvieron una gran influencia en la conducta de los radioyentes -especialmente en las mujeres- , hasta el extremo de determinar cambios en su vida, tal sucedió con El derecho de nacer cuando muchas gestantes renunciaron al aborto. En Historia de la Literatura Cubana. Sainz y Hernández: 2003. T. II 262- 268).

[1] A principios de 1959 —como esposa de un médico, integra la Asociación Femenina Médico Revolucionaria que apoya a los combatientes del Ejército Rebelde recién llegados a La Habana, y para ella escribe programas radiales y comunicados.

[1] En los años 60, Iris Dávila se vuelca a un mare magnum de actividades: participa en publicitarias intervenidas en el edificio Radiocentro; redacta la revista Nuestra industria en el Ministerio de Industria; en el Departamento de Teatro del Consejo Provincial de Cultura, sus comedias de un acto se representan en las Brigadas Covarrubias (1962-1963) y el cuadro de comedias del entonces Instituto de Radiodifusión, en todo el país sin dejar de dictar conferencias literarias en centros docentes, laborales y sindicales. En el Consejo Nacional de Cultura, hasta 1965, escribe textos para los planes de estudios de la educación obrero-campesina y los publica cada semana en la sección “El placer de leer”, de Bohemia, publicación donde también aparece su narración Un cuento sencillo, incluida al año siguiente en la Selección de Lecturas Literarias de 6to.grado. Libros publicados: En un submarino de cristal. Cuentos infantiles. Gente Nueva (1984); Intimidades. Cuentos. ICL (1998); Delirio de periodista: Ediciones Unión (2007). Recopilación de textos publicados en publicaciones periódicas: El País, Gráfico, Bohemia, Mujeres, Granma, sobre temas patrióticos, ansias sociales y aspectos de la relación entre arte y literaturas y medios masivos de comunicación.

18 Cita tomada del reportaje de Sahily Tabares: <> Bohemia. La Habana, 4 de julio, 1993.

 

Bibliografía

-Bracero Torres, Josefa: Rostros que se escuchan. Edición actualizada. Editorial Letras Cubanas. Colección Voces. La Habana. 2005

- Contreras Orlando: <> Delirio de periodista. Ediciones Unión. La Habana, 2007, pp. 5-13-

- Cue Sierra, Mayra: <> Martes, 28 Julio 2015 15:08 | http//www.envivo.icrt.cu.cult.cu/componet/contact/contact.

- Dávila, Iris Delirio de periodista. Editorial UNION, La Habana, 2007

- García Maruz, Fina: La crítica y la polémica en el Papel Periódico de la Habana. La Literatura en el papel Periódico de la Habana. (1790-1805). Editorial Letras Cubanas. La Habana, 1990

-Hoz; Pedro de la: Nota. >>. Gramma, sábado 19 de enero, 2008.

-Iris | siemprelatina.com . Julio 8, 2016. Iris Dávila. Famosa escritora y guionista cubana de novelas radiales- televisivas. siemprelatina.com/tag/iris.http//siempre.latina.com/categoria/latinas_destacadas.

-Lista. <>

https/www.cibercuba.com. Artículo. Cultura. Noviembre, 28, 2015
- López, Oscar Luís: La radio en Cuba. Editorial Letras Cubanas. La Habana, 1981.

pp.223, 238, 363, 363-364.

- Martín Víctor: <>. Entrevista. Caimán Barbudo, 2da época (198): p. 7, 24, 31 septiembre, 1977

- Redacción: <<Éxito extraordinario de una novela radial>> Año. 48. No. 27. Bohemia, La Habana, julio 4, 1954, p. 48.

-SAINZ E. y HERNANDEZ R. Historia de la Literatura Cubana. Tomo II. Instituto de Literatura y Lingüística. Edit. Letras Cubanas. La Habana, 2003, pp. 204-209; 262-268)

 

 

 

[i] Iris Dávila colaboró en publicaciones periódicas tales como: El país gráfico, El Mundo, Cúspide, de Melena del Sur, Bohemia, Carteles, Vanidades, Mujeres. Noticias de Hoy, Revolución, La Gaceta de Cuba, Moncada, Granma, Juventud Rebelde, Romances, Vanidades, Verde Olivo, Opina, Trabajadores. Trabajos suyos han sido antologados en Lecturas Literarias. 6º grado y en Las mujeres y el sentido del humor (1986).

[ii] La jabonera Sabatés era la filial cubana de la estadounidense Procter and Gamble, decisivo patrocinador en Cuba

[iii] El pecado de los hombres, se volvió a radiar en este espacio de la CMQ en 1951 y durante la década del cincuenta por otras emisoras. Durante algún tiempo dicha novela fue escrita por José Sánchez Arcilla, patrocinada por la jabonera Gravi, pero desde 1955, fue continuada por Iris Dávila y en menos de un año, asciende de 7 a 27 puntos de rating.

[iv] Historia de tres mujeres fue televisada en México en la década del ochenta, en Cuba fue un éxito de la radio cubana.

[v] Según nota insertada en Recuadro radial, de la página Radiolanadia de la revista Bohemia, a los Directores de Programas de la CMQ no les gustó mucho que Irís Dávila, la autora de Divorciadas, firmara con la Gravi, para radiar por la RHC Cadena Azul, su radionovela “Huérfanos del hogar”. [Porque] dicen que Irís Dávila es hechura de la CMQ. Bohemia. Año 42, No. 11. La Habana, marzo 12, 1950, p. 60.

[vi] Se trata de la grabación de un comercial del jabón Rina que se haría famoso. Interpretado por la famosa actriz y locutora Consuelo Vidal, devino pieza comunicativa paradigmática de propaganda política sutil pero eficaz, de tal claridad conceptual que armonizaba su función comercial con la idiosincrasia cubana y con el momento más cruento de la dictadura. Los lemas: “La fe mueve montañas “y “Hay que tener fe, que todo llega”.

[vii] En la página dedicada al citado reportaje se insertan fotos ilustrativas de Iris, en una de ellas, ante su mesa de trabajo colmada de cartas (“más de 15,000”), también aparece la escritora de visita en una casa de familia muy humilde.

[viii] La revista Bohemia, en la página Tele-Radiolandia., registra (edición del 7 de febrero de 1955, p. 44), da a conocer en un pequeño recuadro que el conocido poeta José Ángel Buesa y, también escritor de radionovelas patrocinadas por la empresa Philling, polemizaba con dicha empresa por la salida al aire de su novela El vendedor de mujeres, porque los patrocinadores se oponían alarmados por semejante título, el caso es que Buesa ganó la polémica cuando argumentó que Crusellas estaba radiando una denominada Yo compro esta mujer.

[ix] Según se aborda este asunto, en la Historia de la Literatura Cubana, la competitividad entre los patronos – básicamente de CMQ y RHC Cadena Azul-, con el afán de ganar dinero a través de los anuncios comerciales, en función de aumentar el número de oyentes. Ese interés económico por tantas dramatizaciones basadas en hechos reales: decepciones amorosas, crímenes pasionales, adulterios, conflictos íntimos, en los que la imagen de la mujer es poco educativa, iba creando y “sustentando un esquema típico de una sociedad machista y subdesarrollada”. A juicio de los especialistas del Instituto de Literatura y Lingüística esas radionovelas - era “subliteratura”, sustentadas en un método que se correspondía con “la necesidad del gusto” impuesto por la radio la cual determinaba cambios que convertían una obra célebre en baratos folletines; esa “subversión de valores repercutía incluso, en la ética: la conducta y conflictos de la mujer, personajes sufridos y humillados por hombres sin escrúpulos, invitaban a permanecer dentro de las normas de pureza aprobadas por la sociedad y que a la postre redimían al personaje infame”. En este sentido estiman que: “las radionovelas tuvieron una gran influencia en la conducta de los radioyentes -especialmente en las mujeres- , hasta el extremo de determinar cambios en su vida, tal sucedió con El derecho de nacer cuando muchas gestantes renunciaron al aborto. En Historia de la Literatura Cubana. Sainz y Hernández: 2003. T. II 262- 268).

[x] A principios de 1959 —como esposa de un médico, integra la Asociación Femenina Médico Revolucionaria que apoya a los combatientes del Ejército Rebelde recién llegados a La Habana, y para ella escribe programas radiales y comunicados.

[xi] En los años 60, Iris Dávila se vuelca a un mare magnum de actividades: participa en publicitarias intervenidas en el edificio Radiocentro; redacta la revista Nuestra industria en el Ministerio de Industria; en el Departamento de Teatro del Consejo Provincial de Cultura, sus comedias de un acto se representan en las Brigadas Covarrubias (1962-1963) y el cuadro de comedias del entonces Instituto de Radiodifusión, en todo el país sin dejar de dictar conferencias literarias en centros docentes, laborales y sindicales. En el Consejo Nacional de Cultura, hasta 1965, escribe textos para los planes de estudios de la educación obrero-campesina y los publica cada semana en la sección “El placer de leer”, de Bohemia, publicación donde también aparece su narración Un cuento sencillo, incluida al año siguiente en la Selección de Lecturas Literarias de 6to.grado. Libros publicados: En un submarino de cristal. Cuentos infantiles. Gente Nueva (1984); Intimidades. Cuentos. ICL (1998); Delirio de periodista: Ediciones Unión (2007). Recopilación de textos publicados en publicaciones periódicas: El País, Gráfico, Bohemia, Mujeres, Granma, sobre temas patrióticos, ansias sociales y aspectos de la relación entre arte y literaturas y medios masivos de comunicación.

18 Cita tomada del reportaje de Sahily Tabares: <> Bohemia. La Habana, 4 de julio, 1993.

 

Bibliografía

-Bracero Torres, Josefa: Rostros que se escuchan. Edición actualizada. Editorial Letras Cubanas. Colección Voces. La Habana. 2005

- Contreras Orlando: <> Delirio de periodista. Ediciones Unión. La Habana, 2007, pp. 5-13-

- Cue Sierra, Mayra: <> Martes, 28 Julio 2015 15:08 | http//www.envivo.icrt.cu.cult.cu/componet/contact/contact.

- Dávila, Iris Delirio de periodista. Editorial UNION, La Habana, 2007

- García Maruz, Fina: La crítica y la polémica en el Papel Periódico de la Habana. La Literatura en el papel Periódico de la Habana. (1790-1805). Editorial Letras Cubanas. La Habana, 1990

-Hoz; Pedro de la: Nota. >>. Gramma, sábado 19 de enero, 2008.

-Iris | siemprelatina.com . Julio 8, 2016. Iris Dávila. Famosa escritora y guionista cubana de novelas radiales- televisivas. siemprelatina.com/tag/iris.http//siempre.latina.com/categoria/latinas_destacadas.

-Lista. <>

https/www.cibercuba.com. Artículo. Cultura. Noviembre, 28, 2015
- López, Oscar Luís: La radio en Cuba. Editorial Letras Cubanas. La Habana, 1981.

pp.223, 238, 363, 363-364.

- Martín Víctor: <>. Entrevista. Caimán Barbudo, 2da época (198): p. 7, 24, 31 septiembre, 1977

- Redacción: <<Éxito extraordinario de una novela radial>> Año. 48. No. 27. Bohemia, La Habana, julio 4, 1954, p. 48.

-SAINZ E. y HERNANDEZ R. Historia de la Literatura Cubana. Tomo II. Instituto de Literatura y Lingüística. Edit. Letras Cubanas. La Habana, 2003, pp. 204-209; 262-268)

 

 

Accesos: 414 Comentarios: 0

Actualidad

(15/11/2018)
Recibió el General de Ejército a Díaz-Canel
(15/11/2018)
Arribaron a Cuba desde Brasil médicos cubanos: «La dignidad viste de blanco»
(15/11/2018)
Comienza rendición de cuentas de delegados o concejales cubanos ante sus electores
(15/11/2018)
Brasil echará en falta a los médicos cubanos

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.