Recuerdos de la Mora

Por: Marimé Alfonso
Publicado: 06/09/2018

                     

Colmaré de sol tus labios/ cantarán mis  besos  tiernas melodías  /con sabor a ti, cielo de mi sol, /tú.

Aquel día inolvidable,  entrevisté a Moraima Secada, La Mora, en su hogar. Oírla tararear la canción de Jorge Mazón, Tú, mi rosa azul, una de sus preferidas,  fue verdaderamente mágico. Aquella mujer era todo sentimiento.

Estaba muy alegre y a petición  de la fotógrafa Mercedes Ramírez,  posó para la cámara. Luego, con una llamada me agradeció la entrevista aparecida en nuestra publicación.

Conocida en el ambiente artístico como La Mora, su modo de cantar  la hizo notable dentro del movimiento filin. Nació  en Villa Clara, el 10 de septiembre de 1930; desde pequeña se interesó  por la música. Al trasladarse su familia a La Habana, se presentó  en el programa de la Corte Suprema del Arte, en el que ganó uno de los premios al interpretar el pasodoble Valencia.

En la capital, disfrutaba la compañía de un grupo de muchachos y muchachas  que amaban la música. Se reunían en diferentes tertulias familiares  para cantar, bailar  y reír. Etapa de renovación en muestra cancionística  porque los autores dieron a conocer piezas que resultaron antológicas. A las descargas acudían los filineros José Antonio Méndez, Portillo de la Luz, el Niño Rivera, Luis Yáñez, Rosendo Ruiz, Ángel Díaz, Omara,...

Tuvo que trabajar muy duro como planchadora  con un sueldo que apenas alcanzaba para lo más necesario. El corazón se le llenó de gozo  cuando integró  la orquesta Anacaona, que  hacía furor en los llamados Aires Libres, del Prado. Con esa agrupación femenina viajó a Haití, Santo Domingo, Venezuela.

Un momento culminante  en su carrera: la creación del cuarteto de las D’Aida con Omara,  Haydée y Elena y la directora  Aida Diestro, quien hacía  un montaje único de voces.
De aquella agrupación, diría  La Mora:                

Yo creo que el cuarteto rebasó nuestras propias expectativas por su tratamiento vocal y armónico muy novedoso. Realmente  hicimos furor; nos llamaban de todos los lugares: actuamos en cabarets como el Capri, en Tropicana, estuvimos en un club muy visitado que se llamaba La Campana, también radio y televisión en programas estelares.

El cuarteto  realizó numerosas giras que lo llevó a Estados Unidos, Venezuela, México, Argentina, Uruguay, Chile, Puerto Rico. Además, de grabar discos que hoy son muy codiciados.

Cuando Moraima, La Mora, se separó de esa agrupación se unió a los  Hermanos Bravo. En 1960, integró la nómina del cuarteto de Meme Solís junto a los músicos Horacio Riquelme y Ernesto Marín. Por 1964, debuta en el Salón Libertad, del Hotel Nacional, acompañada por el combo de Samuel Téllez. Su voz, su temperamento huracanado se imponen en el Festival de la Canción de Varadero 70.En 1974, hizo un recordado recital en el Teatro Amadeo Roldán con la Orquesta Cubana de Música Moderna.

En 1979, con Elena y Omara cumplimenta una invitación a México para el programa televisivo Nostalgias, de Jorge Saldaña, donde las tres rememoran sus éxitos. Al regresar graban la canción Amigas, que les dedicara el  compositor Alberto Vera.

Fallecida en  1984, La Mora nos dejó canciones imborrables  como Alivio, Julio Cobo, Vuélvete a mi, de Tania Castellanos, Cuidado, de Nacho González, Perdóname conciencia, de Piloto y Vera, Ese que está allí, de Juan Arrondo y  Depende de ti, de Chany Chelacy.        

Accesos: 318 Comentarios: 0

Actualidad

(15/11/2018)
Recibió el General de Ejército a Díaz-Canel
(15/11/2018)
Arribaron a Cuba desde Brasil médicos cubanos: «La dignidad viste de blanco»
(15/11/2018)
Comienza rendición de cuentas de delegados o concejales cubanos ante sus electores
(15/11/2018)
Brasil echará en falta a los médicos cubanos

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.