Desde su lirismo

Por: María del Carmen Mestas
Publicado: 06/09/2018

Para los que aman la poesía es motivo de disfrute la publicación  del volumen  Los sabios días, de la poeta y pintora Cleva Solís. No hay mejor ocasión que su centenario para que llegue a los lectores el entrañable libro editado por  Letras Cubanas. El crítico Virgilio López Lemus ha expresado:

“Los sabios días mantiene el formato, las estructuras y los temas esenciales de toda su obra: poemas en versos libres muy rítmicos: prosa lírica y viñetas que funcionan como poemas en prosa: a veces con pequeñas anécdotas cargadas de lirismo. Me gustaría resumir los temas en uno solo: la sorpresa ante la realidad. No lo sorprendente a la manera surrealista, sino la actitud asombrada de la poetisa  ante lo que ve, escucha, palpa, siente, en un conjunto sensorial en el que se enfrenta con singular atención al mundo  en torno. A veces Cleva mira como una niña. Una simpática mirada ingenua advierte  belleza y bondad en el mundo en que  otros cuentan dolor, penurias “pecados” o inclemencia. Y esa ingenuidad maravillosa es la que hace del libro una lectura encantadora.”

Fue la escritura ejercicio que  apasionó a Cleva Solís, y, en especial, al verso dedicó mucho de su  vida. La autora pasó por la vida  con una sencillez que, sin embargo, no apagó los fulgores de su poesía. Lezama Lima al referirse a ella la definió como “dueña de la alegría severa de la hoja interrogada por un pájaro”.

Cienfueguera, nacida en 1918, se dedicó a los estudios publicitarios en la Universidad Masónica José Martí, además de aprender  Biblioteconomía y realizar estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana.  Su firma prestigió numerosas publicaciones como Islas, Lunes de Revolución y otras. Perteneció al ámbito poético que reunió a destacados intelectuales en la revista Orígenes.

Entre sus poemarios están los titulados: Vigilia;  Las mágicas distancias, A nadie espera el tiempo y Los sabios días. En antologías figura  su poema El jazz.

Si alguien la admiró fue  Fina García Marruz, quien en 1933 dictó una conferencia sobre la poeta cienfueguera en la Universidad Complutense de Madrid. De ella, dijo: Humilde, con dureza en el centro ( de almendra, no de corazón), aristócrata/ como un gris no tocado/ sino por las brumas/ de un alba muy antigua/  de veras/ única amiga.

Cleva fue muy amiga de otros poetas como Lezama Lima y Samuel Feijoo, y dejó poemas que conjugan el barroquismo con la sabiduría reflexiva.

También fue pintora y perteneció al grupo Signos, que el propio Feijoo  dirigió; precisamente, con él participó en una exposición en Lausana, Suiza, en 1983. Hay noticias de que su última exhibición pictórica tuvo lugar en Espacio Aglutinador, en 1995.su obra se encuentra en numerosas colecciones en Cuba y el extranjero

En ocasión de recibir Dulce María Loynaz el Premio Cervantes nombró a Cleva comisaria de sus exposiciones en Madrid, lo que reafirma el  gran aprecio que por ella

Accesos: 202 Comentarios: 0

Actualidad

(15/11/2018)
Recibió el General de Ejército a Díaz-Canel
(15/11/2018)
Arribaron a Cuba desde Brasil médicos cubanos: «La dignidad viste de blanco»
(15/11/2018)
Comienza rendición de cuentas de delegados o concejales cubanos ante sus electores
(15/11/2018)
Brasil echará en falta a los médicos cubanos

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.