¿Un libro, las vacaciones o la cotidianidad?

Por: Lissy Villar Muñoz
Publicado: 19/07/2018

                      

Es común en las vacaciones encontrar en algunas calles del Vedado puestos de libros. Una librería ambulante en el parque El Quijote nos acerca a un mundo quizás no frecuentado: no hay un estudio de cuántas personas se acercan a una librería y cuántas compran libros, pero la realidad apunta que en no pocas ocasiones se prefiere otro tipo de recreación. No es objetivo de este escrito teorizar sobre la importancia de los libros en el crecimiento espiritual de las personas (aunque debamos entender que es imprescindible), ni dar una charla que aburra.

Sin embargo, a raíz de una situación que presencié quiero compartir con ustedes algunas ideas. Precisamente en ese parque de J, en el Vedado, donde hay una escultura que me recuerda mis largas horas de espera  del ómnibus 195 (ahora A 95), pusieron un puesto de venta de libros. Allí encontré poesía de Luis Rogelio Nogueras, en un precio módico. Pero también a Juana Azurduy, de la colección Antiprincesas.

Una madre con su hija buscaba “libros de niñas”, y le recomendé el único libro que quedaba de la colección Antiprincesas. Al ojearlo dijo que los dibujos estaban feos. Le preguntó a la niña si lo quería. No sé qué pasó después pero no lo compró.

¿Sabemos qué hizo la heroína boliviana Juana Azurduy? ¿Sabemos por qué existen muchas mujeres de las que no se hablan? ¿Sabemos solo por los dibujos si un libro es “bueno o malo”? Pues comprar un libro para que niñas y niños lo lean y conozcan sobre valerosas mujeres que desafiaron la época que las desestimaban resulta una necesidad para entender lo que nos rodea, los comportamientos y actitudes.

Los niñ@s pueden saber lo que les gusta o lo que no, pero es cuestión de inculcarles ciertos valores para que reconozcan por sí solos, cuando vayan creciendo qué es estéticamente hermoso y cuánto aportan los textos que leemos.

¿Cómo educamos a nuestros hij@s?

La colección Antiprincesas es una propuesta diferente que realizó la editorial Caminos del Centro Martin Luther King, en Cuba con la Editorial  Chirimbote, de Argentina, quien tuvo la idea original.

Es una manera de desmontar la idea de que las muchachas, niñas, niños crean que son princesas, héroes y que tengan necesidad de sentirse como tal. Las cualidades físicas de las princesas es lo que siempre se resaltan en las historias, no sus valores y fuerza interior. Las princesas son delicadas, bellas -según lo que la cultura occidental considera que es bello-, refinadas, perfectas. Sabemos que la perfección no encaja en la vida del ser humano, pues es la diversidad la que nos enriquece y el aprendizaje de nuestros errores que hace que existamos. Entonces por qué no mostrarle mujeres, hombres que han sido grandes y que han creído en la justicia social y la dignidad humana.  

Repensarnos cómo educar a nuestros hij@s en esta cotidianidad tan convulsa como la nuestra es un desafío y una urgencia que no podemos dejar al tiempo. Y se educa en la visita a un museo, en compartir una película junt@s, en crear espacios diarios donde nos retroalimentemos. Podemos imaginarnos que estamos en la casa de Carlos Marx y al igual que su familia montar una obra de teatro, o confeccionar un libro de dibujo y recortes sobre lo que se aprende en la semana tanto en la escuela como en la vida.

Pensemos. Esto son solo propuestas para hacer de nuestro universo más pequeño un lugar más agradable.     

Accesos: 347 Comentarios: 0

Actualidad

(23/10/2018)
La ONU pide respeto a la ley internacional en trato a caravana de migrantes
(22/10/2018)
Movimiento obrero ratifica protagonismo sindical en la Revolución cubana
(22/10/2018)
Presentan libro fotográfico sobre bailarina cubana Viengsay Valdés
(18/10/2018)
Amenaza EE.UU con desplegar tropas en frontera sur ante avance de migrantes

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.