Aprovechar lo bueno, reducir los daños de vivir en línea

Por: Yaditza del Sol González
Publicado: 11/05/2018

Es necesario desarrollar capacidades en los menores desde la escuela, y fuera de ella, para que sepan hacer mejor uso de internet. Foto: Osval¿Son las tecnologías y el entorno digital una puerta de acceso para que niños y adolescentes tracen nuevas rutas de comunicación y aprendizaje, o una amenaza para su bienestar, pues la inmersión en la red de redes puede exponerlos a materiales inadecuados y otros daños en línea como el abuso, la explotación y el acoso cibernético?

Esta preocupación no deja de estar latente hoy día, pues, dejando a un lado la interrogante de si son buenas o malas, las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) se han convertido en parte ineludible de nuestra forma de vida, en tanto cambiaron, y siguen transformando, los modos de interrelación en la sociedad.

Bien aprovechadas, las TIC pueden mejorar el entorno de niños y niñas que viven en regiones remotas o que, debido a la pobreza, el origen étnico, el género o la discapacidad, no tienen iguales posibilidades para estudiar o superarse. No obstante, así como internet llega a abrir la puerta hacia un futuro mejor, también muestra lo peor de la naturaleza del ser humano, y en medio de esa elección se encuentran a menudo los menores, muchas veces sin las herramientas necesarias para determinar el valor de los contenidos que circulan en la red.

De ahí que la pregunta versaría mejor sobre cómo la familia, los sistemas educativos y la sociedad están introduciendo el mundo digital a los niños y adolescentes.

Esta es, precisamente, una de las principales cuestiones que aborda el informe El estado mundial de la infancia 2017: Niños en un mundo digital, que presentó hace unos meses el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), y que, en ocasión de la Convención y Feria Informática 2018 que se celebró en nuestro país, fue compartido por especialistas y académicos vinculados al tema.

«A partir de una encuesta que se realizó a jóvenes y adolescentes de 24 países, y en edades comprendidas entre 13 y 24 años, se pudo conocer que el 42 % de los encuestados manifestó haber aprendido a utilizar internet por su cuenta, es decir, entraron a la red y empezaron a explorar; mientras que el 39 % lo hizo a través de sus amigos o hermanos», advertía en el encuentro María Machicado Terán, representante de Unicef en Cuba.

«Es cierto que las plataformas de navegación son muy amigables y resulta fácil conectarse, pero al mismo tiempo esto los expone a un daño, ya que no tienen que saber necesariamente cómo manejarse en el espacio digital y pueden acceder a contenidos no deseados como violencia o sexo», sostuvo.

Pero los datos siguen siendo reveladores. Los menores de 18 años representan aproximadamente uno de cada tres usuarios de internet en todo el mundo, en tanto, los teléfonos inteligentes están alimentando una «cultura de dormitorio», puesto que el acceso en línea es cada vez más personal y está menos supervisado, indicó la especialista.

Y este no es el único problema, aseguró.

Según resalta el informe de Unicef, el acceso digital se está convirtiendo en una nueva línea divisoria, ya que millones de los niños que podrían obtener más ventajas de estas tecnologías no se están beneficiando de ella.

En este sentido, los niños de las naciones de más bajos ingresos son los que menos utilizan la red. Si a ello sumamos que cerca del 56 % de todos los sitios web están en inglés y muchos niños no pueden encontrar un contenido que entiendan o que sea culturalmente relevante para sus vidas, es evidente que estamos enfrentándonos a las brechas que existen entre los países de mayores y menores ingresos, entre ricos y pobres.

Es un nuevo tipo de analfabetismo, ya que estas brechas digitales no solo separan a quienes están conectados y a los que no. «Son más profundas y se refieren a la manera en que las personas, incluidos los niños, usan las TIC, así como la calidad de la experiencia en línea (…) A corto plazo, los niños que no están conectados pierden abundantes recursos educativos, acceso a información global y oportunidades de aprendizaje», advierte el informe.

Estas diferencias se hacen aún más visibles cuando ingresan al mundo del trabajo, consideró Machicado. Pues evidentemente, aquellas personas que tienen mayor manejo de las TIC tendrán mejores oportunidades de desarrollarse en un empleo y de superarse profesionalmente.

OPORTUNIDADES Y RIESGOS DEL MUNDO DIGITAL

No son pocas las experiencias que demuestran cómo internet y las TIC han cambiado la vida a niños y adolescentes desfavorecidos por la pobreza, los conflictos o la exclusión, y gracias a las oportunidades que brinda el entorno digital han podido superar esas limitantes, expuso María Machicado.

Sin lugar a duda, esto ha permitido que los menores participen en el aprendizaje electrónico y accedan a una gama de contenidos que no estaba disponible para generaciones anteriores, aseguró.

No obstante, el informe también nos muestra una serie de ejemplos sobre los múltiples riesgos que se amplifican en la era digital, desde la violencia, el bullying, la difusión de material con alto contenido sexual, hasta el abuso y la explotación infantil. No son pocos los casos de niños y niñas que, incluso, han llegado a cometer suicidio después de la reproducción de fotos o comentarios en internet.

Muchas de las recomendaciones parten de cómo los padres y maestros acompañan a los niños en su experiencia dentro del mundo digital. Es necesario protegerlos de los daños con la aplicación de leyes y combatir la explotación sexual en línea, además de generar capacidades para que ellos mismos sepan cómo prevenir este tipo de situaciones en la red, un aprendizaje que no queda en la escuela, sino que incluye también la participación activa de la familia.

En este sentido, la alfabetización digital resulta de vital importancia, así como desarrollar capacidades en los menores desde la escuela, y fuera de ella, no solo para apoyar el conocimiento regular, sino para que sepan hacer mejor uso de internet.

CUBA Y SU CAMINO HACIA LA INFORMATIZACIÓN

La política que implementa Cuba para ampliar la conectividad también se aborda desde el informe. Según cifras oficiales, todos los días se realizan unas 250 000 conexiones desde los puntos de acceso wifi que existen en la Isla. Sin embargo, este no es el primer encuentro con el mundo en línea para los niños cubanos, puesto que desde 1987 los Joven Club de Computación y Electrónica (JCCE) han proporcionado a los jóvenes una puerta de entrada a la tecnología del mundo digital.

Actualmente, casi 4 000 niños y adolescentes navegan por los más de 600 clubes de todo el país para participar en cursos, visitar sitios internacionales con contenido educativo aprobado y con elementos integrados de protección de la infancia, además de acceder a contenidos relacionados con el ocio y la educación, puntualiza el informe de Unicef.

Por otra parte, según datos recientes del Centro de Estudios sobre la Juventud, «el 71 % de los jóvenes y adolescentes cubanos se han conectado a internet al menos en una ocasión, accediendo principalmente a zonas de navegación pública a partir de tecnologías inalámbricas, o sencillamente la wifi, pero también se habla de otros lugares como las salas de navegación, centros de estudio o de trabajo, casa de familiares y amigos y JCCE, entre otros», afirmó Machicado.

Las cifras también nos dicen –indicó– que las actividades que jóvenes y adolescentes más realizan en las redes sociales son estar en contacto con familiares y amigos, subir fotos y videos, conocer a nuevas personas, y en menor medida obtener información y visitar sitios informativos… Mientras que sus sugerencias para mejorar el servicio se concentran principalmente en bajar el precio de las tarifas de conectividad, ampliar las zonas wifi, mayor acceso a internet desde los hogares, mejorar la velocidad de conexión y las tecnologías empleadas para este fin.

Cuba tiene un gran reto, advirtió la especialista, y es que a partir de las experiencias que ya acumulan otras naciones y de lo aprendido durante su propio proceso de informatización, puede actuar ahora y anticipar las oportunidades para el futuro de los niños, así como los riesgos potenciales en materia de acceso a la red, consideró.

LAS BRECHAS DIGITALES Y SU IMPACTO EN EL MUNDO

- Alrededor del 29 % de los jóvenes de todo el mundo, unos 346 000 000 de personas, no están conectados en línea.

- Los jóvenes africanos son los menos conectados, pues tres de cada cinco jóvenes está fuera de línea, en tanto en Europa la proporción es solo uno de cada 25.

- También existe una brecha digital de género. A nivel mundial, un 12 % más de hombres que de mujeres utilizó internet en el 2017; en tanto en la India, por ejemplo, menos de un tercio de los usuarios de la red de redes son mujeres.

(Granma)

Accesos: 903 Comentarios: 0

Actualidad

(18/10/2018)
Amenaza EE.UU con desplegar tropas en frontera sur ante avance de migrantes
(18/10/2018)
Recibe Vicecanciller de Filipinas a embajadora cubana
(18/10/2018)
El poder de una sonrisa
(17/10/2018)
Regresa el horario normal

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.