Cenesex promueve diálogo sobre acoso escolar

Por: Sara Más
Publicado: 12/05/2018

Especialistas apuestan por detectar y eliminar la violencia escolar homofóbica y transfóbica, una de las causas que crean malestares diversos, incluido el abandono de los estudios

“La sexualidad no debe ser un elemento que defina las relaciones sociales, descalifique o decida el rechazo a alguien en las escuelas”, señaló Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), al intervenir el pasado 8 de mayo en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), durante las actividades de la 11na Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia.

El presidente de la Uneac, Miguel Barnet, ratificó que las puertas de esa institución seguirán abiertas para estas jornadas y el diálogo sobre un tema tan importante, que atañe a los derechos humanos y es expresión de la voluntad política por erradicar todo tipo de rezago y discriminación sexual.

La directora del Cenesex precisó que no se trata de imponer un punto de vista, sino de abrir el diálogo con estudiantes y profesores en los espacios docentes, a partir de los conocimientos y la reflexión que contribuyan a detectar y eliminar los actos de violencia hacia personas con comportamientos no heteronormativos, motivo muchas veces de la apatía, el rechazo y el abandono escolar.

 “Hay que seguir educando a la población, darle conocimientos y deconstruir los elementos de la cultura que sostienen esos comportamientos”, agregó la directora del Cenesex, quien reconoció que 11 años de jornadas y acciones educativas contra la homofobia y la transfobia han ayudado a transformar algunos imaginarios sociales al respecto.

Insistió, sin embargo, en la necesidad de llevar estos debates a la escuela, una institución clave en la formación humana y donde transcurre gran parte del tiempo diario en la vida de niñas, niños, jóvenes, adolescentes y del profesorado.

El acoso escolar homofóbico y transfóbico es muchas veces la causa del abandono de los estudios por parte de algunas personas que, como resultado, luego están en desventaja para obtener mejores oportunidades laborales, comentó Castro Espín, al hacer referencia a algunas exploraciones realizadas por especialistas del Cenesex.

Así lo confirma un estudio retrospectivo que, sin ser representativo de lo que ocurre en la escuelas cubanas, parte de las vivencias de 90 activistas lesbianas, gays, bisexuales y trans de La Habana, Villa Clara y Santiago de Cuba, que se agrupan en las redes sociales comunitarias asociadas al Cenesex.

De la muestra total, 22 personas dijeron haber abandonado sus estudios en algún momento y solo nueve volvieron a reincorporarse, la mayoría de ellas personas trans que lo hicieron para terminar la enseñanza media superior.

La edad promedio de abandono de estudios fue de 16,6 años, al culminar la enseñanza secundaria; la mayoría también fueron personas trans.

En cuanto al motivo del abandono escolar, 13 de 22 personas dijeron que decidieron hacerlo por sufrir situaciones de violencia, entre ellas burlas e insultos como manifestaciones de acoso más frecuentes, seguidas por  amenazas, maltratos físicos, indiferencia y robo de sus pertenencias.

Los resultados del estudio del Cenesex, realizado por varios autores, identificó la entrada y salida de la escuela, el receso entre cales y en el patrio como los momentos de mayor riesgo. En cuanto a espacios, se marcan los baños y los albergues para los centros de régimen interno.

La respuesta de las instituciones educativas fue el cambio de régimen de estudios o el aislamiento de las víctimas, lo que conllevó la revictimizacióm, pues se enfocaron en las víctimas y no en quienes cometieron los abusos.

La violencia homofóbica y transfóbica en el escenario escolar es reflejo de la homofobia y la transfobia social existente en Cuba, concluye el estudio, que ubica al estudiantado, el personal docente, el de apoyo y familiares de las víctimas como principales perpetradores de esos actos.

Aunque las redes de apoyo dentro de la escuela fueron prácticamente inexistentes y se tiende a normalizar estas situaciones, el estudio reconoce la intervención de otros estudiantes para detener el maltrato. En cambio, la actitud del profesorado se centró en silenciar los hechos y a ubicar la culpa en las víctimas.

Entre los motivos que alegaron para no denunciar los hechos, activistas involucrados en el estudio señalaron no sentirse preparados para hacer pública su orientación sexual, el inmovilismo del profesorado y el temor a las consecuencias por la doble estigmatización.

Entre otras recomendaciones, el estudio del Cenesex aboga por sensibilizar a las organizaciones juveniles para que funcionen como redes de apoyo ante situaciones de violencia en el ámbito escolar y potenciar la formación de docentes y personal de apoyo para la prevención del acoso homofóbico y transfóbico.

Igualmente, sugiere a las autoridades educativas fortalecer la supervisión de los lugares de mayor prevalencia de la violencia homofóbica y transfóbica.

Accesos: 1015 Comentarios: 0

Actualidad

(18/10/2018)
Amenaza EE.UU con desplegar tropas en frontera sur ante avance de migrantes
(18/10/2018)
Recibe Vicecanciller de Filipinas a embajadora cubana
(18/10/2018)
El poder de una sonrisa
(17/10/2018)
Regresa el horario normal

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.