Teresa de la Parra, la novelista venezolana

Por: Leonardo Depestre Catony
Publicado: 11/08/2015

Teresa de la Parra no es solo una escritora venezolana. Es, en opinión de algunos críticos, la figura femenina más importante en las letras de ese país en la primera mitad del siglo XX y, con independencia géneros —hombres o mujeres—, uno de los novelistas de mayor relieve en la literatura venezolana.

Fue la primera escritora de esa nación con reconocimiento de la crítica en el exterior, en cuya obra fijaron sus ojos Miguel de Unamuno y Juan Ramón Jiménez. Curiosamente, tal trascendencia la alcanzó con solo dos novelas, que después de publicarse en la década del 20 merecieron difusión en América Latina, España y  Francia.

Teresa de la Parra fue el sobrenombre literario de Ana Teresa Parra Sanojo, nacida en París el 5 de octubre de 1899, hija de venezolanos: el padre, cónsul, y la madre, de familia caraqueña aristocrática. Fue a la edad de tres años que la pequeña llegó a Venezuela.

Se detuvo en Cuba en dos ocasiones y en la Isla cosechó una de sus amistades de toda la vida. A inicios de 1927 llegó como representante venezolana invitada a la Conferencia Interamericana de Periodistas, en la que presentó su conferencia La influencia oculta de las mujeres en el continente y en la vida de Bolívar, tema que la apasionó y sobre el cual volvió una y otra vez en sus escritos y proyectos de libros. Entonces conoció a Lydia Cabrera, escritora, etnóloga e hija del patriota y escritor Raimundo Cabrera. La amistad fraterna entre ambas se ahondó al punto que Lydia acompañó a Teresa de la Parra en su enfermedad y últimos momentos. Teresa estuvo en una segunda ocasión en Cuba en 1930.

La primera novela de Teresa de la Parra fue Ifigenia: Diario de una señorita que escribió porque se fastidiaba, de 1924, mezcla de diario y de novela epistolar, en la cual comenta sobre la injusta condición social de la mujer criolla, en tono de media voz, a la manera de una confesión. La segunda novela y última, la tituló Las memorias de Mamá Blanca, de 1929, e incluye recuerdos personales del período en que vivió en una hacienda.

Teresa de la Parra padeció de una enfermedad pulmonar que le ocasionó la muerte en Berlín, el 23 de abril de 1936. Sus restos no fueron llevados a Venezuela hasta 1947, cuando se inhumaron en el Cementerio General del Sur; en 1989 fueron trasladados al Panteón Nacional.

Accesos: 1832 Comentarios: 0

Actualidad

(15/02/2019)
Encabeza Díaz-Canel visita de gobierno a oriental provincia cubana
(15/02/2019)
Eusebio Leal, un portador de la verdad de Cuba
(15/02/2019)
Prueba dinámica: un ejercicio para perfilar cada detalle del Referendo
(15/02/2019)
Comienza en Cuba el llenado de boletas para ingreso a la Educación Superior

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.