Publicación semanal de las cubanas
En esta edición: Del 12 al 19 de abril/ 2018
Revista mujeres
Revista mujeres

El hombre de Baraguá

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 15/03/2018

La entrevista fue concertada para el 15 de marzo de 1878. A la sombra de los mangos de Baraguá se realizó el histórico encuentro que salvó el honor de las huestes mambisas y a su vez constituye uno de los acontecimientos más significativos de la historia cubana.

Ese mismo año, las fuerzas mambisas dirigidas por el Mayor General Antonio Maceo y Grajales desplegaron una ofensiva victoriosa contra los españoles. Incluso, el mismo día del Pacto del Zanjón se libró la batalla en San Ulpiano, sobre el famoso batallón español de San Quintín, de cuyos 200 hombres sólo salieron ilesos unos 70.

Participaron en el encuentro entre el general cubano Antonio Maceo y el español Arsenio Martínez Campos, patriotas como Flor Crombet, Guillermón Moncada y José Maceo, entre otros jefes orientales. Maceo le manifestó al hispano la repulsa que tales sentían por el convenio del Zanjón y el rechazo de todos ellos a esa paz denigrante. La actitud de Maceo fue tan firme que impidió que la guerra fuera sofocada inmediatamente a los arreglos del Zanjón

Aquel hecho marcó un momento definitorio en el ascenso de los sectores más populares a la dirección de la guerra. Con ese gesto, el Intransigente de Baraguá dejó firme que no era posible un entendimiento o negociación con el enemigo, sí ésta no traía consigo la independencia y la abolición de la esclavitud.

Baraguá dio exacta medida de Maceo como líder, pues tanto él como Máximo Gómez, mostraron su desacuerdo con un convenio que no ofrecía ninguna solución a la causa cubana. El hombre que desde su bautismo de fuego en Ti-Arriba demostró su osadía militar y se convirtió, entre guerra y guerra, en símbolo del espíritu y la indomable voluntad de lucha, era un convencido de que sus actos respondían a la doctrina moral de su vida.

La Protesta de Baraguá dio la razón a Maceo a la vez que enseñó la ruta a seguir. La experiencia frustrada que significó la Guerra Chiquita entre 1878 y 79 no hizo flaquear la voluntad del Titán de Bronce. Los años siguientes constituirían una tregua en lo que al escenario militar se refiere; no así una pausa en su preparación política y táctica de cara al inicio de la revolución del 1895, dirigida y organizada por Martí.

Su pensamiento, como el de Martí, no sólo aspiraba a la independencia de España, sino a una vida más justa para los humildes, cuyas angustias conoció de cerca. Pero el Maceo al que los cubanos honramos por sus colosales hazañas militares, la  pureza de sus sentimientos y la pujanza de sus ideas, destaca, además, por su intransigencia revolucionaria en Baraguá.

Accesos: 108 Comentarios: 0

Actualidad

(20/04/2018)
Celebran capitalinos acto por el Primero de Mayo en Colina Lenin
(19/04/2018)
Raúl Castro: El Partido Comunista continuará apoyando al nuevo Presidente
(19/04/2018)
Miguel Díaz-Canel: Asumo la responsabilidad con la convicción de que todos los revolucionarios seremos fieles a Fidel y a Raúl
(18/04/2018)
Cuba, sede de la Semana Mundial de Vacunación de las Américas

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.