Prevenir para no lamentar

Por: Lisandra Chaveco
Publicado: 08/02/2018

El climaterio es una etapa de transición por la que atraviesa toda mujer, durante la cual desaparece la menstruación, se pierde la capacidad reproductora y tienen lugar ciertos cambios biológicos y psicológicos atribuidos a la disminución progresiva de la función ovárica.

Calificado por diferentes especialistas como un período natural e involutivo, junto a su debut suelen aparecer diversos malestares, anomalías y síntomas asociados al proceso degenerativo que experimenta el organismo femenino.

Entre los trastornos que llegan de la mano de la menopausia en algunas mujeres se encuentra la incontinencia fecal (IF), un cuadro clínico que aunque no predomina en dicho grupo poblacional, adquiere una connotación especial por el impacto que tiene sobre su vida social, sexual y psicológica, advierte la doctora Vivianne Anido Escobar, quien dirige el laboratorio de motilidad digestiva del Centro Nacional de Cirugía de Mínimo Acceso.

Para la Especialista de II Grado en Gastroenterología, “se trata de una enfermedad que deteriora profundamente la calidad de vida de quienes la padecen, pues las convierte en una especie de marginadas sociales, que tienden a autoexcluirse del ámbito social e incluso, muchas llegan a dejar de trabajar por la vergüenza y el prejuicio que les provoca el hecho de estar prácticamente todo el día con escapes fecales”.

Catalogada como idiopática debido a la ausencia de causas o factores desencadenantes inmediatos, esta IF suele aparecer en mujeres mayores de 40 años, en pleno desarrollo de su madurez psicosocial y sexual, precisó la Doctora en Ciencias Médicas.

De acuerdo con la facultativa es una patología de prevalencia poco conocida, que se caracteriza por la pérdida del control voluntario del paso del contenido fecal o gaseoso a través del ano.

“Sin embargo, la verdadera incidencia de la enfermedad se encuentra oculta, pues por las características del trastorno y los tabúes que lo rodean, las y los enfermos no acuden voluntariamente al médico. Son más quienes se quedan en casa que quienes llegan a nuestras consultas”, asegura Anido Escobar.

Además, “en muchos casos, las personas afectadas silencian su existencia al considerarla como un “estigma”  “sin solución” y lamentablemente llegan a los servicios de salud en un estadio muy avanzado del padecimiento, cuando parte de los daños son irreversibles”, precisó.

NO PIERDAS DE VISTA…

Según refiere la doctora Vivianne,  aunque la IF idiopática no aparece asociada directamente a ninguna enfermedad de base, si existen factores de riesgo que pudieran servir de catalizadores para su surgimiento.

“Este problema se asocia con mucha frecuencia a la historia ginecológica de la mujer, el número de embarazos, si fueron partos vaginales, sobre todo si fueron partos instrumentados, con dificultades, prolongados, donde se dañó  el esfínter, o el tamaño del feto estuvo aumentado.

“Mientras la mujer es joven no se aprecian cambios o dificultades en el suelo pélvico, pero según transcurre la edad y disminuye el número de estrógenos en sangre, con el deterioro de la musculatura en esa zona comienzan los primeros síntomas”, explica.

De acuerdo con la especialista, la IF puede presentarse muchos años después del parto, pues el aparato reproductor femenino posee una disposición anatómica y funcional que puede ser afectada por el parto por vía vaginal y el estreñimiento severo de larga evolución, más habitual en el sexo femenino.

El embarazo por sí mismo representa un riesgo para el suelo pélvico. Con frecuencia, las hormonas secretadas durante el proceso condicionan cambios en los tejidos conjuntivos, que disminuyen la fuerza tensora y favorecen la incontinencia, comenta Anido Escobar.

“Los daños en el tejido conectivo y las fibras nerviosas, así como la compresión de estas estructuras, representan directa o indirectamente traumas que son responsables de los defectos del soporte y función de órganos pélvicos y de los órganos adyacentes”, señaló.

La obesidad también se registra como un factor de riesgo significativo asociado al aumento de síntomas de IF y con la severidad de la misma, sin que la función sexual se vea afectada, puntualizó.

Asimismo, diferentes estudios exponen que uno de los factores más frecuentes de incontinencia son las lesiones neurológicas y estructurales esfinterianas provocadas durante el parto.

¿QUÉ HACER?

La severidad de la incontinencia influye en las decisiones de tratamiento. En dependencia de los resultados de la manometría, que va a arrojar el estado de la tonicidad y funcionalidad de los músculos que intervienen en la función defecatoria a través del canal anal, es posible determinar si la mujer necesita un tratamiento quirúrgico para restablecer dichas funciones, o si será efectivo el tratamiento farmacológico para evolucionar hacia una continencia tolerable, asegura la gastroenteróloga.

De acuerdo con la médica, para establecer dicho diagnostico Cuba cuenta actualmente con la Manometría Anorectal de Alta Resolución, introducida en el país en junio de 2017, a la cual la población puede acceder desde cuatro centros hospitalarios: el Centro Nacional de Cirugía de Mínimo Acceso, el Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras, el Instituto de Gastroenterología y el Cimeq.

“Los resultados de esta técnica son vitales a la hora de decidir si emplear tratamiento médico o quirúrgico en la paciente, al poder medir el daño que presentan los esfínteres del canal anorectal”, resaltó.

 PORQUE ES MEJOR PREVENIR…

Aunque por lo general, la enfermedad aparece como consecuencia de la degeneración de las funciones del organismo femenino y el avance de la edad biológica, realizar ejercicio físico de manera regular desde la juventud y mantener un peso corporal adecuado contribuyen a prevenir los malestares asociados a la IF, reconoce la doctora Anido Escobar.

De igual modo, a juicio de la experta es vital acudir al médico ante los primeros síntomas o episodios de escape fecal.

“Es importante no esperar, buscar ayuda especializada de inmediato, para evitar que el daño sea mayor, y poder contar con más posibilidades para corregir el problema”, concluyó.

 

Accesos: 1887 Comentarios: 0

Actualidad

(15/11/2018)
Recibió el General de Ejército a Díaz-Canel
(15/11/2018)
Arribaron a Cuba desde Brasil médicos cubanos: «La dignidad viste de blanco»
(15/11/2018)
Comienza rendición de cuentas de delegados o concejales cubanos ante sus electores
(15/11/2018)
Brasil echará en falta a los médicos cubanos

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.