Un encuentro literario con Margarita Mateo Palmer

Por: Lissy Villar Muñoz
Publicado: 08/02/2018

Y hay la invocación silenciosa, la indecible, que parte en una dirección indefinida, no porque lo sea, sino por rebasar toda dirección conocida. Ya que es la mente habitual la que marca las direcciones, la que establece los puntos cardinales, dejándolos su significación. La mente discursiva, la gran ordenadora que todo lo encubre. Y ninguna dirección que le sea ofrecida por la mente al uso puede abrir paso a esta llamada indecible del corazón sumergido.

María Zambrano: Claros del bosque

Le pregunté cuántas mujeres la habitaban. Y dijo: Muchas mujeres habitan a Margarita Mateo; pienso ahora en Jean Rhys, la escritora caribeña de El vasto mar de los sargazos, que es una de mis novelas preferidas, también toda esa tradición femenina de la literatura cubana, y ya en mi ser personal está por una parte la académica de 40 años de docencia en la universidad, la de la Academia Cubana de la Lengua, la escritora, la madre, la hija, son muchos personajes reunidos.

Y conversamos como si estuviéramos contemplando sus obras.

¿Cómo reivindica Margarita Mateo a la mujer? ¿Y a las cubanas?

De alguna manera siempre desde niña he tenido una cierta veta feminista adelantada. Cuando niñas los varones tendían a excluirnos en determinados juegos, cuando subíamos a las matas, jugar pelotas. Y siempre sentí esa necesidad de reivindicar esa posibilidad de igualdad en muchos planos y de rechazo a una discriminación. En la medida en que fui creciendo se ha desarrollado ese sentir en mí.

Creo que la mujer cubana tiene una tradición de lucha muy especial. Hay grandes escritoras como Gertrudis Gómez de Avellaneda en el siglo XX en esa novela que identifica la condición de la mujer con la condición de los esclavos. La mujer cubana está presente en mi persona, en lo que escribo y en las autoras que he estudiado como Gertrudis Gómez de Avellaneda, La Condesa de Merlín, Dulce María Loynaz, Graziela Pogollotti…

¿Cuáles son sus impresiones sobre la 27 Feria Internacional del Libro de La Habana?

Yo no he podido visitar el recinto. Pero como sucede siempre la Feria es un evento popular. El traslado hacia la Cabaña a veces resulta engorroso pero de pronto vemos que la feria se llena es algo realmente popular. Mis vecinos los más inesperados me piden invitaciones para la feria. Yo creo que es uno de los eventos fundamentales de la cultura en el país.

En su obra se hace evidente el papel de la historia en el proceso de construcción literaria. ¿Cómo confluyen? 

Uno de los temas que he estudiado es cómo se representa la historia en la literatura. No sólo en la obra de Alejo Carpentier sino además como en la narrativa caribeña, entre ella la puertorriqueña.

Historias como el asesinato de las hermanas Mirabal que fue en los años 60 en República Dominicana que es también una cruel historia.

Y entonces se me ocurre preguntarle qué es para ella la historia.

La historia es el pasado, es la memoria, es aquello sobre lo cual hemos crecido, lo que nos sostiene, lo que nos permite mirar hacia delante. No es para quedarse en el pasado, es para sacar una experiencia que permita proyectar el futuro y en ese sentido es fundamental.

¿Cómo dialoga Margarita Mateo con el cuerpo?

El cuerpo de distintas maneras ha estado presente en mi obra. Una de ellas es el tatuaje, un tema al que yo le dediqué tiempo desde los años 90. He trabajado el tema del trasvesti que implica una relación de contradicción con el cuerpo.

En mi texto Viajes, cartografías y delirios hay un ensayo dedicado completamente a la novela Sirena Selena vestida de pena donde el protagonista es un trasvesti. El tema vuelve a parecer con más profundidad. Este es un personaje que no tiene un identidad concreta, sólida, definida, quizás en los términos en que estamos acostumbrados (mal, diría la autora de este trabajo) a ver las identidades o buscarlas en blanco y negro, sino que está constantemente en esa frontera, en ese límite, en ese juego entre dos identidades genéricas diferentes que son parte de su esencia. Eso le da mucha riqueza al personaje.  Hay muchas posibilidades interesantes de analizar el tema de la identidad a partir de esos personajes trasvestis.

¿Cómo cree que se pudieran posicionar las mujeres en la literatura cubana?

Creo que efectivamente a partir de los años 90 hay una especie de boom de la literatura femenina y en ocasiones feminista en Cuba. Eso tiene que ver con la crisis económica; fueron vivencias tan fuertes que llevaron  a las mujer a esa necesidad de expresarse. Personas que no habían escrito antes comenzaron a escribir, mujeres comenzaron a escribir para contar esas historias.

Una de las maneras también para contribuir al desarrollo de la literatura de las mujeres sería incluir más escritoras en los jurados. Hay una sensibilidad que funciona de manera diferente por todo un condicionamiento histórico.

¿Cuáles cree que sean los temas principales que a la mujer cubana le preocupa?

El tema de la realización personal, el tema de la familia, dentro de esa realización personal la escritura y las contradicciones que pueden existir en el país en estos momentos.     

Accesos: 332 Comentarios: 0

Actualidad

(23/05/2018)
Agradece embajador de México apoyo y solidaridad de Cuba
(23/05/2018)
Pronostican lluvias intensas en occidente y centro de Cuba
(23/05/2018)
OMS: 12 mil heridos semanales deja represión israelí en Gaza
(22/05/2018)
Raúl Castro y Díaz-Canel felicitan a Nicolás Maduro por su triunfo electoral

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.