Publicación semanal de las cubanas
En esta edición: Del 7 al 13 de diciembre de 2017
Revista mujeres
Revista mujeres

Comportamientos y convivencia

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 07/12/2017

Miradas escrutadoras a nuestra cotidianidad nos llevan a preguntarnos sobre algunas conductas. Asuntos que preocupan dentro y fuera de la casa y que, de alguna manera, ayudaran a entender y lograr, más allá de recetas propias, un equilibrio en la convivencia a partir de determinados comportamientos.

El tema se hace recurrente en estos tiempos, donde estas dos palabras encierran, sin duda, una carga de conflictos. Con prevalencia de familias ampliadas en las que conviven diferentes generaciones bajo un mismo techo, cada quien va conformando un modo de vida acorde con los tiempos y criterios propios. Lógicamente, las relaciones de mando atraviesan por no pocos conflictos de coexistencia, dado particularmente por el nivel de comunicación existente en la familia

Muchos se cuestionan, si han conseguido en su más estrecho entorno, un entendimiento efectivo; y si no es así, cómo lograrlo. La convivencia trae por derivación criterios dispares, formas de actuar diferentes, desavenencias y hasta relaciones de poder. Todo ello enriquecido por un lenguaje particular que identifica a cada miembro y hace de la relación familiar un constante desafío a la concordia.

 La comunicación debe interconectar a los miembros del núcleo, aunque pueden coexistir con patrones de afinidad, como es el caso de las relaciones entre iguales, entendidas como los vínculos que se dan entre adultos, niños y adolescentes, los integrantes de un mismo sexo, o grupos etarios. La vida familiar es colectiva y conjugable con la posición o estatus de sus miembros. Lograr esa armonía es un aval para la felicidad.

No es convirtiéndonos en jueces que ganaremos la confianza del niño o el adolescente. Respetarlos es un poder personal que nos equipara como buenas personas y nos brinda la posibilidad de reconocernos socialmente y sentirnos bien en nuestro interior. La enseñanza correcta rinde dividendos de liberación a los buenos progenitores que al hacer de su descendencia seres equilibrados y serenos de ánimos, los ponen desde pequeños en el camino de la independencia.

Cuando en la familia prima el respeto y la comprensión, la relación fluye y la convivencia resulta más armoniosa. No puede olvidarse que es en el seno familiar donde se sientan las bases de la formación integral de los hijos. Comportamientos, principios, ejemplos, constituyen un valioso soporte para su educación y una mejor avenencia entre todos.

La familia es la institución primera en que nos criamos y educamos y sigue siendo el pivote de los que conviven en ella, tanto en la distribución económica y material de los recursos, como en el trascendente apoyo emocional brindado a sus componentes. Ese es el espacio portador del respeto y la autenticidad que reclaman sus moradores y el que hay que defender a capa y espada.

Accesos: 372 Comentarios: 0

Actualidad

(11/12/2017)
Presentarán en Cuba audiolibro sobre Alicia Alonso
(11/12/2017)
Rendirán homenaje a la Doctora Áurea Matilde Fernández Muñiz
(11/12/2017)
Acusan formalmente a Donald Trump de abuso contra mujeres
(09/12/2017)
Raúl Castro: el Caribe siempre podrá contar con la amistad de Cuba

Otras secciones

Directora General: Isabel Moya Richard
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.