Publicación semanal de las cubanas
En esta edición: Del 14 al 20 de octubre de 2017
Revista mujeres
Revista mujeres

Trump y la conquista de nuestro territorio-cuerpo

Por: Lissy Villar Muñoz
Publicado: 19/06/2017

Una gran parte de las cubanas y cubanos escuchamos las indignantes palabras del presidente de los Estados Unidos. Recordé inmediatamente el artículo de The Manufacturer,  salvando las distancias, por supuesto, y la respuesta de José Martí en Vindicación de Cuba. Nadie ha amado más a esta patria que Martí (perdónenme aquellos que la han amado tanto como él).

Dijo Martí: “No es este el momento de discutir el asunto de la anexión de Cuba. Es probable que ningún cubano que tenga en algo su decoro desee ver su país unido a otro, donde los que guían la opinión comparten respecto a él las preocupaciones sólo excusables a la política fanfarrona o la desordenada ignorancia (…). No somos los cubanos, (y las cubanas), ese pueblo de vagabundos míseros o pigmeos inmorales que a The Manufacturer le place describir; ni el país de inútiles verbosos, incapaces de acción, enemigos del trabajo recio (…)”.

Estar de acuerdo con Trump es no amar a tu isla, es permitir que venga alguien que no vive tu cotidianidad y que tiene grandes monopolios, sobre la espalda de tanta gente que trabaja silenciosamente y hace funcionar a un país que no la reconoce; a decidir sobre tu territorio, que es lo mismo que sobre nuestros cuerpos.

Los cubanos y cubanas no volveremos al terror de una dictadura como la batistiana con otros rostros, otros símbolos, otros presidentes. Pero, ojo: quien pretende ejercer la dominación es el mismo.

Cuando las mujeres gritamos sin feminismo no hay socialismo, es porque sentimos la opresión en la historia.

Sientes como cubana que hay cosas que le faltan a tu casa-territorio-cuerpo para seguir construyendo un país socialista, democrático, sostenible, próspero y sustentable. Eso no se traduce con frases rebuscadas y empalagosas. Se resume en que cada mañana puedas levantarte y sentir que eres libre porque estás empoderada, que puedes construir una economía feminista, que si decides tener hijos o no, se te respete, que si decides abortar es un derecho conquistado (no olvidado), que las protestas contra el acoso callejero son legítimas, que nuestras hijas juegan con carritos, que nuestros hijos no son criados como machitos…

Que tengamos derecho a hablar y expresarnos sin el temor a quien nos juzgue; que podamos vivir y trabajar dignamente, donde no se excluya al vecino o a la vecina porque no son como yo quiero que sean.

Entender a Martí no es fácil pues se paga un precio muy alto por eso. Yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto a la dignidad plena del hombre y añado: la mujer.

Eso no lo entiende Donald Trump o le conviene no entenderlo.

Recientemente vi la película estadounidense Snowden. La esperanza que representaba Barack Obama para el personaje principal de este filme en las elecciones presidenciales de Estados Unidos se hizo notar. Sin embargo, esa esperanza no fue más que un truco del sistema, reconocido por el propio Snowden, y es que Obama es también un hombre del sistema, aunque durante su gobierno restableció las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU. y fue la primera vez que ese país se abstuvo en las votaciones de la ONU por la eliminación del bloqueo contra Cuba. Pero en el fondo nada cambió Su estrategia perseguía un marcado interés en cambios políticos, económicos y sociales en nuestro territorio.

¿Alguna vez han caminado frente a la embajada de Estados Unidos en La Habana? Pues les aseguro que ver ondear la bandera es una de las vivencias a las que una no se adapta tan fácilmente luego de tantas décadas de hostilidades.

Cuba está abierta al diálogo respetuoso con la nación norteña  en condiciones de igualdad como país soberano, pero como dijera Calle 13: perdono pero nunca olvido…

Parece que hay que hacerle la historia a Trump de la Operación Peter Pan. El comunismo no traga niños, niñas, ni quita la patria potestad. Además en Playa Girón no fuimos las cubanas y los cubanos a invadir ni a conquistar, fuimos a defender lo nuestro, la integridad territorial. Fue una muestra de victoria total y de poderío moral  cambiar presos por compotas…    

Considero que la historia es un proceso en el que los pueblos han buscado su libertad. Hay que reflexionar sobre la historia no solo para empoderar nuestros cuerpos, nuestras casas, nuestros países, sino para rescatar a quienes han sido silenciados: mujeres, comunidades negras, pueblos originarios… la gente común.

Eso es lo que debiera saber Trump y lo que nosotras no podemos olvidar.

Accesos: 424 Comentarios: 0

Actualidad

(19/09/2017)
Pospone Consejo de Estado para el 26 de noviembre elección de los delegados de circunscripción
(19/09/2017)
Restituyen con prontitud bienes sustraídos a centro educativo
(19/09/2017)
Huracán María arrasa a su paso por Dominica
(18/09/2017)
Información a la población
(18/09/2017)
Falleció directora de Radio Reloj, Omayda Alonso
(15/09/2017)
Destacó Raúl arduo trabajo desplegado en el país tras el paso del huracán Irma

Otras secciones

Directora General: Isabel Moya Richard
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.