Publicación semanal de las cubanas
En esta edición: Del 23 al 29 de noviembre de 2017
Revista mujeres
Revista mujeres
Maceo y Che

Invocar sus nombres, honra

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 14/06/2017

La historia suele regalarnos coincidencias. Así sucede con dos figuras que sobresalieron por sus cualidades excepcionales. Vieron la luz en naciones y años diferentes, pero guiados de un mismo pensamiento y valerosa acción. Antonio Maceo Grajales y Ernesto Guevara de la Serna, trascendieron los umbrales de su época y se hicieron gigantes de nuestra América.

Nacidos ambos un 14 de junio, Maceo en 1845, en Santiago de Cuba, y el Che en 1928, en Rosario, Argentina, en ellos no sólo coincidió la fecha de sus natales, sino el genio guerrero, la posición antiimperialista y la intransigencia revolucionaria. Ejemplos incomparables de valor y coincidencia de mentes y corazones.

Uno y otro crecieron en el seno de familias honradas y laboriosas y tuvieron una crianza rica en valores humanos y calidez afectiva, Maceo, como el resto de sus hermanos, fue adalid de la intransigencia revolucionaria y el espíritu independentista de su estirpe. No era solo ímpetu, sino también sagacidad y astucia. Lo distinguían sus ideas y principios. El Che tenía una disposición inmediata para realizar las misiones más difíciles, lo que despertaba una gran admiración. Ello le valió alcanzar los grados de comandante y de jefe de la segunda columna invasora. Así creció su prestigio y su fama de magnífico combatiente y su extraordinaria capacidad como jefe militar.

Tanto Antonio Maceo como Ernesto Che Guevara lucharon por la emancipación de Cuba, aunque en diferentes circunstancias históricas. El primero comenzó la guerra de simple soldado, pero sus propias acciones lo descubrieron como eminente guerrero y dirigente político, terminando la contienda con el grado de Mayor General, el más alto otorgado por el Ejército mambí.

 El Che tuvo el privilegio de conocer y de admirar las hombradas del Titán. Un similar sentido de lucha lo llevó a unirse a los expedicionarios del Granma, pelear en la Sierra y, al igual que Maceo cuando cruzó la ruta de Oriente a Occidente al frente de mambises que nunca se rindieron, fue el invasor de los llanos centrales de Cuba, un “maestro de la guerra y artista de la lucha guerrillera”, como lo calificó Fidel. Invocar sus nombres, honra.

Maceo, el Titán de Bronce, genio militar, político visionario cuya intransigencia revolucionaria lo llevó a escribir una de las páginas más hermosas de los Cien Años de Lucha de nuestro pueblo. Che, como ha quedado en la historia el nombre del guerrillero, del revolucionario que supo llevar sus ideas a la acción y proyectarse fuera de su época.

 No fue el nacimiento en igual día y mes de junio lo que los unió para la posteridad. Fueron su valía, la fuerza de sus ideas, sus luchas en la manigua, el primero; y en las montañas de la Sierra y del Ñancahuasú boliviano, el segundo.

El Che, quien tuvo el privilegio de conocer y de admirar las hazañas del Titán, dijo de este en un discurso, días después de concluida la Crisis de Octubre: “Hemos llegado a un momento donde el machete de Maceo vuelve a estar presente y vuelve a adquirir su antigua dimensión…” Fidel, por su parte, valoró en el Che su moral, altruismo y absoluto desinterés. Uno y otro cayeron combatiendo. El general Antonio, en un encuentro sorpresivo con el enemigo. El Che, asesinado en tierras de Bolivia. La historia de sus vidas, iniciadas un 14 de junio, los une.

En Maceo y Che se conjugan los más altos ejemplos de inspiración revolucionaria. El carácter y la integridad de estos dos gigantes de nuestra historia, devienen modelo de combatientes para los pueblos del mundo. Sus vidas son imperecederas.

Accesos: 281 Comentarios: 0

Actualidad

(21/11/2017)
Cuba está lista para las elecciones
(21/11/2017)
Jóvenes talentos ganan concurso femenino de coctelería
(21/11/2017)
Avanza en Ciego de Ávila el Programa Educa a tu Hijo
(20/11/2017)
Argentina lamenta la muerte de la presidenta de Madres de Plaza de Mayo
(20/11/2017)
Extienden en Pinar del Río consultas de patología de cuello

Otras secciones

Directora General: Isabel Moya Richard
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.