Publicación semanal de las cubanas
En esta edición: Del 23 al 29 de noviembre de 2017
Revista mujeres
Revista mujeres

María, el Mejunje su segunda casa

Por: Luis Yaim Martínez Acebal
Publicado: 20/04/2017

Dos de la madrugada: Santa Clara duerme, y en ese aniquilamiento nocturno que significan las noches, una parte de la ciudad permanece “viva”, como desprovista de preocupaciones y obligaciones.

Y es que en esta parte de Cuba, no existe lugar más despierto que el Mejunje, auténtico paradigma de lo plural y mezcla de diversas manifestaciones culturales.

En su interior se vive al extremo, sea miércoles, jueves, viernes, sábado o domingo, los días más populares de su matinée diaria.

Dentro, enfrascada en su cotidianidad está María Caridad Jorge López, la taquillera del Mejunje, a la que todos pagan y algunos temen, por esa fama tosca de su persona que chismea por la ciudad.

***

Ubicado el 26 de enero de 1984 en su sede oficial de Marta Abreu número 12, en lo que fueran las ruinas de un antiguo hotel en Santa Clara, el Mejunje se apoderó del espacio para desde allí implantar una cartelera habitual tan variada como su público.

En sus inicios las intenciones fueron modestas. Las incomprensiones exageradas. Pero los años demostraron la ayuda social de este lugar, que junto a Ramón Silverio, su artífice y guía, convirtieron al Mejunje en espacio cultural obligado de la capital villaclareña.

Junto a las descargas nocturnas este centro cultural también está inmerso en diferentes campañas sociales, como la prevención del VIH/SIDA, en contra de la Homofobia y la Violencia contra las Mujeres. Por sus escenarios han pasado artistas de reconocida trayectoria, además de albergar festivales de teatro y el encuentro nacional de trovadores Longina.

***

Para María el Mejunje es como su segunda casa, cual trabajo al que le dedica gran parte de su vida.

“Llegué aquí en 1991. Me acerqué a Silverio debido a varios problemas que habían habido y le dije que yo me iba a encargar de la seguridad, y lo primero que hice fue unos carnecitos de entrada para poder chequear a todos y cuando había un problema ahí mismo se lo quitaba y ese no entraba más por lo menos en 15 días”.

María viaja al Mejunje en una moto marca Berjovina, así recorre gran parte de la ciudad. Le gusta vestir holgada, y si es posible con desmangadas de hombre y pantaletas anchas. Vive sin complejos y acepta sin titubear su sexualidad.

“He aprendido a vivir con las miradas de la sociedad, pero como a todo, una se adapta. Es verdad que es incómodo, pero todo en la vida es a base de superación”.

***

En Cuba, el Mejunje, caracterizado por lo típico de su infraestructura, mantiene precios estables, de entre dos y cinco pesos cubanos, y propuestas variadas, a pesar de la banalización de la cultura y los altos costos de las opciones que se transmiten.

Con una composición que ha logrado a fuerza de prestigio y esfuerzo, este lugar cuenta con la sala de teatro Margarita Casallas, donde tiene su sede la compañía Mejunje, dirigida por el propio Silverio, el patio de Teresita, un espacio recién inaugurado, donde a todas las cosas viejas se les da su poco de amor. La Galería Café en la segunda planta, arrendada al sector cuentapropista, al igual que la cafetería del primer piso y el bar Tacones Lejanos.

Las paredes del Mejunje están repletas de grafitis. Unos ocurrentes, otros sobre el amor, algunos con faltas de ortografías, pero todos ambientan las noches temáticas.

Por ejemplo, la trova tiene como anfitriones a la Trovuntivitis, cada jueves, y goza de un público fiel. También, los viernes, de la buena suerte, con la música actual que escuchan los jóvenes, acapara a cientos de muchachas y muchachos. Los sábados tiene lo suyo, con la noche de la diversidad, donde la comunidad LGBTI se adueña del espacio.

***

María es la secretaria del núcleo del Partido Comunista de Cuba (PCC) en el Mejunje. Méritos tiene para serlo y los pantalones bien ajustados, como se dice en buen cubano, para señalar lo mal hecho y aquel al que lo hace.

Por eso, lo mismo está allí en una reunión de su núcleo, donde concilia el orden y la disciplina, pues sabe que el Mejunje ya no tiene el sambenito de los años iniciales, pero aun el estigma social de algunos impide un desenvolvimiento pleno.

Sin embargo, su esplendor llegó hace más de dos años, a través de las Noches de María, espectáculo que alterna junto con Juntos pero no revueltos, que conduce Ramón Silverio.

“Es una oportunidad de los domingos de concientizar al público con la vida de la comunidad LGBTI, un sector de la población que se ha insertado más en las dinámicas sociales pero que necesita cubrir los mismo espacios de los heterosexuales”.

Allí ha compartido escenario con reconocidas figuras de la cultura villaclareña y cubana. Invita a transformistas de la provincia y hace un llamado a la tolerancia y el respeto desde esas ruinas que concibe como su segunda casa.

***

Poco a poco, los lugares trascienden el sitio físico que les toca abarcar. Con mesura y hasta con precaución, El Mejunje ha logrado colorearse en el gusto popular, sobre todo, si permanece vivo, mientras Santa Clara duerme.

Tomado de Telecubanacán

Accesos: 694 Comentarios: 0

Actualidad

(17/11/2017)
Un día de noviembre en que los niños son protagonistas
(17/11/2017)
Leo Brouwer recibe el Grammy Latino a la mejor obra clásica contemporánea
(17/11/2017)
FAO: 108 millones de niños en el mundo trabajan en agricultura
(16/11/2017)
Felicidades La Habana en tu día: la capital cubana cumple hoy 498 años
(16/11/2017)
Milagro de la medicina cubana: Operan a una mujer con un fibroma de 22 libras

Otras secciones

Directora General: Isabel Moya Richard
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.