El mejor soldado de la tropa

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 20/04/2017

En ocasión de cumplirse el aniversario 50 de la caída en combate del Guerrillero Heroico, Comandante Ernesto Che Guevara, hemos querido honrarlo seleccionando algunas anécdotas en las que Vilma Espín Guillois, la  inolvidable presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas y compañera de lucha del Che en la guerrilla de la Sierra Maestra, nos habla del Comandante guerrillero argentino-cubano, distinguido ya desde su segundo combate en la Sierra como el mejor soldado de la tropa.

Oídos “zurdos”

Al Che le gustaba oír música aunque no era capaz de identificar el himno de su país. Tenía, como decimos nosotros,  oídos “zurdos”.

Al principio de la Revolución en las actividades se tocaba primero el Himno Nacional y de inmediato La Internacional. Un día él estaba en un recorrido y llegaron a un lugar donde había un acto. Al finalizar el himno, cuando comenzaba La Internacional, él pregunta: “¿Por qué vuelven a tocar el himno?”

Intransigente consigo y con los demás

Se auto exigía mucho y tenía un sentido tal de la equidad, que a veces estaba muy débil físicamente por el asma y los compañeros le hacían trampa con la comida para servirle un poco más. Si se enteraba formaba una bronca grandísima… decía que no iba a comer más allí…

De la misma manera les exigía a los demás, era muy fuerte con los compañeros de su pelotón. A veces Fidel o Raúl  le planteaban, “Che, pero…” El replicaba: él puede, él puede”.

El hombre que era

Le satisfacía hablar de su familia, sobre todo de su tía Beatriz que lo quería mucho y le mandaba a Cuba paquetes de mate, que luego nosotros le subíamos a la montaña. Le encantaba cebar su matecito.

A sus padres les escribía a menudo cartas muy lindas. Nos hablaba de que deseaba tener ocho hijos, para dejar muchas semillas.

Ser como él

Su influencia no es sólo en ustedes, sino en el mundo entero, su ejemplo corrió de pueblo en pueblo a través del mundo.

Ser como el Che es aspirar a mucho, pero todos los niños y jóvenes deben aspirar siempre al máximo: exigirse a sí mismo, ser siempre veraces, siempre honestos, siempre los mejores.

Accesos: 1024 Comentarios: 0

Actualidad

(24/05/2018)
Proponen a la organización Abuelas de Plaza de Mayo, candidata por sexta vez al Premio Nobel de la Paz
(24/05/2018)
Ministro cubano de Salud inicia visita de trabajo a Argelia
(24/05/2018)
Unesco perfecciona trabajo en la Educación Superior
(23/05/2018)
Agradece embajador de México apoyo y solidaridad de Cuba

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.