Publicación semanal de las cubanas
En esta edición: Del 13 al 19 de julio 2017
Revista mujeres
Revista mujeres

Guatemala reclama justicia para sus 38 niñas muertas

Por: Mariela Pérez Valenzuela
Publicado: 16/03/2017

Son hasta ahora 38 las niñas muertas en un incendio en una casa de acogida en Guatemala, donde debían ser cuidadas y protegidas, una responsabilidad incumplida por el Estado, acusado por el pueblo de una tragedia originada por las pésimas condiciones de vida y abusos a que eran sometidas las pupilas.

Centenares de personas están congregados frente a la casa donde reside junto a su familia el presidente guatemalteco Jimmy Morales, a quien culpan del fallecimiento de las  menores, cuyas identidades este domingo aún no se conocían de manera pública. Los manifestantes piden también la salida de vicepresidente Jafeth Cabrera

Centenares de estudiantes de la Universidad de San Carlos marcharon el pasado sábado por el Centro Histórico de Ciudad de Guatemala clamando justicia para las inocentes cuya única razón de estar en el hospicio era su pobreza y marginalidad en muchos casos. Miles de personas están en las calles.

Un manifestante que se identificó como Amilcar expresó a periodistas que estaban allí “clamando justicia por estas niñas que ni siquiera tuvieron un momento de paz, de tranquilidad, en el mal llamado hogar seguro, que era un campo de concentración”, indicó en un reporte la agencia española EFE.

Pocos imaginaron que las pequeñas de la llamada Casa-Hogar Seguro Virgen de la Asunción, del municipio San José Pinula –hay otras tres en el país- serían las víctimas inocentes de un sistema político incapaz de brindarles seguridad. La mayoría de las más de 748 niñas, niños y adolescentes de ese espacio eran responsabilidad de la Secretaría de Bienestar Social, cuyo jefe, Carlos Antonio Rodas renunció al cargo el pasado sábado y quedó bajo investigación. Su deber era velar por la integridad de los/as pupilas de entre 0 y 18 años que poseían características sociales consideradas especiales por las autoridades, pero ninguna había delinquido.

Entre ellas, todas de extracción humilde, había víctimas de violencia física, psicológica y sexual, alguna discapacidad leve; situación de abandono o calle, y adopciones irregulares; víctimas de trata, problemas de adicción.

Las que tenían familia podían recibirla en horarios adecuados. Incluso muchos parientes se sorprendieron con la noticia del incendio, pues ocurrió un día antes de la visita. Dos días después, los encargados de rescatar los cuerpos mantenían cerrado el edificio, sin que los parientes supieran quienes eran las fallecidas y la situación de las quemadas llevadas a los hospitales.

Cuando fueron concebidos, estos llamados hogares deberían ser temporales, y como principios debían brindar atención profesional y seguridad a las niñas y adolescentes.

Lo ocurrido en Virgen de la Asunción no cogió por sorpresa a los defensores de los derechos humanos, que desde 2015 denunciaron los malos tratos, hacinamiento (fue construido para la mitad de su población), y reclutamiento de menores para tráfico sexual.
Incluso el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), impuesto de la situación, solicitó al gobierno guatemalteco el cierre de ese recinto.

Todavía las autoridades no han informado sobre el origen del incendio en el que murieron las 38 pupilas. Se conoce que hay otras 22 en estado crítico o grave.

El martes pasado, un día antes del siniestro, 22 de las recluidas en ese lugar escaparon ante la situación existente en el lugar. Una de ellas regresó y declaró que huyó con una persona que la obligó a entregar droga. Cumplí la orden y volví al hogar. “Solo buscábamos huir de los problemas”, aseguró la adolescente, cuyo nombre permanece en el anonimato.
 

Culpan a Morales

Solo dos días después de conocerse la infausta noticia es que el presidente Morales brindó una conferencia de prensa para responsabilizarse a medias, con lo ocurrido, y anunció la toma de medidas en la Casa-Hogar, a pesar de las muchas denuncias sobre lo que ocurría detrás de sus paredes.

Después, en una visita al hospital donde están las quemadas, refirió que es un hecho la responsabilidad gubernamental,  pero entendiendo, aclaró, el concepto pleno de la palabra. “El Estado de Guatemala está conformado por Gobierno y población”, admitió el mandatario.

Sin embargo, los manifestantes, donde hay centenares de estudiantes universitarios, portan carteles con leyendas como “Fue el Estado”, “Culpables, renuncien ya”, con la fotografía del Mandatario y su vice Jafeth Cabrera, “Cárcel para Morales”, “Guatemala llora sangre”.

Otras voces se alzan en Guatemala pidiendo justicia para las niñas calcinadas y las heridas, para quienes Morales pidió ayuda a la población en un gesto que ha causado gran antipatía entre los guatemaltecos.

La diputada del Movimiento Reformador Alejandra Carrillo calificó de “indignante” el accionar del Presidente, y le pidió decisiones para castigar a los culpables de la violación de derechos humanos en la Casa-Hogar, y la falta de acciones concretas a pesar de que se conocía lo que sucedía en el hospicio.

La Procuraduría de Derechos Humanos también culpó a la Presidencia de lo sucedido, puesto que funcionarios de la Secretaría de Bienestar Social dilataron la entrada de los bomberos al no abrir las puertas mantenidas bajo llave.

Morales, que calificó de crítica la situación de su gobierno, es emplazado también por la poderosa cúpula empresarial guatemalteca, que exigió una investigación profunda.  “No hay ninguna duda de que debemos exigir a las autoridades la investigación profunda de lo sucedido y la determinación de responsabilidades para quien las tenga”, dijo el Comité de Asociaciones Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) en un comunicado.

Sin embargo, hasta ahora que ocurrió la tragedia, considerada la peor acontecida en ese país centroamericano, solo superada por el deslave de 2015 donde murieron 300 personas, nada hizo la entidad empresarial, con fondos de millones de dólares por aliviar la situación de las niñas y adolescentes.

También el Concejo Ecuménico Cristiano de Guatemala expresó su indignación por los acontecimientos que, afirmó, “pone de manifiesto la incapacidad de las instituciones que velan por el bienestar de los menores.

El Concejo indicó: “Nos sentimos dolidos, golpeados e indignados por este hecho que llora sangre y por el abuso y la impunidad con que actúan ciertos empleados públicos y la negligencia de funcionarios”, manifestó en un comunicado la organización integrada por varias iglesias.

Además del hogar Virgen de la Asunción existen otros tres con características similares en Quetzaltenango y Zapaca, y uno en la capital.

Para organizaciones internacionales, entre ellas la Unicef, la situación de la niñez es grave. Un ejemplo es que el 40% de los menores de cinco años sufre de desnutrición crónica. Setenta y seis menores murieron –oficialmente- por esa causa el pasado año.

Accesos: 680 Comentarios: 0

Actualidad

(25/07/2017)
Repleta de colorido la ciudad pinareña en vísperas del 26
(25/07/2017)
UNESCO: Millones de niñas sin acceso a la educación
(24/07/2017)
Cuba registra la más baja tasa de mortalidad infantil de su historia
(24/07/2017)
Película cubana “Esteban” gana Premio Platino al Cine y Educación en Valores
(24/07/2017)
Unicef advierte sobre impacto en los niños de conflicto en Mosul

Otras secciones

Directora General: Isabel Moya Richard
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.