Publicación semanal de las cubanas
En esta edición: Del 20 al 26 de abril de 2017
Revista mujeres
Revista mujeres

Mambisa de armas tomar

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 16/02/2017

Cuando Antonio Maceo llegó triunfante a Guane, el 20 de enero de 1896, después de recorrer la Isla para llevar la insurrección a su extremo más occidental, el pueblo entero se congregó en las calles para acoger a la gloriosa columna encabezada por el Titán de Bronce. El recibimiento tuvo extraordinaria significación para Isabel Rubio, una pinareña bien conocida en la zona por sus méritos revolucionarios.

Delegada desde 1893 del Partido Revolucionario Cubano en Paso Real de Guane, la patriota estaba entre el pueblo que lo recibió triunfante. Ese día, el General Antonio le confirió el grado de Capitana de Sanidad.  Ocasión que ella aprovechó para incorporarse al Ejercito Libertador “Hasta morir o alcanzar la independencia”, según sus propias palabras. Apasionada, tenaz, la pinareña no entendió más razones que las de la patria.

Nacida el ocho de julio de 1837, Isabel Rubio Díaz tuvo una sólida formación humanística y patriótica. Madre de cuatro hijos, de ellos tres hembras, desde el mismo estallido de la primera de nuestras gestas independentistas (10 de octubre de 1868) Isabel se solidarizó con la causa insurreccional, pero el hecho de que las acciones se libraran en el Oriente del país le impidió una mayor contribución.

El matrimonio de una de sus hijas con un alto oficial mambí y la posterior emigración del matrimonio a los Estados Unidos, una vez finalizada la contienda, hizo que Isabel Rubio viajara frecuentemente a esa país, donde  estableció contacto con José Martí. Sus relaciones con la emigración le permitieron a la más destacada mambisa de Vuelta bajo, servir de enlace entre los patriotas de dentro y de fuera. 

Con casi 60 años de edad, no era para marchar a la manigua, le razonó la familia. Mas Isabel le contestó a su hijo, médico del estado Mayor de Maceo: “Necesito practicar lo que propagué”. Incorporada a la columna invasora del General Antonio y por sugerencia de éste, la Capitana fundó un hospital ambulante cerca de la localidad pinareña de San Diego de los Baños, en el que colaboró una tropa de mujeres que la acompañaban en tan riesgosa misión.

A la Capitana de Sanidad Isabel Rubio no le resultó fácil la vida en campaña. Pequeña, de complexión robusta y recio carácter, la pinareña nunca se dio por vencida ni ofreció muestras de cansancio. Nadie era más diligente y tenaz que aquella mujercita de cincuenta y nueve  años que Maceo incorporó a su tropa.

Múltiples fueron las ocasiones en que la Capitana de Sanidad se vio precisada a apelar a su ingenio y creatividad para sacar de apuros el pequeño hospitalito que dirigía. Curaba a los heridos con plantas y yerbas del monte y resolvía los muchos problemas que las condiciones de guerra provocaban. Algunos pensaron que la Capitana no resistiría los rigores de la guerra, pero se equivocaron. Por dos años, su precario hospital se movió por la zona de operaciones, hasta el ataque enemigo y su posterior muerte,

El 12 de febrero de 1898, una columna enemiga asaltó el hospital mambí. Isabel Rubio trató de impedirlo, pero los soldados la empujaron y la hirieron en una pierna, pasando a cuchillo a casi todos los heridos. A la Capitana se la llevaron a pie hasta San Diego, obligándola a caminar el largo trayecto sin respetar su edad ni la herida de la pierna. Tres días después, el 15 de febrero, fallecía víctima de gangrena la más destacada mambisa de Vuelta Abajo.

Accesos: 465 Comentarios: 0

Actualidad

(26/04/2017)
Directora general de la Unesco visitará Cuba este 28 de abril
(26/04/2017)
Juventud revolucionaria marcha en Venezuela por la paz
(26/04/2017)
Pacifistas del mundo reclamarán desde Cuba abolición de bases militares
(25/04/2017)
Ministra cubana de Justicia asiste a foro iberoamericano en Ecuador
(25/04/2017)
Comienzan conciertos de XIII Festival de Música de Cámara en Cuba
(24/04/2017)
Debatirán en Santiago de Cuba temas sobre juventud

Otras secciones

Directora General: Isabel Moya Richard
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.