Una gran familia

Por: Alina Carriera Martínez
Publicado: 25/05/2020

Visitar cualquier Hogar de niños y niñas sin amparo familiar en Cuba, es de los momentos más reconfortantes que se puede vivir, pues aunque tienen la categoría de instituciones estatales, son en esencia eso, un hogar.

Creados en Cuba en 1984, tienen como objetivo fundamental proporcionarles condiciones de vida semejantes a las de una vivienda. Allí los niños, adolescentes y jóvenes disfrutan del amor y dedicación de quienes los atienden y hacen sentir como en casa.

Un colectivo de trabajo integrado fundamentalmente por mujeres llega a sus vidas para sofocar el cariño ausente que les permitirá crecer bajo el cuidado de una gran familia. Se trata de educarlos como a hijos e hijas propios, para que sean, sobre todo, buenos seres humanos.

Y como en cualquier hogar cubano, por estos días viven circunstancias especiales debido al azote de la COVID-19.

Expresión de ello y del estricto cumplimiento de las medidas para prevenir la pandemia es lo que se vive en una de las tres casas de niños sin amparo familiar con que cuenta la provincia de Granma, específicamente el que se encuentra en la ciudad de Manzanillo.

Las y los pequeños que lo habitan (14 en total), se mantienen vinculados a centros escolares; pero los últimos días han tomado aires de nuevas responsabilidades.

Vania Salgado la subdirectora del Hogar explica al periodista Carlos Manuel Gallardo que  “tenemos niños de diferentes niveles educativos, de primer grado, de enseñanza especial, de sexto grado y de toda la enseñanza secundaria. Hemos designado una asistente para el trabajo educativo que es quien está con ellos mientras ven la teleclase para ayudarlos y orientarlos”.

Las “mamis”, como le llaman a las trabajadoras del Hogar, se empeñan en estos tiempos también por reforzar las acciones de higiene debido a la emergencia sanitaria, y les estimulan a lavarse continuamente las manos, a usar el nasobuco, a estar separados...

Yamisleydis Hernández Moreno, enfermera del Hogar manifestó al colega granmense que “todos los niños y las niñas tienen nasobuco puesto y se cambia frecuentemente, cuando están en la sala mantienen el distanciamiento igual que en las habitaciones”.

Aunque entre sus quehaceres diarios figuran los juegos propios de sus edades, cumplir con las medidas de protección ante el nuevo coronavirus es una práctica para estos hermanos y hermanas, por eso también participan en la higienización de los juguetes al terminar cada jornada.

Visitar este Hogar de niños y niñas sin amparo filial comprueba lo contrario de su nombre, pues en ellos hay mucho de amparo… y de familia.

 

Accesos: 248 Comentarios: 0

Actualidad

(27/09/2020)
Felicitan al IPK por premio internacional a la excelencia profesional
(27/09/2020)
La historia común de dos pueblos
(27/09/2020)
Fiesta cederista al ritmo de Arnaldo y su Talismán
(27/09/2020)
Evoluciona bien primera paciente sometida a cesárea ingresada por COVID-19 en hospital Amalia Simoni

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.