Piscolabis: “Una palabra: sueño, por ahí empezó todo”

Por: Laíz Concepción Romero
Publicado: 01/07/2020

Sandra de Huelbes Ocaña y María Victoria Benito Messir, fundadoras del Bazar – Café Piscolabis, decidieron apostar por un sueño. Guiadas por la pasión se enfocaron en sacarlo adelante y mostrar ese amor de las personas al crear algo.

“Cuando decidimos emprender empecé a buscar información y estudiar porque no sabíamos cómo gestionar un negocio, hubo que aprender muchas cosas. Entonces encuentro en mi casa un libro sobre el tema que decía que solo el 10 por ciento de los negocios sobreviven. ¡Paff!, lo cerré, qué va”, evocó entre risas Vicky, como todos conocen a María Victoria.

La arquitecta se describe como una persona inquieta que vive bajo la convicción de trazarse nuevas metas. “Llevaba trabajando 14 años en la Oficina del Historiador, también realizaba trabajos independientes y económicamente no me iba mal, pero sentía que tenía que arriesgarme a hacer algo nuevo”.

“Bueno… creo que en el fondo hay algo y es que Piscolabis parte de una gran amistad que se fortalece cada vez más. Somos un matrimonio laboral. Desde que nos conocemos coincidimos en el gusto por la decoración, los objetos”, comentó la diseñadora Sandra de Huelbes Ocaña.

“Conversábamos mucho sobre cómo hacer una tienda. Soy graduada de diseño del Instituto Superior de Diseño (ISDI) pero me especialicé en vestuario y me gusta mucho la parte del diseño de objetos y el interiorismo. Estaba en Barcelona cuando aprobaron los negocios por cuenta propia, regresé y juntas decidimos mostrar otra manera de hacer las cosas”, explicó Sandra.

“Se fueron dando las posibilidades y al conocer de la entrega de espacios nos involucramos. Presentamos el proyecto y lo aprobaron. Nosotras tuvimos la idea de algo como esto desde el principio y funcionó”, agregó.

Es sí, expresó Vicky, tienes que estar realmente apasionada con lo que haces para seguir adelante. 

Vicky y Sandra coinciden en que trabajar por cuenta propia tiene muchas ventajas, además, hacen lo que les gusta hacer cada vez quieren crear más.

“Nosotras elegimos este camino y lo estamos disfrutando mucho. Indiscutiblemente nos sentimos remuneradas económicamente. Ahora nos encontramos en un punto de partida porque siempre se pueden hacer mejores productos, surgir más ideas para enriquecer lo que ya tenemos, pero ahí está el problema. Nos limitamos para mantenernos dentro de las leyes”, explicó Sandra.

En opinión de Vicky, las legislaciones limitan la labor creativa porque este trabajo se basa en el tiempo y el esfuerzo que inviertas en él. Nosotras estamos haciendo esto para crear, para aportar. Tenemos que garantizar condiciones que nos facilite más tiempo para garantizar el resultado. Por ejemplo, buscar frutas u otros productos para el café. Entonces el tiempo vale y la creación es importante. Si las leyes nos ayudaran más sería genial y esta es una desventaja de este tipo de trabajo la cual no nos permite crecer más y emplearle más tiempo a este sueño.

“La otra limitante es la adquisición de materias primas. No se trata solamente que nos las haya, sino de la incapacidad de los mecanismos para poder conseguirlas. Por una parte encontramos que no se ha constituido el mercado mayorista y por otra lo referido a las importaciones. Es cierto que puedes hacer una importación comercial y otra personal, pero si el país no tiene la capacidad de establecer los grandes mercados entonces debe facilitar la comercial. No hay recursos para el tipo de trabajo que nosotros hacemos y gastamos mucha energía y tiempo en buscar los insumos”, insistió.

Por su parte, Sandra considera que falta mucho por hacer y organizar. “Las leyes cambian y no te enteras. Además, el desconocimiento de la ley no te exime de su cumplimiento. Incluso las personas que están trabajando en estos lugares no están lo suficientemente preparadas para informar y desconocen detalladamente las leyes, pero al final termina siendo responsabilidad tuya. También creo que las licencias deben ser menos limitativas”.

Las fundadoras de Piscolabis insistieron en la necesidad de cambiar el término trabajadora por cuenta propia. “No es favorecedor, comercial y da la idea que estás por tu cuenta”, declaró Vicky.

Por otra parte y casi para finalizar, Sandra comentó que en la mayoría de los casos el motor económico es el impulsor, pero a todas las personas que deciden emprender un negocio los mueve la pasión. “En el caso de nosotras, más que una remuneración económica, buscamos desarrollarnos, innovar, enriquecer nuestra carrera y nuestro potencial. Con Piscolabis vivimos y sentimos la realidad de ese sueño que tuvimos algún día”.

Accesos: 919 Comentarios: 0

Actualidad

(27/09/2020)
Felicitan al IPK por premio internacional a la excelencia profesional
(27/09/2020)
La historia común de dos pueblos
(27/09/2020)
Fiesta cederista al ritmo de Arnaldo y su Talismán
(27/09/2020)
Evoluciona bien primera paciente sometida a cesárea ingresada por COVID-19 en hospital Amalia Simoni

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.