El anamú resulta excelente contra la ronquera y otros padecimientos

Por: Teresa Valenzuela García
Publicado: 28/06/2020

Tener una planta como el anamú al alcance de las manos constituye un privilegio que agradecemos a la naturaleza. Natural de América es apreciada por los cubanos para mejorar los resfriados, sudorífico, enfermedades venéreas y vermífugo.

Los usos etnomédicos contemplan fundamentalmente sus acciones como analgésico, y para el tratamiento del cáncer.

Estos y otros se reflejan en varios países. Para beneplácito de los habaneros y otros territorios del país se comercializa actualmente en farmacias en forma de pastillas.

Surgió específicamente de la selva amazónica, cultivada y naturalizada en regiones tropicales.

En Cuba crece como hierba silvestre y muy abundante en toda la isla, pero preferiblemente en áreas fértiles del interior; también puede ser encontrada en las demás Antillas, La Florida, América tropical continental, norte de México y África, entre otros lugares.

Esta planta contiene entre otros elementos calcio, azufre, fluor y cloruros; un cocimiento de esa planta con el romero resulta excelente contra la ronquera, se emplea comúnmente como antiespasmódico y abortivo.

Se ha descubierto que la decocción con sus hojas y tallos se usa contra padecimientos cutáneos y en particular contra herpes simples; las hojas poseen un aceite volátil compuesto por alcaloides, flavonoides y saponinas.

En especial las propiedades como inmunoestimulante se le atribuyen a los taninos, polifenoles y bencil-2-hidroxi-5-etil-trisulfuro, todos los cuales se encuentran presentes en las hojas y tallos jóvenes de la planta.

En el Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Cuba se realizó un estudio con extractos de la planta, que reveló la existencia de oligoelementos como selenio (Se), zinc (Zn), cobre (Cu), hierro (Fe) y magnesio (Mg), los cuales actúan sobre el sistema inmunológico.

Llamada mucura en el Amazonas peruano, se usa como componente de baños de hierbas contra la hechicería. Los nativos del lugar también la utilizan para tratar la sangre y enfermedades vasculares.

En la medicina brasileña de hierbas se denomina tipi y es considerada como antiespasmódica, diurética, emenagoga, estimulante y sudorífica.

Adicionalmente se emplea contra la hidropesía, la artritis, la mala memoria y para inducir el aborto, así como, cataplasma para mitigar los dolores, y remedio contra “los males del alma”, atribuido a la magia.

En la medicina botánica guatemalteca, la planta es conocida como apacín y suele usarse para combatir la sinusitis (inhalando el polvo de la raíz) e indisposiciones digestivas, flatulencia y fiebre en forma de infusión.

En Haití, el jugo extraído de la hoja fresca y la raíz aplastada se inhala para aliviar los dolores de cabeza y la migraña, en tanto la maceración de sus hojas se utiliza como enjuague bucal y analgésico para el dolor en las piezas dentarias.

En Cuba sus usos se remontan a la etapa de la colonización y están muy relacionados con su empleo en la brujería; al respecto, eran harto conocidos los “baños del anamú” para desprender del cuerpo algún espíritu oscuro, así como “los siete gajos de anamú atados con cinta roja” para ahuyentar las almas en pena que perseguían a algunas personas.

También se utilizaba para curar el herpes y otras afecciones cutáneas (uso externo) y facilitar la orina (uso interno) en personas afectadas.

(Radio Rebelde)

Accesos: 1580 Comentarios: 0

Actualidad

(09/07/2020)
Intervención de presidente cubano en Cumbre Mundial de la Organización Internacional del Trabajo (+ Video)
(09/07/2020)
Movimiento Chileno de Solidaridad promueve Premio Nobel para brigada médica de Cuba
(08/07/2020)
Presidió Raúl reunión del Buró Político que analizó medidas para enfrentar la situación económica
(08/07/2020)
Comenzó en el país la entrega de la condición Jóvenes por la vida

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.