Para que se conozcan… las “ocultas”

Por: Lissy Villar Muñoz
Publicado: 24/06/2020

Las experiencias y los sentimientos no son ajenos a lo que una puede escribir o dar. Yo escribo desde la amistad pero también desde la necesidad de que estas personas sean reconocidas. Y esas personas trabajan y entregan, aunque muchas veces desde el anonimato. 

Susana Guerra Gómez es mi amiga. Tenemos un vínculo personal. Pero ese vínculo personal trasciende estas líneas porque hoy ella además de ser mi confidente es una profesional que trabaja directamente en el enfrentamiento a la Covid 19.

El Che decía que vale más la vida de un solo ser humano que toda la riqueza del mundo, y Susana hace suya esa frase, pero no solo con las personas, incluso con los animales.

Tiene siete perros en su casa, y en estos tiempos tan difíciles recogió a una perrita porque la accidentaron delante de ella. No se pudo hacer la de la vista gorda, incluso en tiempos de pandemia donde el alimento escasea.

Pero eso no es extraordinario pueden pensar. Quizás no lo sea, quizás.

Se graduó en 2017 de microbióloga en la Facultad de Biología de La Universidad de La Habana, y su último año de servicio social lo realiza en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR), específicamente en el Departamento de Microbiología, donde se desempeña en la toma y análisis de muestras microbiológicas.

Le pregunto sobre las medidas preventivas tomadas por el INOR a partir de la llegada del coronavirus y ella me cuenta. «Desde el comienzo de la epidemia en nuestro país, el INOR ha tomado medidas estrictas para evitar el contagio y propagación del virus SARS-CoV-2 dentro del centro: los pacientes pertenecen al grupo de alto riesgo debido a los tratamientos oncológicos a que son sometidos propios de su enfermedad; y en ocasiones presentan infecciones microbianas oportunistas que son muy frecuentes en personas inmunodeprimidas».

¿Qué medidas se están tomando en el Laboratorio específicamente?

El personal del Laboratorio de Microbiología desde la aparición de los primeros casos ha desempeñado un rol crucial en la batalla para evitar la entrada de la Covid-19 a nuestro Instituto, y para frenar la propagación de la epidemia en el país. Inicialmente se tomaron las medidas de bioseguridad como evitar la entrada de pacientes y personal médico al Instituto sin el nasobuco, lavado de manos con hipoclorito, la toma de temperatura digitalmente y el distanciamiento social. Además se suspendieron las consultas externas que no fueran imprescindibles aunque es importante destacar que es muy difícil aplazar estas consultas porque estamos hablando de pacientes que presentan una condición donde el tiempo salva vidas».

Inicialmente tanto a los pacientes hospitalizados que presentaban alguna sintomatología respiratoria o que estuviesen previstos para procedimientos quirúrgicos, así como aquellos programados para operaciones ambulatorias se les realizaba un kit de diagnóstico rápido (COVID-19 IgG/IgM Rapid test Kit).

¿Cómo funciona este test?

Es un análisis inmunocromatrográfico para la detección rápida y diferenciada de los anticuerpos IgM (inmunoglobulina M) y IgG (inmunoglobulina G) contra el nuevo coronavirus, Covid-19. Es una técnica de inmunodiagnóstico para detectar los anticuerpos que se generan como defensas del sistema inmunitario por la presencia de antígenos de virus o bacterias.

Un antígeno es una sustancia que se introduce en el organismo y que el sistema inmunológico interpreta como una amenaza.

Es una prueba serológica porque la muestra que se utiliza es sangre, que puede ser capilar, venosa o plasma sanguíneo. Esta prueba permite detectar los anticuerpos que no son más que aquellas moléculas que emergen en el sistema inmune de un individuo como respuesta de defensa a los antígenos que aparecen por la presencia de alguna enfermedad provocada por un microorganismo.

Este análisis solo permite un resultado preliminar en un tiempo corto de 10 a 15 minutos, pero cualquier diagnóstico debe ser corroborado por una prueba más precisa como es la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR), ya que se ha demostrado que se pueden detectar dichos anticuerpos dos o tres semanas después de la exposición al virus, pero el nivel de anticuerpos disminuye con el tiempo.

La inmunocromatografía se basa en una migración de una muestra a través de una membrana de nitrocelulosa. También conocida como icroma esta es una de las técnicas de inmunodiagnóstico más modernas cuyas ventajas principales son la simplicidad y la rapidez de la prueba.

La membrana de nitrocelulosa es la que permite que se puedan detectar los anticuerpos.

La aplicación de esta técnica ha aumentado debido a que no es necesario reactivos ni instrumentación adicional. Hay muchos test conocidos como el test de embarazo de las farmacias y el test diagnóstico del VIH.  

Se presenta en un formato de tira, en el cual la muestra fluye a lo largo de dicha tira.

Por tanto, la efectividad del kit depende de la cantidad de anticuerpos que en ese momento exprese el organismo. Eso no quiere decir que la persona no posea el virus; puede ser que no haya expresado aún los anticuerpos.

Una vez que la muestra corre por la tira se va a encontrar con una línea de control positivo que se torna de color rojo, una línea de detección del anticuerpo IgM y otra línea del anticuerpo IgG. La aparición de una línea roja en una o en ambas líneas de detección de anticuerpos significa un resultado positivo.

En el caso de los pacientes positivos al kit de diagnóstico rápido (COVID-19 IgG/IgM Rapid test Kit) se comprueba a través de una prueba de PCR y mientras llega el resultado es aislado y suspendido el procedimiento quirúrgico hasta comprobar la veracidad de los resultados obtenidos por el kit; en caso de ser negativo al test rápido se mantiene bajo vigilancia por si presenta algún síntoma actuar con rapidez.

¿En estos momentos que se está haciendo?

Actualmente se ha trabajado en la búsqueda de estrategias para lograr una eficiencia aún mayor en la contención de la COVID-19. Tanto a los pacientes hospitalizados como aquellos que esperan una operación ambulatoria y aún no han sido ingresados en el centro, así como cualquier persona que esté prevista para realizarse una prueba de endoscopía u otra, se les realiza el PCR, el cual tiene mayor sensibilidad y especificidad porque a diferencia del test rápido estas detectan un fragmento del material genético (ARN viral).

El ARN es el material genético del virus. Puede estar presente desde la exposición directa de una persona al virus, en los últimos dos casos (pacientes que serán hospitalizados para operaciones y esperan en su casa para ingresar, así como aquellos que necesitan realizarse algún procedimiento médico) se les realiza la prueba de PCR en sus hogares para evitar que los pacientes acudan al centro y de esta manera restringir su movilidad y evitar que se contagien o propaguen la enfermedad en caso de portarla y no saberlo.

La muestra para la prueba de PCR se toma como un hisopado faríngeo normal (es un examen con el que se analiza una muestra de secreción de la parte superior de la garganta. Para ello se frota un hisopo- no es más que un palillo con un trozo de algodón en la punta- en los lados y en el fondo de la garganta. Estas muestras son transportadas hacia el hospital Hermanos Amejeiras donde se realiza el diagnóstico. En caso de que el paciente resulte negativo mantiene la programación de su operación quirúrgica o procedimiento médico y en caso de ser positivo se suspende temporalmente la cirugía hasta que no se encuentre totalmente recuperado.

En ambos casos tanto para la toma de muestras para pruebas test rápido como PCR los implicados, implicadas debemos tomar todas las medidas de bioseguridad necesarias como es el uso de bata, sobrebata, doble guantes, máscara, gorro y nasobuco, algunos de los cuales se deben ir cambiando con cada paciente.

Todas las barreras primarias de seguridad son imprescindibles para evitar el contagio, así como el empleo de soluciones de hipoclorito o alcohol al 70% o superior. Asimismo resulta vital la encuesta epidemiológica que se realiza al paciente para conocer sus enfermedades de base y sus contactos. Con esta información en caso de ser positivo a la COVID-19 se podría romper la cadena de transmisión.

En nuestro país se han dado pasos agigantados en el control de la pandemia tanto en la propagación como en las cifras de letalidad que cada día son más alentadoras, pero esto no significa que estemos cerca del fin. Estamos bastantes distantes, simplemente los resultados alcanzados al día de hoy son muestras de que las medidas de distanciamiento social y el cumplimiento de barreras primarias de bioseguridad, son claves para combatir esta pandemia que nos afecta a nivel global y no solo como nación. Importante destacar que desde el inicio de la pandemia en Cuba, el Laboratorio de Microbiología del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) se ha visto volcado en esta lucha y no hemos dejado de cumplir con nuestro trabajo cotidiano con fines de no afectar a las personas que, aún en tiempos de pandemia, necesitan de nuestros servicios.

Accesos: 333 Comentarios: 0

Actualidad

(27/09/2020)
Felicitan al IPK por premio internacional a la excelencia profesional
(27/09/2020)
La historia común de dos pueblos
(27/09/2020)
Fiesta cederista al ritmo de Arnaldo y su Talismán
(27/09/2020)
Evoluciona bien primera paciente sometida a cesárea ingresada por COVID-19 en hospital Amalia Simoni

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.