Vilma en el recuerdo

Por: C. A.
Publicado: 18/06/2020

En La Habana, el 18 de junio de 2017, a las 4 y 14 pm, dejó de latir el corazón de Vilma Espín Guillois. Heroína de la República de Cuba, paradigma de mujer comprometida con la Patria y la Revolución, con el Partido y Fidel.

Nuestro Comandante en Jefe en sus Reflexiones culminó su despedida con hondo sentimiento, devenido ráfaga que recorrió nuestra Isla de Oriente a Occidente: «іHa muerto Vilma. Viva Vilma!».

«…El ejemplo de Vilma es hoy más necesario que nunca. He sido testigo durante casi más de medio siglo de las luchas de Vilma. No la olvido en las reuniones del Movimiento 26 de Julio en la Sierra Maestra. Fue enviada finalmente por este para una importante misión en el Segundo Frente Oriental. Vilma no se inmutaba ante peligro alguno…

«Al triunfar la Revolución, se inicia su incesante batalla por las mujeres y los niños cubanos, que la llevó a la fundación y dirección de la Federación de Mujeres Cubanas, FMC. No hubo tribuna nacional o internacional a la que dejara de asistir, por distante que fuera el camino a recorrer, en defensa de la Patria agredida y de las nobles y justas ideas de la Revolución.

«Los deberes revolucionarios y su inmenso trabajo nunca impidieron a Vilma cumplir sus responsabilidades como compañera leal y madre de numerosos hijos». (Fin de la cita).

Admirable ha sido su trayectoria desde sus tiempos de estudiante en el tesonero combate por la oficialización de la Universidad de Oriente, como genuina santiaguera, hasta su heroica participación en las luchas revolucionarias, tanto en el llano como en la Sierra. La valiente Alicia, la estratega Mónica o Mariela, la guerrillera Déborah, se fundieron para siempre  en la inolvidable Vilma.

Su especial vínculo con Fidel, los lazos de amor y de ideales compartidos con Raúl, su incesante actividad al frente de la FMC, su papel como dirigente  del Partido Comunista de Cuba, integrante de su Comité Central y Buró Político, dejó profundas huellas en la sociedad cubanas y en todo su quehacer.

En su fructífera vida desempeñó tareas de elevado valor humano, educacional y científico. Como diputada de la Asamblea Nacional del Poder Popular, presidió desde sus comienzos la Comisión de Atención a la Infancia, la Juventud y la Igualdad de Derechos de la Mujer. En su condición de integrante del Consejo de Estado se sumó activamente al análisis del cumplimiento de los planes y obras estatales.

Asimismo, consagró grandes esfuerzos al frente  de la Comisión de Prevención y Atención Social y del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Vilma fue ejemplar gestora y ejecutora de la revolución de las mujeres cubanas dentro de la Revolución socialista. Brillantes iniciativas y útiles actividades impulsó para elevar la autoestima de las mujeres. Su preparación cultural y política, bases por derecho inalienable para desempeñar el papel de constructora del socialismo y conquistar su plena igualdad social, tal como Fidel lo concibió y Vilma cumplió.

Su entorno familiar, las patrióticas tradiciones santiagueras, las amistades y su desempeño estudiantil en centros docentes con maestros de alta valía, y en el ámbito universitario un cuerpo profesoral de elevado nivel académico y científico, en ese contexto se forjó la fuerte  personalidad  de Vilma, inteligente, creativa, audaz, culta y apasionada por sus ideales patrióticos y sociales.

Raigalmente martiana, los postulados de  José Martí, Héroe Nacional de Cuba, fueron su guía y ejemplo, ofreciendo su contribución decisiva para hacer realidad la máxima martiana: «Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar».

En una declaración de Vilma en ocasión de recibir el Premio a la Utilidad de la Virtud expresó con nitidez sus motivaciones: «Si algún mérito personal me corresponde es haber sido fiel a esos ideales, de ser martiana de raíz, de sentir en mi mejilla la injusticia de amar como amo desde que nací a mi pueblo»….(Fin de la cita).

Para las mujeres y los hombres de su pueblo y de su tiempo, la desaparición física de una  revolucionaria de su excepcional  dimensión, constituyó un momento conmocionante, pero el propio dolor y pleno conocimiento de sus cualidades imprimieron la certidumbre de que su invaluable legado seguirá presente en la continuidad de la construcción del socialismo, en el patrimonio político-cultural de Cuba, en particular en las mujeres y su Federación, en marcha ascendente con trabajo y convicciones, para seguir conquistando toda la justicia.

En esos días se recibieron miles de mensajes solidarios del país y del mundo, palabras de aliento y admiración por Vilma. Bellísimas páginas le dedicaron periodistas, escritores y poetas. ¿Acaso no es un atributo de la poesía enfrentar la muerte de quienes amamos sin malos augurios ni finales apocalípticos?

Recordemos unas estrofas reveladoras de dos geniales artistas cubanos, que con ese apreciable don de advertir sentimientos profundos, dedicaron unos poemas que describen certeramente sus marcados gustos, como su preferencia por el color  verde, el de la esperanza, el de los bosques  y jardines, y el que distingue a las fuerzas guerrilleras y a nuestras invictas Fuerzas Armadas Revolucionarias. O bien como la poeta cubana Nancy Morejón que la vio levitar, un rasgo sobresaliente de la personalidad de Vilma: pensar, siempre pensar en cualquier lugar, expresión de su capacidad de  abstracción sin apartarse de la realidad, vislumbrando el trabajo, del mañana, del porvenir…

Escribe Nancy:

«Yo la vi levita como una estrella

Viva, serena, amena, encendida.

Vilma, brillando aun como centella

en la perenne rosa convertida

hecha canción y sueño realizado

como una clara estrella amanecida».

Y el Premio Nacional de Literatura Pablo Armando Fernández intuyó verazmente que el verde era su color:

«Deborah…querías que el verde te asistiera

en la lucha contra la oscuridad.

La humanidad no debía perder su fe en la esperanza redentora.

Convencida de que a tu alrededor

el verde es en lo agreste libertad.

Sumas tu amor al monte hasta lograr

ser en tu suelo patrio la flor que, junto a otras

variadas en color, diseño, aroma,

sean una como el verde redentor».

Accesos: 134 Comentarios: 0

Actualidad

(05/08/2020)
Presidente de Cuba manifiesta su pesar por muerte de periodista
(05/08/2020)
Envía presidente cubano condolencias a mandatario de El Líbano
(05/08/2020)
Reconocen en Venezuela a educadora cubana
(05/08/2020)
FEMCINE exhibe retrospectiva de Sara Gómez, pionera del cine cubano

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.