Vilma, la combatiente clandestina y guerrillera

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 05/03/2020

Las que la conocieron en sus días clandestinos y guerrilleros, o las que tuvieron la ocasión única de trabajar con ella desde las filas de la Federación de Mujeres Cubanas, supieron de su entrega, su ecuanimidad y dulzura.

Ella se había estremecido el 26 de Julio de 1953 con aquel histórico asalto al cuartel Moncada, encabezado por el joven abogado revolucionario Fidel Castro Ruz.

Llena de indignación al conocer que tras los muros de aquella fortaleza militar se torturaba y asesinaba a los prisioneros, rebelde como era por naturaleza, acudió a una de las postas pidiendo ver a aquellos valientes muchachos.

 Mientras, un Santiago de Cuba siempre solidario acogía a otros combatientes perseguidos por las tropas batistianas, también el hogar de Vilma se abrió para protegerlos del asedio y la barbarie.  Aquellos hechos dejaron una profunda huella en la luchadora estudiantil, pero aun fue mayor el impacto de las ideas plasmadas por Fidel en su alegato de defensa La historia me absolverá. De hecho, un retrato fiel desde lo político, económico, social y cultural de la Cuba neocolonial.

Así lo consideró Vilma, quien, consistente con sus principios se enroló de lleno en la lucha clandestina, primero y guerrillera después. Bajo las órdenes de Frank País, un joven valiente y audaz que devino jefe de la clandestinidad en la región oriental, Vilma participó en el alzamiento armado del 30 de noviembre de 1956, una de las acciones previstas para la llegada a Cuba desde México de la expedición que vino en el yate Granma, encabezada por Fidel

Poco después la casa de Vilma se convirtió en cuartel general del Movimiento en Santiago de Cuba. Presente siempre en las reuniones del movimiento 26-7 en la Sierra Maestra, fue  enviada finalmente por la dirección de este para una importante reunión en el Segundo Frente Oriental. Vilma

No se inmutaba ante peligro alguno, dijo Fidel en sus Reflexiones, tras conocer de la muerte de la querida combatiente. Alicia, Mónica y Débora, sus nombres en la clandestinidad, dejaron paso a Mariela, la valiente y eficaz camarada, encargada en 1958 de la atención y organización del movimiento clandestino en los municipios orientales del Segundo Frente.

 Fusil al hombro, desanduvo la Sierra; leal y fiel seguidora de las ideas de Fidel, comprometida con la verdad y la justicia. Fiel a la solidez de los valores éticos que orientaron su formación. Entre sus tareas y en apoyo al mando rebelde, estuvo las relacionadas con la devolución de los norteamericanos secuestrados.  Posteriormente le asignaron responsabilidades en la atención y organización del movimiento clandestino en los municipios orientarles ubicados en el Segundo Frente del Ejercito Rebelde, que ofrecieron un inapreciable apoyo logístico para asegurar sus acciones combativas.  

Al triunfo de la Revolución, Vilma se convirtió en constructora de una  vida nueva.

Accesos: 772 Comentarios: 0

Actualidad

(05/08/2020)
Presidente de Cuba manifiesta su pesar por muerte de periodista
(05/08/2020)
Envía presidente cubano condolencias a mandatario de El Líbano
(05/08/2020)
Reconocen en Venezuela a educadora cubana
(05/08/2020)
FEMCINE exhibe retrospectiva de Sara Gómez, pionera del cine cubano

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.