Círculos infantiles, 59 abriles

Una encomienda de Fidel a la FMC

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 09/04/2020

Anabel, Francis, Alona, Marbellís, Migdalia, Marcia y tantas y tantas mujeres más  que ni siquiera se conocen, andan más presurosas que nunca por estos días.  Todas son mujeres jóvenes con distintas profesiones y oficios, como Yanelis, Janet, Yaima y Alina, que son biólogas, intensivistas, enfermeras, pantristas, periodistas y pasan largas jornadas en sus centros laborales, a veces sin poder ir a sus hogares durante días. Todas ellas tienen hijos e hijas pequeños en círculos infantiles y desde su corazón altruista, agradecen que estas instituciones permanezcan abiertas, dándoles la posibilidad  de tenerlos cuidados y a buen recaudo, mientras ellas se entregan a la batalla contra  el COVID-19 con nuevos bríos cada día.

Niños, jóvenes y adultos tienen un espacio en su corazón para los círculos infantiles, esa obra inmensa que a la distancia de 59 años todavía nos enorgullece.

La idea se delineó en el acto constitutivo de la Federación de Mujeres Cubanos, en agosto de 1960 y un año después, el 10 de abril de 1961 abrieron sus puertas en la capital las tres primeras de esas instituciones, Era el año de la invasión mercenaria a Playa Girón y se terminaba la Campaña de Alfabetización, Atenta a cada detalle estuvo Vilma Espín, la Presidenta de la FMC, quien se ocupó personalmente de todo el proceso.

No se trataba sólo de cuidar a los niños de las madres trabajadoras, sino de su atención, educación y aprendizaje, con métodos modernos, que potenciaran las posibilidades de cada infante y propiciaran el colectivismo. Como expresara la propia Vilma, aquella fue una experiencia de trabajo comunitario. Según ella, desde su inicio, la concepción que se tenía de estas instituciones fue muy apropiada. 

Y aunque se ha dicho y repetido bastante, vale la pena recordar que la FMC se encargó de su organización y cuidados, y también de hacer que surgieran varias decenas más. Formaron parte de su creación las colectas para recaudar fondos, las largas jornadas de trabajo voluntario de las federadas, la confección de muebles y prendas para el ropero infantil y hasta el afán por resolver los materiales necesarios para su edificarlos.

Mantenidos, a pesar de lo costoso que resultan, por el interés y el esfuerzo del Estado cubano, como una conquista educativa y de apoyo a las trabajadoras, los Círculos atraviesan carencias y dificultades, pues no se cuenta con las capacidades deseadas, lo cual ha provocado que se establezcan prioridades para favorecer a aquellas madres imprescindibles en sus puestos de labor o que presenten problemas sociales. En los últimos tiempos, muchos de estos círculos son sometidos a reparaciones constructivas parciales o generales para facilitarles mayor comodidad  y felicidad a los pequeños, además de construirse algunos más.

En la actualidad, la educación preescolar abarca más del 98% de los infantes de 0 a 6 años, mediante la vía institucional (círculos infantiles), que atienden a casi el 20 % de los niños de estas edades y de la vía no institucional o no formal (programa Educa a tu hijo) que agrupa a más del 70% de la población infantil, lo que constituye un hito en la cobertura  de la educación en estas edades.

Contar con instituciones como los círculos infantiles en nuestros barrios y comunidades agrícolas, constituye un tesoro aquilatado por madres y padres, felices de ver a sus hijos disfrutar de una atención esmerada entre juegos y sonidos mezclados de risas  y cantos  infantiles. Manantial de sueños, centros de privilegio, los círculos infantiles siguen siendo una obra de Vilma y quizás la obra más bella de la Revolución.

Accesos: 397 Comentarios: 0

Actualidad

(05/08/2020)
Presidente de Cuba manifiesta su pesar por muerte de periodista
(05/08/2020)
Envía presidente cubano condolencias a mandatario de El Líbano
(05/08/2020)
Reconocen en Venezuela a educadora cubana
(05/08/2020)
FEMCINE exhibe retrospectiva de Sara Gómez, pionera del cine cubano

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.