Vilma, una mujer que hizo época

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 07/04/2020

 

Este siete de abril, Vilma Lucila Espín Guillois, la admirada y querida  presidenta eterna de la Federación de  Mujeres Cubanas, cumpliría 90 años. Recordarla en sus natales es evocar a una de las mujeres más simbólicas y aguerridas de nuestra historia contemporánea. Una mujer que hizo época.

Para la joven santiaguera que consideraba que la única solución del país era retomar el camino de la lucha armada, su pensamiento y acción se fortalecen más aun tras su ingreso en la recién creada Universidad de Oriente, donde desarrolló sus ideas políticas y se enroló con la avanzada juventud combatiente de aquellos años.

Sobresalía por su inteligencia y dedicación al estudio: también gustaba del deporte y era una buena aficionada al canto y al ballet. Líderesa natural, se empeñó en unir y organizar al estudiantado en la Federación Estudiantil Universitaria, desde cuyas filas comenzó a gestarse su fibra de dirigente política.

Los sucesos del asalto al Moncada, encabezado por el joven abogado Fidel Castro Ruz, conmueven la opinión pública y en especial a todos los santiagueros.  En un acto de rebeldía, Vilma acudió al tenebroso cuartel, desafiando el peligro, tras conocer indignada que se estaba torturando y asesinando a los prisioneros. Luego su hogar, como el de todos los santiagueros, se abriría para acoger a los combatientes perseguidos

Combatiente de la clandestinidad y la guerrilla, su imagen parece alentar aún el optimismo de los revolucionarios que enfrentaron la dictadura en las calles de su natal Santiago de Cuba, desde los lejanos días del Golpe de Estado de 1952, cuando entendió que su vida era la de su propia Patria. Muchos de ellas y ellos recuerdan su amistad con Frank País, el líder del movimiento clandestino en Oriente y todo la nación y su participación al lado de éste en el levantamiento armado del 30 de noviembre de 1956, y su posterior protagonismo en la lucha de liberación en la Sierra Maestra.

Alicia, Mónica y Deborah, sus nombres de la clandestinidad, se convirtieron en Mariela, la  valiente combatiente rebelde, protagonista de audaces misiones y múltiples responsabilidades en los municipios orientales ubicados geográficamente el II Segundo Frente del Ejercito Rebelde, cuyo apoyo logístico aseguraban las acciones combativas.

Luego del triunfo de enero de 1959 y en consideración a sus extraordinarios méritos, la  percibimos aunando voluntades, alimentando, aglutinadora, el corazón grande de la Federación de  Mujeres Cubanas, de la cual fue su fundadora y Presidenta. Una enorme tarea que asumió convencida de lo que la mujer era capaz de hacer, porque como ella mismo dijo en entrevista publicada en 1985: “En las tareas de la Revolucion siempre se vuelve a empezar y se debe empezar. Nunca se termina”.

Consciente de que el primer deber de la Organización era justamente hacer, se convirtió en artífice de la creación de los círculos infantiles, de las campañas de vacunación,  de la superación educacional, ideológica y cultural de las mujeres; de su incorporación al trabajo y promoción a  puestos claves de dirección, caracterizándose, además, por su continuo batallar a favor de la igualdad de género, y por su sensibilidad y sentido de la justicia.

Así  la recordaremos siempre, porque ella está en todas nuestras conquistas. Y por qué no, al frente de esta nueva batalla que libramos para cuidar a nuestra gente y respaldar las acciones de nuestro gobierno revolucionario ante la situación de pandemia que sufre el mundo por la trasmisión de la Covid-19.

Accesos: 568 Comentarios: 0

Actualidad

(05/08/2020)
Presidente de Cuba manifiesta su pesar por muerte de periodista
(05/08/2020)
Envía presidente cubano condolencias a mandatario de El Líbano
(05/08/2020)
Reconocen en Venezuela a educadora cubana
(05/08/2020)
FEMCINE exhibe retrospectiva de Sara Gómez, pionera del cine cubano

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.