La primera “alcaldesa”

Por: M.Sc. Miguel A. Gaínza Chacón
Publicado: 13/01/2020

Los muchachos tenían “un ojo” especial para escoger la mejor de entre tantas matas de mango de bizcochuelo en la Finca de Melo, en El Caney. Y Yaneydis, debido a su estatura y habilidad, era la encargada de trepar el árbol y tumbar las frutas jugosas y carnosas, las más deliciosas de Cuba.

Después venía la apuesta para ver quién capturaba la lagartija más grande y el corre corre por el monte era tremendo. En ese entorno campestre transcurrió parte de la niñez de Yaneydis Hechavarría Batista, actual Presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Santiago de Cuba, algo así como la “primera Alcaldesa” de Santiago de Cuba desde que Don Emilio Bacardí Moreau “inauguró” al cierre del siglo XIX y a inicios del siglo XX, la etapa “cubana” post colonial en el Ayuntamiento frente al Parque Céspedes.

Nadie encarna mejor a la típica santiaguera que esta mujer joven, de piel cobriza y pelo negro, y con una disposición admirable. Tiene, además, algo que en esta ciudad es sagrado: es simpática, locuaz, de sonrisa fácil.

Cuando festejamos los 59 años de la Federación de Mujeres Cubanas, organización pensada y materializada por Fidel y Vilma, observamos con detenimiento a esta muchacha mientras organiza la papelería sobre el buró “para que este lugar salga bonito en las fotos”, al tiempo que va desvelando detalles que apaciguan la curiosidad periodística.

 “Alguna gente me dice Yane, y mi mamá es la única que me dice... como ella quiere. Mis padres son santiagueros: María Margarita Batista Tejeda y Santiago Hechavarría Batista.”

¿Nació en El Caney?

“No. Yo nací en el Hospital Materno Sur Mariana Grajales (antigua Clínica Los Ángeles) pero vivíamos en El Caney, en la llamada Finca de Melo, por donde están los edificios. Ahí eché mi infancia, corriendo por todo ese monte que hoy no se parece en nada a aquello pues está muy poblado. Entonces éramos cinco o seis familias nada más.

“Tengo recuerdos imborrables: los juegos, los mangos, siempre con los pies descalzos para correr más. Mis padres se separaron hace muchos años y nosotros vinimos con mamá para Santiago de Cuba; papá y mis abuelos se quedaron allá en la finca.”

Yaneydis hurga en la memoria, entonces habla del círculo infantil Sol del mañana, en El Caney, y de las “tías” tan apegadas a ellos.

“La Enseñanza Primaria la hice en la “Clodomira Acosta”, en Vista Alegre. Me quedaba distante de la casa, pero mi papá trabajaba en la “Espino-Fernández” y me traía, hasta que en quinto grado ya iba sola a esa escuela en la que viví momentos muy gratos. Hoy me siento muy orgullosa de que Nelis Cristo fuera mi maestra, una educadora destacada, condecorada. A veces paso por ahí y me da nostalgia; sigue siendo un centro de referencia y lo recuerdo mucho porque esa fue mi escuela, la que me vinculó con las actividades del Palacio de los Pioneros.”

Al llegar a la Secundaria Básica, Yaneydis retorna a El Caney, a la “Raúl Rojas Mendoza” y allí, además de completar la enseñanza secundaria, ocupa diferentes cargos y se suma a las actividades deportivas, encuentros de voleibol, círculos de interés... lo que va conformando su vocación. Ocupa el primer lugar en el escalafón y como premio tiene la oportunidad de escoger cualquier carrera. Y sorprende a todos: Quiere ser militar.

“No sé por qué tuve esa predilección pues en mi familia no tenía ningún precedente militar. Hice la prueba para Los Camilitos, me aprobaron y vencí el preuniversitario en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos, en el reparto 30 de Noviembre, donde tuve una participación muy activa, integralmente: fui dirigente de la Juventud, jefa de pelotón, participamos en ceremonias militares; la más importante para mí fue cuando Fidel enarbola la Réplica del Machete de Antonio Maceo, en el balcón del antiguo Ayuntamiento, al otorgárselo a la ciudad. Como esa fueron varias pues yo era integrante del Pelotón de Ceremonia. Son momentos muy solemnes que te marcan para siempre. Así fue mi preuniversitario.”

¿Dejó a un lado el deporte?

“De ninguna manera. Recuerdo que yo formé parte del equipo de voleibol. Y, mire, voy a ser sincera: no soy muy dada a los deportes pero por mi estatura me escogían siempre y llegó a gustarme y lo practicaba y jugué ahí en el preuniversitario.”

Persiste ella en la vida militar. Hace las pruebas para ingresar al Minint y comienza la enseñanza superior en la Escuela Hermanos Martínez Tamayo (hoy Instituto Superior de Criminalística), donde transcurren los cinco años de la carrera. Finalmente se gradúa como Lic. en Derecho y le quedan, además, los triunfos en la arena deportiva, especialmente en el voleibol de la Copa Capitán San Luis, “en la que siempre fuimos primero o segundo lugares. Nunca quedamos en tercero”.

La siembra de arroz en Los Palacios, Pinar del Río, fue otra de las tareas extra docentes, sin olvidar los seis meses de “la previa” hecha igualmente en tierra pinareña.

“En los cinco años universitarios son innumerables las experiencias en actividades de primer nivel, con las máximas figuras del país; recibimos al primer Papa que vino a Cuba; cubrí aseguramientos en los hoteles cuando los sucesos de las bombas; participé en los juicios a los terroristas, como parte de la carrera pues seleccionaron a cinco estudiantes y yo fui uno de estos. Fue un momento impresionante... los tres juicios se hicieron en La Cabaña.”

¿Cuándo Ud. se convierte en militante de la UJC?

“Me hicieron militante de la UJC estando en 'Los Camilitos'. Ya había cumplido los 15 años. Fue en noviembre. Y después, ya en la Escuela de Cadetes, a los 22 años, militante del Partido. Es decir, tuve la doble militancia desde los 22 años hasta los 33. Era dirigente juvenil, miembro de Comité UJC de la escuela; jefa de una Compañía de hombres y mujeres. Y cuando me gradué seguí con la doble militancia; vine para acá y me inserté en la Delegación del Minint.

“Pero lo más importante es que paralelamente comencé a desarrollar una carrera política, porque desde el primer momento fui dirigente de la Juventud.”

Supe que Ud. atendió la UJC en el Minint

“Sí, como no. Yo realmente era primer oficial operativo y al mismo tiempo integrante del Comité UJC, hasta pasar a ser Primera Instructora de la UJC en el Organismo Político del MININT en la provincia. Yo me había graduado en 2000 y pasé al Organismo Político en 2004, a ser Instructora de la UJC; también, me seleccionaron delegada al VIII y IX Congresos de la UJC; era miembro del Comité Nacional de la UJC, fui delegada al 16. Festival Mundial de la Juventud, en Venezuela...”

Actualmente, Yaneydis vive en el Reparto Municipal en lo que la gente conoce como El Hoyo. Tiene dos hijos.

“Esos son mis dos tesoros. Jabao es el más chiquito, cumplió 6 años el 11 de julio... es tremendo. El otro se llama Juan Carlos tiene 13 años, estudia en la “Fe del Valle”; es muy inteligente pero no tan vivaracho como el hermano. Es aplicado, un tanto intranquilo pero muy noble, estudioso y tiene muy buenos resultados en la escuela.

¿Y Jabao?

“Jabao es muy inteligente; ahora va para primer grado vamos a ver qué da.”

Pero no sé su nombre...

“Ah... se llama Hugo Rafael. Se lo puse por el Comandante Chávez. Yo parí en el mismo año en que murió el hermano Presidente de Venezuela. Yo quería que mi hijo naciera el 28 de julio pero no llegó hasta allá. Nació el 11 pero ya habíamos decidido ponerle así.”

¿Piensa aumentar la prole?

“No... eso no hay ni que pensarlo. Lo que pasa es que ya entré en la edad de riesgo. Yo siempre me propuse tener dos hijos. Hubiera querido una hembra y un varón. Pero, bueno, la Naturaleza me dio dos varones y no me quejo; son los niños más amorosos del mundo.”

¿Qué edad Ud. tiene?

“Cuarentaiuno. Si Ud. se demora en publicar la entrevista a lo mejor coincide pues cumpliré 42 el 23 de septiembre.”

¿Cuál fue su primer contacto con el Poder Popular?

“A finales de 2014 cuando me hicieron delegada. Mi reunión de nominación de candidatos fue la última de la circunscripción 134 del Consejo Popular Flores, y en las otras ya había salido la misma candidata. Y como era necesario otro candidato, en mi asamblea, la última, me sacaron a mí. Y mire Ud. que en la primera vuelta me eligieron delegada de la circunscripción. El niñito mío solo tenía un año y cuatro meses. Pero, bueno, asumimos la tarea con la mayor responsabilidad. Hoy sigo siendo delegada y también estuve al frente de una Comisión Permanente de Trabajo, la de Órganos Locales.”

Así fue el inicio de Yaneydis en el Poder Popular, hasta que el 27 de febrero de 2016 es elegida vicepresidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular; el 11 de mayo de 2019, presidenta de la Asamblea.

¿Qué es lo más fácil y qué es lo más difícil de su labor en el municipio más poblado de Cuba?

“A ver: lo más difícil y al mismo tiempo lo más fácil es interactuar con el pueblo. Lo esencial es estar consciente de que uno tiene una gran responsabilidad. Hay cosas que dependen de una decisión que tienes que tomar, de una acción que tienes que realizar. Ahí tú no puedes decir 'se me olvidó' por lo que puede eso representar para muchas personas.

“Además, es una labor que requiere entrega, especialmente cuando tienes que atender a las personas. Es difícil, por ejemplo, enfrentar los casos de quienes tienen problemas de vivienda y en nuestras manos no está la solución para todos. Es complicado en verdad.”

¿Entonces?

“Yo creo que todas las tareas requieren mucha preparación, además de la entrega y del deseo de que todo salga bien. Aquí nada es fácil. Todo hay que conseguirlo con esfuerzo y así me han enseñado el secretario del Partido, Lázaro Expósito; la presidenta de la Asamblea porvincial, Beatriz Johnson.

“Siempre Expósito me dice 'haz las cosas con tus manos'. Y eso me ha dado muy buenas experiencias. En verdad, no es lo mismo lo que te dicen que lo que ves, lo que palpas. Hay que ir a los lugares, escuchar a la gente. A lo mejor no tienes toda la solución pero resuelves un pedacito o buscas una variante... Y a veces no hay solución pero tú estás allí con la gente y se dan cuenta de tu preocupación.”

¿Quién la respalda a Ud?

“Me siento acompañada por quienes están a mi alrededor; por los Delegados, por los presidentes de los consejos populares; y cuando tengo que interactuar y buscar la participación del pueblo hay asistencia popular. Pero siento la necesidad de superarme más; de tener más preparación y de vincularme mucho más con el pueblo, con la base, con los colectivos de trabajo.”

Siendo una dirigente joven ¿cómo valora lo que le pueden trasmitir quienes la precedieron?

“De ellos aprendo y en los encuentros escucho el criterio de quienes lo hicieron antes. Hay que atemperarlo a los tiempos actuales pero es muy importante conocer cómo otros lo hicieron.”

Aunque Ud. es la presidenta de la Asamblea Municipal viene a ser como la primera alcaldesa de Santiago de Cuba luego de Don Emilio Bacardí. ¿Qué le sugiere esto?

“Mucho compromiso con mi pueblo, con la Asamblea que me eligió. Y cada día más entrega, dedicación, consagración, y ser una buena servidora pública. Sería la mayor satisfacción que pudiera llevarme al cumplir esta tarea frente al municipio.”

¿Quiere agregar algo?

“Que Santiago va a seguir adelante y va a ser con el esfuerzo de todos porque uno solo no puede lograr un resultado así para estar a la altura de este municipio que es la Cuna de la Revolución.”

Tomado de Sierra Maestra

Accesos: 324 Comentarios: 0

Actualidad

(05/08/2020)
Presidente de Cuba manifiesta su pesar por muerte de periodista
(05/08/2020)
Envía presidente cubano condolencias a mandatario de El Líbano
(05/08/2020)
Reconocen en Venezuela a educadora cubana
(05/08/2020)
FEMCINE exhibe retrospectiva de Sara Gómez, pionera del cine cubano

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.