Boca, alimento, satisfacción

Por: Marilys Suárez Moreno
Publicado: 10/07/2019

En  la primera infancia, la mayoría de las reacciones del niño o niña se rige por el principio básico de estimulo-respuesta.

La boca es, en esta época, la principal fuente de placer y satisfacción. De hecho, constituye el primer lazo entre el bebé y el mundo. Tan solo unas horas después de nacer, el bebé ya se siente impelido hacia el alimento por un impulso que surge de todo su ser, y que corresponde a uno de los rasgos más profundos de su instinto de conservación. Más tarde, cuando comienza a comer, suele encantarle tirar la comida.

Disfruta hacerlo, ya porque no tenga más hambre o este cansado, aunque el principal motivo es que se recrea jugando con la comida y observando su forma de aplastarse, textura y colores. Para mantener la paciencia, hay que tener presente que el niño o niña no trata de provocarnos: solo esta jugando y aprendiendo.

Eso sí, para su normal crecimiento y desarrollo, el infante requiere una alimentación en la que se tomen en consideración, además de la higiene en la manipulación de los productos, la calidad y la cantidad de los alimentos.

Uno de los pilares fundamentales en el cual descansa la salud es la existencia de un estado nutricional óptimo. Tengamos en cuenta que el riesgo de sufrir trastornos emocionales resulta mayor durante el primer año de vida, y cuando la alimentación no es adecuada puede enfermar por desnutrición o por la presencia de infecciones. Hasta los seis meses la leche materna le es suficiente para sus demandas nutricionales. Luego se hace indispensable introducir otros alimentos, siempre bajo prescripción médica.

Una dieta balanceada incluye alimentos de los tres grupos: constructores, reguladores y energéticos. La función de los primeros es la de construir y reparar los tejidos. En este grupo se encuentran los alimentos de origen animal, que proporcionan la leche y sus derivados, las carnes, los huevos, el pescado y las proteínas de origen vegetal que aportan los granos y cereales.

Los reguladores son ricos en vitaminas y minerales y tienen como función regular reacciones  químicas y bioquímicas de los procesos metabólicos. Son representativas las frutas y hortalizas. Los energéticos dan fuerza y calor. Aportan calorías. Entre ellos figuran los alimentos ricos en hidratos de carbono (azúcar, viandas, cereales) y los lípidos (aceite y grasa animal).

Accesos: 490 Comentarios: 0

Actualidad

(15/07/2019)
Felicita presidente cubano al pueblo de Villa Clara por 330 años de fundación de la ciudad
(15/07/2019)
OMS: Veinte millones de niños no reciben las vacunas esenciales
(15/07/2019)
Primera dama angoleña habla en reunión sobre igualdad de género en ONU
(14/07/2019)
Califican de históricas sesiones del parlamento cubano
(14/07/2019)
De fiesta la Unión de Periodistas de Cuba por su cumpleaños 56

Otras secciones

Directora General: Iraida Campo Nodal
Editoras: Aurika Rubio García y Alina Carriera Martínez
Redacción: Galiano No. 264, entre Neptuno y Concordia. La Habana. CP 10200. Apartado Postal 2120. mujeres@enet.cu.